Deliciosos 22 grados

Se pasó el medio puente del bank holiday de mayo y yo no hice nada. Bueno, tampoco es que no hiciera nada, pero no hice nada importante. Lavé el baño, jugué bádminton, me fui de alcoholes con la banda de materiales y fui a ver Iron Man, que, la verdad, no me gustó.

Y ahora regreso a la oficina, mi jefe sigue de gira artística no sé dónde y regresa hasta el viernes. Tengo una pila de exámenes parciales que calificar, fruto del último tutorial de este año. Y, por supuesto, no tengo ganas de calificarlos. ¿Por qué? Porque por fin está haciendo algo de calor en esta ciudad tan abandonada de Tonatiuh. Es más, ya me voy a tomar algo, no es sano estar encerrado cuando el clima está tan agradable. Luego les cuento qué onda con el tutorial.

Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK

Post-it memories

Pues sí, Desde la Inopia cumple 3 años al aire. Ultimamente me había invadido la flojera, la desidia y la tiricia. Sin embargo, en estas dos semanas donde he publicado más seguido, he redescubierto el placer de escribir los posts y de leer los comentarios. De verdad, muchas gracias a todos los que han seguido al pendiente de este blog a pesar de lo mucho que lo he tenido abandonado.

En aniversarios anteriores (dos, ja ja) me he puesto a contar las publicaciones, las visitas y demás. En esta ocasión, sin embargo, prefiero recordar cómo fue que acabé en el Reino Unido. Recuerdo que fue originado por el descubrimiento de cierto documento perdido en la oficina.

Resulta pues que a finales de febrero del 2005 había mandado mi solicitud de ingreso a la Universidad de Manchester. Y estaba yo muy quitado de la pena, pensando en iniciar un blog, cuando recibo un correo de parte de la asistente personal de PW, uno de mis asesores actuales.

Thank you for your application. We would like to conduct a
telephone interview with you.

Claro que me emocioné al recibir ese correo. Les contesté inmediatamente y nos pusimos de acuerdo en la fecha y en la hora. Quedaron de llamarme a las 8 de la mañana (tiempo de México, 2 de la tarde tiempo del meridiano de Greenwich) del 6 de abril del 2005. Estaba listo desde las 6:30, creo. Me pasé esos minutos esperando que sonara el bendito teléfono.

Y, con puntualidad suiza (que no inglesa), sonó el teléfono a las 8 de la mañana. Del otro lado de la línea estaban la asistente de PW y MP. PW se excusó por tener un compromiso previo. Y empezó el interrogatorio la entrevista:

MP: A ver, cuéntame algo del diagrama de fases aluminio-silicio.
Yo: Pues tiene un eutéctico en 12.5 ó 12.7, por ahí. La mayoría de las aleaciones ingenieries son hipoeutécticas, modificadas con estroncio para que el silicio no esté acicular.
MP: Ok. ¿Sabes algo del diagrama titanio-aluminio?
Yo: Eh…

Por supuesto, la entrevista era en inglés. Todo aquel que haya tenido que hablar por teléfono en inglés sabe que bastante difícil. Cuando uno está frente a su interlocutor, siempre está el recurso de las señas, obscenas y de las otras.

MP: El diagrama Ti-Al tiene una transformación martensítica en X proporción. ¿Qué esperarías en esa transformación martensítica? ¿Qué clase de transformación es, líquido-sólido o sólido-sólido? ¿Crees que sería una transformación controlada por difusión? ¿Qué tipo de microestructura esperarías? ¿Qué me puedes decir de la cinética de tal reacción?
Yo: Pues, mire…

Creo que la entrevista duró entre 30 y 45 minutos. Me defendí como pude y, dado que una semana después (el 16 de abril) me enviaron un correo diciendo que seguían interesados, pensé que me había ido mejor de lo que originalmente pensé. Tampoco me había ido tan bien la verdad; esa pregunta de la transformación martensítica me sigue ocasionando pesadillas.

