Hilos de plata

Hoy, 17 de febrero, miércoles de ceniza en la fe católica, es mi cumpleaños. Para celebrar tan mango magno acontecimiento, Desde la Inopia publica su primer podcast y le robaré la genial traducción a Quien resulte responsable (antes Quoth, antes Lord Eggs) para llamarla vainadifusión.

Estuvo hecha algo a la carrera porque el tiempo ya estaba encima, pero espero que la disfruten y no sufran un violento ataque de aburrimiento. Ahí háganle click al triangulito de play y luego me cuentan que les pareció mi estropajosa voz.

[display_podcast]

Darth Tradd

Hulme

Manchester, UK

Bula informativa

La gerencia creativa de este blog tiene a bien publicar la siguiente bula informativa que resume las últimas noticias del desaparecido autor. Con dedicatoria a todos mis estimados lectores, para que sean sabedores de que:

  1. Mi retina en particular y mi visión en general se encuentran en buen estado. Se agradecen las ofertas de gafas protectoras y los buenos deseos para el pronto regreso a las canchas.
  2. Parece ser que la conjunción astral y el pescado frito con papas ídem han hecho que Noviembre sea el mes de los problemas migratorios. Nuevamente el que esto escribe se encuentra tramitando visas cuando debería estar empacando para pasar las navidades.
  3. Al contrario del año pasado, el trámite se complicó un poco más y, como resultado, no estaré disfrutando de mi visita anual al valle de Ixtachichimecapan (vecino de los llanos del Cazadero, las barrancas de San Sebastián y la Loma Linda).
  4. Tal situación traía bastante encabronado al autor de estas líneas, pero en días pasados ha terminado aceptándola y se prepara a disfrutar del frío y húmedo invierno de Mancunia.
  5. Mañana viernes 18 de diciembre a las 10 de la mañana es mi examen doctoral. A’í se acuerdan de mí si tienen chance.
  6. Con la finalidad de no verse tan mal durante su flagelación, lapidación y posterior asado al pastor o a la parrilla examen profesional, el que esto escribe decidió irse a comprar un traje estilo Savile Row en House of Fraser. La decepción fue mayúscula al tener que comprar un saco talla 48 con manga regular.
  7. Curiosamente, a pesar de haber estado estudiando en Inglaterra, mi asesor es alemán y mis sinodales son de Portugal y China. Maravillas de la globalización.
  8. Copiándole a Juan, el que esto escribe ha estado brincando entre la primera persona y la tercera persona al hablar de sí mismo, buscando que en promedio no acabe usando ni una ni la otra.

Bula publicada en la extrañamente soleada y helada Manchester, en el suburbio de Hulme, a los 17 días del mes de diciembre de 2009.

El veinticuatro de junio

… el mero día de San Juan, un baile se celebraba en ese pueblo de Ixtlán.

Hoy fue la mera fiesta de mi rancho, San Juan del Río, Querétaro, en la risueña República Mexicana.

Extraño a mi pueblo, la verdad. Creo que sobre todo lo extraño por mi familia y mis amigos, pero no tanto por el pueblo en sí. Porque verán ustedes, mi pueblo es extremadamente conservador y cuidadoso de las buenas costumbres. Claro, con los años esto ha cambiado y ahora se ven cosas que harían que las señoras de la Vela Perpetua de cuando era niño se infartaran. Sin embargo, no deja de ser un pueblito, con una conciencia de clase muy arraigada en sus habitantes.

Sí, en mi pueblo la gente todavía dice cosas como:

  • Mira a esa muchacha con las piernas llenas de estrías, seguro que ya no es señorita. A mí me contó el de la tienda de la esquina que la vieron paseando por ahí atrás de Santo Domingo con ese muchacho hijo de don Abelardo el de los tacos.
  • Quién lo viera, ¿verdad? Se ve buen muchacho, finito, hasta güerito está y ahí anda de mecánico.
  • Mira, es mejor que no te metas con él, es pariente de fulanito, el que trabaja en el despacho de los Aldarycoque.

Y linduras similares. Pinche pueblito.