Cuando me ofrecieron el programa doctoral, estaba seguro que necesitaban con cierta urgencia a un estudiante y que a falta de alguien más calificado, me seleccionaron. Y es que en realidad mi perfil maya no compaginaba con el proyecto. Hice la maestría en solificación y trabajaba en una fundidora de aluminio. Lo que me ofrecían era análisis de deformación, algo que nunca había hecho.

Durante los primeros meses en que estuve aquí me quedé con esa idea: Me seleccionaron por falta de candidatos, no por mi exceso de aptitudes. Hasta que, durante la plática de sobremesa en la comida de una reunión, MP comentó que era difícil conseguir estudiantes doctorales. Y que cuando se conseguían, normalmente no eran europeos lo que dificultaba conseguir el apoyo económico necesario. Funding , que le dicen.

MP: Por ejemplo, cuando comenzamos este proyecto, entrevistamos a varios candidatos y determinamos que aquí el chamaco este (señalándome con la barbilla) era el menos pior más adecuado. Lo malo fue que no podíamos darle una beca porque no es de la Comunidad Europea, pero lo bueno que él la consiguió con el Conacyt.

Imagínense cómo me sentí cuando me lo dijo. Creo que anduve sonriendo el resto de la semana. Es más, sigo sonriendo cada que me acuerdo.

El caso es que hoy, mientras urgaba en unos anaqueles de la oficina en busca de un dispositivo engrapador, me encontré con una caja de una powerball. Curioso y metiche como siempre, la abrí y adentro estaba un post-it amarillo. En ese post-it PW había escrito un corto mensaje: "La tomé prestada." Supongo que sigue con ella, considerando que la caja estaba vacía. Pero lo que me llamó la atención fue que del otro lado del post-it estaba una lista con nombres, detalles y horas. Ah, y también un título para esa lista. El título era: "Proyecto TIALBGS124" En la lista, los nombres de las personas entrevistadas para el proyecto, con la hora en que sería la entrevista. Y al final, casi saliéndose del post-it, mi nombre y la hora (2pm) en que me hablaron. La letra, claramente, es de MP.

Nueva sonrisa. No había reparado en que inicié el blog casi al mismo tiempo que inicié los trámites para venir al Reino Unido. Y me resulta curioso que tres años después, en el aniversario del blog y la parálisis facial, me venga a encontrar esta notita, perdida en una caja.

No me canso de repetirlo, la vida no es muy seria en sus cosas.

Feliz aniversario.

Darth Tradd
Hulme
Manchester, UK

A’istá, ni se fue

Larguísima reunión hoy. Junta de revisión a las 9:30 de la mañana con MP y PW. Mulan y sus asesores llegaron a las 11 y terminamos a las 4 de la tarde. Y que Mulan se iba y ahí estoy yo casi llorándole y no sé qué tanto y al final, claro está, salió con una Mulanada.

Yo: ¿’tonces qué? ¿Cuándo te vas o qué onda? Qué padre que por fin vas a estar cerca de tu esposo.
Mu: No, al final no me voy.
Yo: ¿Cómo?
Mu: Es que ya estuve viendo y no me conviene porque voy a acabar gastando más y de todos modos no es la misma ciudad donde está él. Sí, está más cerca, pero no tan cerca como pensé.
Yo: ¿Entonces por qué le dijiste a tu jefa que ya te ibas?
Mu: Es que pensé que sí me iba, pero al final no…

Lo cual claro, no dejó muy contenta a su jefa. Hoy venía de malas y siguió así hasta después del lunch. Pasamos horas revisando las gráficas una y otra vez. Al final de la reunión ya no sabíamos ni qué decíamos. Salí de ahí con suficiente trabajo para un mes y, convenientemente, la próxima reunión es un mes. Ni modo. Pero por hoy, basta. A dormir.

Darth Tradd
Hulme
Manchester, UK

¡Qué pinche susto!

Hoy me espanté cabronsísimamente. Estoy haciendo unos ajustes a unos picos de difracción de rayos X para mostrarlos mañana en la junta que define el futuro del mundo como lo conocemos de este proyecto. Todo iba bien, pero entonces me di cuenta que la última medición de una muestra coincidía exactamente con la última medición de otra que, en principio, debería ser totalmente distinta. Lo primero que pensé fue: En la madre, confundí las muestras en el experimento. Sí, seguro. Puta, mi jefe me va a agarrar a mentadas. Borré los archivos de los dos últimos fittings y los volví a hacer, poniendo cuidado en no equivocarme al seleccionar el archivo.

Tras unos 20 minutos de pruebas y ajustes me di cuenta que al principio sí me había equivocado de archivo. Ahora mis gráficas tienen sentido. La microestructura D, bien portadita ella, tiene un comportamiento lineal en su red cristalina al calentarla y sigue lineal al enfriarla, llegando al mismo punto donde inició. La LF, caótica ella, se mueve un poco más y no regresa a donde inició. Comportamientos similares a los que encontramos mecánicamente y en textura.

Pero, si es tan latosa la LF, ¿por qué la andamos investigando? Finalmente es muy quebradiza y muy, pero muy anisotrópica. Ah, pero la pequeña LF es muy resistente a altas temperaturas. ¿Muy resistente a altas temperaturas y quebradiza a temperatura ambiente? En efecto, así es la querida amiga LF. La D, por el contrario, es más parecida a un material ingenieril convencional. Confiable, estable, bastante isotrópica y no tan resistente a altas temperaturas.

Es evidente el por qué la señorita LF nos inquieta tanto, ¿verdad? Anisotrópica, quebradiza, voluble, caótica, misteriosa, interesante… Es, en pocas palabras, deliciosamente impredecible. La D, por su parte, es un tanto… aburrida. Pero nos sirve de excelente punto de comparación con la LF.

Creo que ya me hizo mal estar despierto tan tarde, pero apenas pude terminar la presentación. Ya les contaré qué tal me fue en la reunión.

Darth Tradd
Hulme
Manchester, UK

La resina

Ayer fui a jugar básquet con los chinos. De entrada, se me hizo tarde y ya no me dio tiempo de cenar antes del juego. Una vez en el juego, me sentí torpe, bueno, maÅ› torpe de lo normal. Simplemente no estaba jugando bien. Al principio lo achaqué a la falta de comida, pero eso no me acababa de convencer. Hacia el final de la cáscara, me di cuenta de que tenía una ampolla en el pie derecho. Dije yo: Ah, caray, a mí nunca me salen ampollas. Qué raro.

Llegué a la casa, me bañé, cené y estaba revisando mis correos cuando me di cuenta de que me dolía la rodilla derecha. Una rápida inspección me dio el diagnóstico:Fiebre carbonosa Fuerte cabronazo Un golpe en la rodilla derecha.  Maldición, ¿a qué hora me pegué? Ni idea, pero claramente eso me había hecho cojear durante la cáscara y ayudó a sacar la ampolla. Sniff.

Hoy en la mañana cuando caminaba rumbo a la Universidad, la rodilla me recordaba a cada paso que estaba ahí y que estaba adolorida. Ya en frío y con calma me di cuenta de que sí estaba arrastrando el pie, aunque sólo un poco. Ni modo, llevo todo el día de patachín, cuidándome de no golpearme con los escritorios. Hace rato me encontré a Moath, le conté mi historia y le dije: Me estoy haciendo viejo. Ante lo cual, él sonrió y me dijo: No, ya te hiciste viejo. No me quedó más que reírme.

Así que a reposar la articulación de la suspensión desvencijada. Tendré que seguir el consejo de Cata y emplear la técnica de la resina con mi rodilla. La resinación.

Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK

¡Ya basta de estar flojeando!