Sin embargo, como diría el recientmente premiado José Emilio Pacheco:

Alta traición

No amo mi Patria. Su fulgor abstracto

es inasible.

Pero (aunque suene mal) daría la vida

por diez lugares suyos, cierta gente,

puertos, bosques de pinos, fortalezas,

una ciudad deshecha, gris, monstruosa,

varias figuras de su historia,

montañas

(y tres o cuatro ríos).

Sí, eso mero. En mi pueblo todavía uno se entera de los chismes al ir por las enchiladas de Doña Coco los jueves en la noche. Mientras uno espera hambriento la garnacha rebosante de grasa, aspirando el aroma único de la fritanga en brasero de carbón, llega la gente y se pone a platicar. En mi pueblo salir a la farmacia implica detenerme al menos cinco veces para saludar al vecino, al mecánico de la esquina, a la señora de la tienda, a la señora de la otra tienda, al del puesto de periódicos y al bolero. Y la farmacia no está a más de cuadra y media de la casa de mis papás. Claro, en la farmacia me identifican de inmediato:  ¡Qué milagro! ¿Cuándo llegó? ¿Cuántos días va a estar por aquí? ¿Cómo lo trata la vida en Inglaterra? Algún día me puse a pensar en cómo diablos habían averiguado que yo andaba por acá, hasta que me los encontré en las enchiladas de Doña Coco. En mi pueblo los viejitos salen a bailar danzón los jueves en la tarde y las parejas le dan vueltas al Jardín Independencia, famoso por tener un águila de bronce en lo alto de una columna. La expresión local es ir a darle vueltas al águila hasta que se caiga.

Sí, pinche pueblito tan simpático. Tan raro como cualquier pueblo de México. Tiene cosas que estoy más que feliz de dejar atrás. Pero tiene otras por las cuales, como diría Pacheco, daría la vida.

Quinientas cincuenta y siete palabras tiene este post, escrito en 20 minutos. Hoy me pasé todo el día con la tesis y apenas escribí tres mil quinientas. Al menos ya quedó ese capítulo.

Darth Tradd

Hulme

Manchester, UK

La raíz del miedo

El miedo a morir es peor que la muerte misma.

El por qué la gente tiene miedo en estos tiempos es algo que me cuesta trabajo entender. Entiendo que el miedo a morir sea una parte importante de nuestras vidas pero, ¿tiene que ser tan central? Alguna vez leí que El Espantapájaros (sí, el del Batman) les decía a sus estudiantes que el hecho mismo de vivir es sólo una reacción ante el miedo a morir.

Dejando de lado la fuente, es interesante pensar qué tan cierto es esto. ¿Son nuestras vidas un mero acto reflejo al miedo a morir? Si uno se pone a leer las noticias en estos días, eso parecería. ¿Por qué el miedo a morir? Entiendo a la gente que tiene hijos: Su muerte equivaldría a dejar a sus hijos en el abandono. Pero, ¿de qué tienen miedo los que no tienen dependientes económicos?

¿Por qué tanto miedo a morir de una gripa? Estadísticamente, primero nos podríamos morir en un accidente automovilístico y no por ello dejamos de manejar, ¿verdad? Es más, no por ello dejamos de tomar y manejar, a pesar de que en ocasiones gente cercana a nosotros ha muerto por ello. ¿Por qué tenerle miedo, entonces, a una infección como cualquier otra? El Sida mata un montón de gente y yo sigo escuchando sobre embarazos no deseados e infecciones de tranmisión sexual en todos lados. Evidentemente, no tenemos tanto miedo como para dejar de andar de locos y locas (como diría Fox).

Como dije en el post anterior, me rehúso a vivir con miedo. Sí, me molesta pensar lo que sufriría la gente que me quiere si me tocara morir antes de mi tiempo. Pero no le tengo miedo a la muerte. No quiero decir que soy arrogante, que voy a andar exponiendo el pecho a cualquier balazo que vea por la calle. Tampoco quiero decir que no valoro mi vida o que estoy amargado, disfruto muchísimo estar vivo y todas las pequeñas delicias que hacen de esta una aventura tan agradable. Simplemente me rehúso a que mi vida sea guiada sólo por el miedo a morir. Prefiero que mi vida sea guiada por la alegría de vivir.

Como buen mexicano, crecí riéndome de la muerte, comprando y comiendo calaveras de dulce y haciendo calaveras (de las de poesía) de la gente que conocía, costumbre que mucha gente encuentra macabra. La huesuda nos va a llevar todos, ¿por qué no verlo como una absurda certeza que nos hace reir y no como una fatal certeza que nos hace temblar?

Darth Tradd

Grosvenor Street

Manchester, UK

25 random things about myself

Juan me pasó el meme de la cuarta foto, pero no me he dado tiempo de hacerlo. Sin embargo, me latió la idea de hacer el de las 25 cosas aleatorias sobre mí y aquí están. No son tan aleatorias, pero fue lo que se me vino a la mente. A ver qué les parece la lista.

1. De niño tenía un miedo paralizante a los perros, aunque siempre dije que no le tenía miedo al perro sino a la mordida.

2. Debido a mis problemas de pie plano y pie vago, tuve que usar plantillas y cuñas en las suelas de los zapatos hasta que cumplí 14 años. Como nunca he sido una varita de nardo, las tradicionales plantillas de corcho dejaban de servir a la semana. Por ello, mi papá me hizo unas a partir de un perfil tubular metálico. Esas plantillas funcionaron bien, pero la mayor mejora fue una vez que salté desde un escenario y aterricé con todo el pie. Crujieron mis huesos, pero mis arcos se levantaron. Uno más que el otro, hasta la fecha tengo un pie un centímetro más largo.

3. Soy un feliz usuario de GNU/Linux desde el 2003. El único programa que extraño de Windows es Excel (pero ahora que Wine funciona mejor, ya poco entro a Windows)

4. Todas las mujeres a las que he besado me han dicho en algún momento que soy muy bueno besando.

5. Tengo una debilidad por salir con mentirosas compulsivas, paranoicas, obsesivas y maníaco-compulsivas. O al menos eso parece si me pongo a revisar mis relaciones.

6. En primer año de secundaria corrimos a una maestra de inglés que nos caía (y todavía me cae) gorda. Luego, cuando nos quisieron castigar, aplicamos la estrategia cobarde de Fuente Ovejuna: Cuando nos preguntaron quién había organizado todo, nadie aceptó la responsabilidad.

7. El primer recuerdo que tengo de mi padre fue cuando se me atoró una rueda de un juego de construcción (build-o-fun, vendido por Tupper en esos días) en un dedo. Yo lloraba del miedo y la frustración y él simplemente me llevó al baño, me lavó las manos con jabón y la rueda salió.

8. El primer recuerdo que tengo de mi madre fue cuando le pregunté algo sobre la vida humana. Ella me dijo que la vida era invaluable, que tenía que protegerse y que nadie tenía derecho sobre la vida de otra persona. Sus palabras me impresionaron mucho.

9. Existe una cinta de audio donde se me escucha preguntarle a mis papás: ¿Qué es el infierno? La respuesta se pierde en el relajo que traíamos esos días en la casa. En la misma cinta se me puede escuchar cantar el burrito llevando la cadga, porque me costó mucho trabajo aprender a pronunciar la erre. Mi papá me ponía a practicar con aquella canción que dice erre con erre cigarro.

10. Tener hijos no es una prioridad en mi vida, como tampoco lo es casarme. El mundo es un lugar inhóspito para traer niños indefensos.

11. No salí de México hasta que cumplí 26 años, en un viaje a Cuba. Desde entonces, el doctorado me ha permitido conocer lugares tan distintos como Kyoto, Roma y Grenoble.

12. El olor a tierra mojada siempre me recuerda mi primaria. Entraba tanta tierra a los salones que así olía cuando trapeaban.

13. Tengo la idea de que no voy a ver mi vejez. Sin embargo, espero llegar a viejo y poder seguir inventando historias. Si llego a viejo, lo que más voy a extrañar es jugar básquetbol.

14. Crecí con tres hermanas mayores y cuando era niño era algo así como su muñeco hablante. Siempre me tocaba morirme en las obras de teatro que hacíamos. Supongo que por eso crecí tanto, como un mecanismo de defensa. Bromas aparte, disfruté mucho de mi niñez y soy muy cercano a mis hermanas.

15. Nunca me he considerado un “natural” para las matemáticas. De hecho, no tengo tanta creatividad para resolver ese tipo de problemas. Creo que lo que más me he ayudado en mi desarrollo profesional es mi memoria. Es principalmente asociativa, así que tiendo a desvaríar con mucha facilidad.

16. Cuando era niño, cuando regresábamos a la casa desde Querétaro, observé el cielo estrellado y me pregunté que habría detrás. Más estrellas – me contesté. ¿Y después de esas estrellas? La nada – me volví a contestar. Un vacío invadió mi corazón y empecé a llorar. Fue mi primer encuentro con el concepto del infinito.

17. Tengo la muy mala costumbre de ponerme a pensar cosas extrañas en los momentos más inapropiados. En el básquet eso me ha causado recibir un par de balonazos y con las chicas un par de situaciones vergonzosas.

18. El primer mecanismo que entendí a plenitud, cuando tenía 14 años, fue un excusado. Ahí empezó mi deformación profesional.

19. Soy ingeniero industrial, aunque llevo 9 años trabajando como científico de materiales. Creo que sigo siendo un híbrido, aunque cada día me considero más un científico, la formación ingenieril es bastante fuerte.

20. En los calendarios de mis tiempos, mi cumpleaños caía en el día de San Téodulo. A mis hermanas les gustaba martirizarme llamándome Teodulito.

21. Soy fanático de los cómics, pero no del manga. Hay, sin embargo, mangas y animes que me gustan mucho, pero prefiero los estilos americanos y europeos de cómics.

22. Durante años me había resistido a comprar una consola de juego, pero hace dos años sucumbí a una PSP. Fue una buena inversión, la uso muy seguido y me ha salvado del aburrimiento en vuelos largos.

23. Detesto la expresión: No cabe duda que lo que no se planea sale mejor. He tenido buenas discusiones con gente que la usa.

24. Aprendí a leer a los 4 años, pero de cabeza. Mi hermana leía sus cuentos en voz alta en frente de mí y yo seguía las letras en el libro invertido. Hasta la fecha puedo leer con relativa facilidad de esa manera.

25. Era extremadamente tímido y cohibido hasta los 15 años. Todavía me considero tímido, pero la gente que me conoce dice lo contrario.

Darth Tradd

Hulme

Manchester, UK

Cable de último minuto

Engañado por la traicionera técnica de correlación de imágenes, el que esto escribe trata de terminar una presentación antes de que termine esta semana. Mientras tanto, la nieve ha dejado de caer en Manchester y, como era de esperarse, la lluvia se acerca amenazante.

Esperando que ya mañana esté terminada la presentación (como por arte de magia), el sonriente y tocinesco héroe se lanza a su casa por los tenis, ya que en una hora continuará la terrible canastiza que el glorioso equipo de baloncesto mexicano en Manchester ha estado recibiendo a lo largo del torneo.

Darth Tradd

Grosvenor Street

Manchester, UK

Where the hell have you been?

La gerencia creativa de este blog se complace en informar que el principal perpetrador del mismo ha decidido redirigir su carrera hacia la decente industria de los casinos, lo que ha originado que el presente blog haya estado abandonado por más de un mes.

Bromas aparte, he tenido un mes muy largo y algo difícil. Desde la última vez que publiqué algo, he andado por Newcastle, Grenoble, Buxton y Farnborough. He hecho corajes con roscas que deberían ser milimétricas y resultaron ser de siete octavos (cuerda fina). Me quedé prácticamente sin ropa limpia tras estar unos buenos 12 días lejos de Manchester. Tuve que trabajar a altas horas de la noche ajustando la distancia entre el detector y la muestra en la línea de difracción de rayos X bajo la mirada atenta de mi jefe y también tuve una gripa terrible que me acompañó durante el experimento en la Francia.

Pero lo principal fue que durante este mes abandoné el blog y, lo peor, me acostumbré a ello. Al grado de que ahora que vencía mi contrato para el dominio y el alojamiento del sitio, me plantée seriamente cancelarlo. Sin embargo, al final decidí conservarlo.

Les agradezco a todos mis lectores y amigos sus comentarios y palabras de apoyo ahora que no publicaba nada. No sé hacia dónde vaya este blog, pero al menos se salvó de desaparecer hace un par de días. Lo que venga ahora es ganancia.

Darth Tradd

Grosvenor Street

Manchester, UK

Under pressure

Nadie puede acusarme de ser un melómano. Cuando era yo un adolescente, la verdad es que no sabía nada de música y tampoco me interesaba mucho. Todavía en la prepa y en el tecnológico seguía igual o hasta peor. Así es que se imaginarán ustedes que el genial bajeo de Under Pressure de Queen y David Bowie lo escuché por primera vez pirateado en Ice Ice Baby de Vanilla Ice.

Aquí en el Reino Unido he encontrado amigos que por poco me lapidan cuando, inocentemente, confesé que no podía identificar ninguna canción de David Bowie o de los Stone Roses. La verdad es que ellos me han ayudado a apreciar la música inglesa más allá de The Beatles. Hoy en particular he estado escuchando una y otra vez Under Pressure, colaboración (como dije líneas arriba) de David Bowie y Queen. Condenada canción, es una obra maestra, la letra es excelente y las voces de Bowie y Mercury se acoplan perfectamente.

Letra a continuación con todo y mi amafafufada afamada mala traducción incluida.

Pressure pushing down on me

Pressing down on you no man ask for

Under pressure – that burns a building down

Splits a family in two

Puts people on streets

It’s the terror of knowing

What the world is about

Watching some good friends

Screaming ‘Let me out’

Pray tomorrow – gets me higher

Pressure on people – people on streets

Chippin’ around – kick my brains around the floor

These are the days it never rains but it pours

It’s the terror of knowing

What this world is about

Watching some good friends

Screaming ‘Let me out’

Pray tomorrow – gets me higher high high

Pressure on people – people on streets

Turned away from it all like a blind man

Sat on a fence but it don’t work

Keep coming up with love

but it’s so slashed and torn

Why – why – why ?

Love love love love love

Insanity laughs under pressure we’re cracking

Can’t we give ourselves one more chance?

Why can’t we give love that one more chance?

Why can’t we give love give love give love give love

give love give love give love give love give love?

‘Cause love’s such an old fashioned word

And love dares you to care for

The people on the edge of the night

And loves dares you to change our way of

Caring about ourselves

This is our last dance

This is our last dance

This is ourselves

Under pressure

Under pressure

Pressure

La presión me agobia

te comprime a ti también, nadie la necesita.

Bajo presión, un edificio se cae

una familia se parte

la gente acaba en las calles.

Es el terror de saber

de qué va este mundo

al mirar a buenos amigos

gritar: ¡Déjenme salir!

Ruego porque mañana me lleve más alto, alto.

Presión sobre la gente – gente en las calles

Es uno de esos días en que no sientes lo duro sino lo tupido.

Gente en las calles, gente en las calles.

Es el terror de saber

de qué va este mundo

al mirar a buenos amigos

gritar: ¡Déjenme salir!

Ruego porque mañana me lleve más alto, alto, alto.

Presión sobre la gente – gente en las calles

Le di la espalda a todo como un ciego

y me senté en una cerca, pero no funcionó.

Volví a pensar en el amor

pero está tan roto y desgarrado

¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

Amor, amor, amor, amor, amor.

Con una risa desquiciada estamos tronando bajo la presión

¿No podemos darnos una oportunidad más?

¿Por qué no podemos darle al amor una oportunidad más?

¿Por qué no podemos darle al amor, darle al amor,

dar amor, dar amor, dar amor, dar amor, dar amor?

Porque el amor es una palabra tan pasada de moda

y el amor te reta a preocuparte por la gente

en medio de la noche.

Y el amor te reta a cambiar la forma

en que nos preocupamos por nosotros mismos.

Este es nuestro último baile.