He abandonado el blog y lo peor es que me estoy acostumbrando a no ver la página blanca de WordPress, con el cursor parpadeando lentamente. No es excusa, pero el trabajo me trajo muy atareado la primera semana de abandono. La segunda se debió a que tomé unas vacaciones no muy merecidas por tierras romanas. La tercera… bueno, la verdad es que ya me había acostumbrado a no abrir el blog y así seguí.

Pero no quiero dejarlo, a pesar de que mi síndrome de abstinencia en todo este tiempo fue apenas perceptible. Mi blog, ahí abandonado, chafita y lleno de inmundicia es mi hijo muy amado en quien tengo mis complacencias. Está por cumplir 3 años, lo cual no es gran cosa si consideramos que aún no llego a los 300 posts. Es mi hijo, lo tengo abandonado, malnutrido y desatendido, pero sigue siendo mi hijo. Así que habrá que hacer de padre pródigo (o algo así) y atenderlo como se merece.

(Marzo ha sido el peor mes en la vida de este tugurio. Una entrada una y con contenido mínimo. ¡Qué vergüenza!)

Mientras tanto el mundo sigue su curso. Murió Charlton Heston, uno de los primeros actores que recuerdo con claridad, junto a Steve McQueen, gracias a que mi papá le gustaban mucho sus películas. Murió también Arthur C. Clarke, gran escritor de ciencia ficción. La muerte de Diana ha sido declarada un accidente causado por el conductor que iba hebreo y la investigación sólo costó 7 millones de libras esterlinas.  Ah y corrieron al Tal Hugo de la secreción nacional.

¡Y yo, mientras tanto, desconectado de internet! Casi toda la semana que estuve en Roma no tuve acceso a la red y me vine a enterar muy tarde de la mayoría de los sucesos. Creo que lo primero que hice en cuando regresé a Hulme fue ponerme a leer los feeds de la semana perdida.

No sé qué hacer ahora. ¿Una serie de artículos para celebrar el tercer aniversario? ¿Me pongo a contar mis aventuras por Grenoble y Roma? ¿Mando todo al diablo y doy de baja el blog?

No sé. Lo cierto es que tengo hambre. Prioridades, prioridades.

Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK

Oh brother, where art thou?

No, no me he muerto y tampoco se ha muerto el blog. Salí de una reunión de grupo donde tuve que dar una presentación que culminó dos semanas donde estuve hasta la madre, con experimentos en Francia, especulaciones sobre edificios abandonados en la campiña, exhibiciones en Gales, bloody windows partitions worthing mothers, camiones manobriando de reversa peligrosamente cerca de un lago, eventos en el museo de ciencia e industria, invitaciones a comer en una residencia metodista (a donde se me hizo bueno llevar vino blanco), trenes varados en medio de la nada y lluvia, mucha lluvia.

Me dispongo a hibernar por unas 11 horas. Después de eso, trataré de ponerme al corriente con el bló.

No estén dando lata, no voy a dar entrevistas

(En la Fig. 1 aparezco yo mero, harto tras una semana de estar encerrado obteniendo difractogramas con rayos X)

Knackered Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK

Cuando pase el temblor

A la gerencia creativa de este blog le complace informar que el temblor que cimbró a media Inglaterra encontró al que esto escribe levantándose del sofá, donde había estado las dos horas anteriores al evento bajando videos de YouTube para el programa de piloto de Entre las piedras. Serie que, si todo sale bien, será algo así como Life on Mars a la mexicana. El protagonista, Víctor Fuentes, sufrirá los efectos de un terremoto en el presente y despertará entre los escombros del terremoto de 1985. Y claro, dejará de ser un policleto federal preventivo a ser un perjudicial en los tiempos inmediatamente posteriores a Durazo. El nombre de Entre las piedras viene de Cuando pase el temblor de Soda Stereo, que se convertirá en el tema principal de la serie que romperá hitos y madres en la telera mexicana.