Este es nuestro último baile.

Esto somos nosotros.

Bajo presión.

Bajo presión.

Presión.

No pretendo robarle al buen Quoth sus afamadas traducciones de canciones, simplemente hoy me encontré disfrutando esta canción y odiándome un poco por no haber conocido antes este tipo de música. Al menos antes de escuchar a Ice Ice Baby.

Darth Tradd

Hulme

Manchester, UK

De Dyson a Satie

Hace algunos años, mi papá y yo caminábamos por una tienda-almacén, después de habernos quedado un buen rato viendo los generadores eléctricos a gasolina y prometiendo que la próxima vez compraríamos uno. Decía pues que caminábamos por la tienda y llegamos a la sección de libros, revistas y cedés. Ahí me llamó la atención un libro gordo que mostraba en su portada interesante y pomposo título: La cultura, todo lo que hay que saber.

La verdad es que no pude comprender cómo alguien podría presumir de resumir todo lo que hay que saber sobre la cultura en un libro de 704 páginas. ¿Todo lo que hay que saber? Tal vez su definición de cultura es el problema. O tal vez simplemente el traductor (el autor es alemán) se emocionó y le puso ese título. Lo cierto es que dudo que alguien pueda decir: Sé todo lo que hay que saber

Además, saberlo todo debe ser bastante aburrido. Es muy divertido descubrir algo nuevo, aprender sobre un compositor, un escritor, un científico que nos era desconocido. Es delicioso volcar toda la atención en ese detalle que desconocíamos, con ese placer infantil que da el descubrimiento. Ese placer que generalmente desaparece con los años y cuya desaparición nos hace envejecer. Y no digo que sólo aparezca en actividades culturales, por así llamarles. ¿No es también delicioso aprender nuevas rutas al caminar, por ejemplo? Al carajo con el síndrome del producto terminado, admitamos que siempre nos faltará un mundo por descubrir.

Pero, como siempre, divago. El mes pasado descubrí a dos personajes y sus obras me han impactado. El primero es Freeman Dyson, discípulo del más famoso Richard Feynman (quien a su vez fue discípulo de Manuel Sandoval Vallarta). Tras leer algo de Dyson en la red, me hice de un libro, The scientist as rebel. He disfrutado mucho leyéndolo. Va una cita al azar:

Son necesarios herejes que cuestionen los dogmas… Estoy orgulloso de ser un hereje. El mundo necesita herejes que critiquen las opiniones ortodoxas prevalecientes

Pero Dyson no se limita a los herejes religiosos. De hecho, también se refiere a la necesidad que tiene la ciencia de contar con voces que se opongan al sistema establecido. De hecho, en cuestiones de ciencia y fe, toma una posición media:

La ciencia y la religión son dos ventanas a través de las cuales la gente mira, tratando de entender el gran universo allá afuera, tratando de entender por qué estamos aquí. Las dos ventanas nos dan vistas diferentes, pero miran al mismo universo. Ambas vistas son unilaterales, ninguna es completa. Ambas dejan fuera características esenciales del mundo real. Y ambas son dignas de respeto.

Voy a la mitad del libro y sigo disfrutándolo bastante. Luego les cuento qué más encuentro.

El segundo personaje es Erik Satié. He leído un poco de su vida en la Wikipedia y en otros lados, sin duda un hombre excéntrico y genial. Pero, parafraseando a Durero, su música lo retrata mejor.

La Gimnopedie No. 1 me parece excelente para los días de lluvia aquí en Manchester. Es una melodía simple con aire melancólico, como para sentarse a ver la lluvia detrás de la ventana.

La Gnosienne No. 1 también me gusta mucho. Me hace pensar en tardes de pub, cuando no hay mucho qué contar y sí mucho que beber.

Y por ahora, basta. Creo que este post quedó bastante raro, fragmentado, algo largo y con demasiadas citas. Creo que necesito irme a dormir.

Darth Tradd

Hulme

Manchester, UK

¡Otro con quejidos teológicos!

Les iba a contar sobre el tutorial que di, ¿verdad? Es uno de los más difíciles que me toca impartir, se llama electron diffraction patterns. Resulta que los alumnos sufren bastante con éste. El año pasado tuvimos que hacer dos sesiones para que pudieran terminarlo, así que en este año le sugerí a la doctora responsable de la materia que lo acortáramos. Aún así, apenas pudieron terminarlo. Pero, ¿qué es lo que tiene este tutorial que lo hace tan difícil? Imagínense que los chamacos tienen que calcular lo que se conoce como structure factor para las estructuras cúbicas centrada en las caras y cúbica centrada en el cuerpo. ¿Suena complicado? Sí, un poco, pero se supone que llevan un año estudiando esta materia y ya deberían andar bien filosos . Decidí que este año les iba a ayudar un poco, así que cuando ya estaban todos en el salón les pedí unos minutos de su atención. Encendí las luces del pizarrón y me arranqué:

"¡A ver, chamacos! Afortunadamente, éste es el último tutorial de este año, tanto para ustedes como para mí. Así que vamos a echarle ganas. Es el más difícil, así que les voy a dar los meros tips para que terminemos pronto y nos podamos ir todos de borrachos al pub. Ahí les va."

"Lean con cuidado su hoja. Tienen que calcular los factores de estructura para el FCC (cúbico centrado en las caras) y BCC (cúbico centrado en el cuerpo) usando la siguiente ecuación:" Equation

Imagínenme garrapateando esto en el pizarrón. Sí, es un pizarrón de los viejitos, con gis y todo. Pero es negro, no verde como los tradicionales en México.

"Equis, ye y zeta surgen de la descripción de la celda primitiva, como quien dice, el motif de cada estructura. Lo subsyituyen substituyen en la ecuación y recuerden que un motif puede constar de varios términos, por eso tienen ahí la sumatoria."

Síganme imaginando mientras subrayo alguas partes de la ecuación, sosteniendo el gis como quien sabe lo que hace.

"Luego, van a probar ahí diversos valores de hache, ka y ele. Cuando la sumatoria sea cero, significa que no hay reflexión del plano y no se va a ver en el patrón de difracción. Cuando sea distinta de cero, va a haber un punto de difracción."

"Ahora, ¿de dónde van a tomar los valores de hache, ka y ele? ¿Al azar? Puede ser, pero se van a tardar mucho. Consideren cómo se comporta el coseno al probarlo con varios valores."

Y me puse a hacer la siguiente gráfica. Bueno, no igual, pero algo parecido.

"Como pueden ver, el coseno es uno cuando su argumento es cero y es cero cuando su argumento es pi/2. Y es, obviamente, periódico. Ayudándose con esta gráfica, es más fácil determinar con qué combinaciones de hache, ka y ele encontrarán reflexiones."

Y cerré con una sonrisa, feliz de haberles hecho la vida más sencilla a mis sufridos alumnos. Volteé a verlos, listo para recibir una ovación de pie por haberles ahorrado la mitad del tutorial.

Por vida del rey Clarión y de la madre de Gestas, ¡¿qué chingaderas son éstas…?!

Esa cara tenían. Todos. Uno se animó a levantar la mano y dijo: Pueeeeeeees, no entendí mucho, pero lo que menos entendí fue qué tiene que ver la gráfica esa con la ecuación otra.

– ¡Eso! – añadió otro – ¿Qué onda con el coseno? Eso no nos lo enseñaron.
– ¿Eso va a venir en el examen?
– ¿Por qué el coseno?
– ¿Motif, como el de Miss Clairol?
– ¿Podemos empezar ya?
– ¡Sí, por supuesto! – esa última pregunta me salvó. Cuatro horas después, entregaron el tutorial. Algunos, tras todo ese tiempo, sólo terminaron la pregunta 1. Para colmo, me tocó calificarlo. Lo bueno es que encontré una respuesta que me hizo el día: "Este resultado se debe a un error de medición y a que Dios no me favoreció." Jaja. Le escribí al calce: "Debería ponerte un punto más por hacerme reir, pero supongo que Dios sigue sin favorecerte."

Imberbe juventud.

Darth Tradd
Hulme
Manchester, UK