Pero la gerencia creativa estaba a medio informe del terremoto. Total que estaba justamente jugando con el video de Cuando pase el temblor, cuando me di cuenta que era la una de la mañana. Dije yo: Gerente creativo, ya es bien pinche tarde, a dormir. Me levanté y me sentí mareado por un momento. “Ay, güey,”-pensé-“me hubiera ido a dormir hace una hora, ya hasta mareado me siento.” Luego escuche las ramas del árbol de enfrente del edificio golpear levemente las ventanas de los departamentos de arriba. “¿Un temblor?”-pensé yo. “¿Tembló?”-dijo Mr. Darcy saliendo adormilado de su cuarto.

Pues sí, tembló en el Reino Unido, 5.3 grados en la escala de Richter, justo cuando acababa de bajar el antecitado video. En otras condiciones podría decir muchas sutilezas al respecto, pero como dijo Mafalda, hoy no tengo ganas. El terremoto fue breve (10 s) y causó pocos daños. Ya hice el peritaje en el departamento: “Sale el agua… No veo grietas… Se ve la tele… Todo está bien, no hubo daño estructural.” Esto de ser especialista en caracterización de esfuerzo y daño en materiales tiene sus ventajas.

Ya me voy a dormir, antes de que me vuelva a marear o tiemble de nuevo.

Darth Tradd
Shaky Hulme
Manchester, UK

 

PS: Sí, estuve ausente una semana. Tuve una gripa bastante molesta y, dado que coincidió con mi cumpleaños, me hizo pensar que era un síntoma de inmunodepresión debido a la avanzada edad…

Stuck

Viene uno de buena gente a ayudar con otro experimento en la Francia y perdemos el vuelo de conexión por culpa de la niebla que envuelve a Amsterdam. Y por sólo 5 minutos.  ¿El próximo vuelo, señorita? Hasta las nueve de la noche, señor. ¡Pero apenas son las dos de la tarde! No se apure, le daremos cupones para que pueda comer y una tarjeta para que se comunique con quien lo esté esperando.

Y tras pasearme por casi todas las tiendas del aeropuerto de Amsterdam, incluyendo a las de lencería fina, decidí que lo mejor era comprar una hora y media de internet inalámbrico y ponerme al corriente con mis correos. Si todo sale bien estaré llegando a eso de la medianoche a Grenoble. Ni modo.

Darth Tradd
Schiphol Airport
Amsterdam, Holanda

No more Mr. Nice Guy 2

Estaba yo platicando alegremente con la Kuvee cuando se aparece un tipo que acaba de incorporarse al grupo, al que llamaremos Lino. Se le hizo bueno plantarse al lado de mí, interrumpiendo la conversación con mi amiga.

– Sí, ¿dime?
– Necesito información.
– Eso suena muy mafioso, ¿me viste cara de soplón?- contesté. También pensé en decirle que marcara al 040.
– Es del EBSD en el  Sirion.
– Ah, deja terminar de hablar con Kuvee y te atiendo.

(10 minutos después me despedí de Kuvee. En ese tiempo, Lino Portuno no hallaba qué hacer.)

– ‘ora sí. ¿Qué pulga te pica?
– Es que ya acomodé la muestra y no sé si le va a pegar a la cámara cuando la acerque.
– ¿La preparaste como te dije? ¿Pulida con sílica coloidal? ¿Le cortaste los lados para que tuviera más espacio?
– No…
God damn it, you twit! Bueno, entonces sí le va a pegar, seguramente.
– ¿Qué hago?
– Opino que le hables a tu asesor, yo la verdad no tengo tanta experiencia en el EBSD (y se está haciendo tarde para ir a ver el partido de Inglaterra.)
– ¿Pero es que qué hago? El EBSD está libre toda la noche y no sé cómo operarlo.
– Lamento decirte que yo tampoco, en particular el Sirion. Con la pena…

En otras condiciones le hubiera ayudado, pero en la forma de pedir está el dar. Además, va y me pregunta que cómo prepara las muestras. Le digo y no lo hace. ¿’tons pa’qué me pregunta?

Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK