Binning problems

El viernes pasado fue la última reunión con Mulan. La verdad es que la tan cacareada despedida fue bastante simple. Un apretón de manos y un que te vaya muy bien fue todo. En el tren de regreso MP se puso a revisar unas gráficas que presenté, donde muestro que el material FL tiene una ligera variación en su comportamiento que no debería tener.

– Mira, – dijo MP – creo que necesitamos ver si ese cambio ocurre siempre a la misma altura en todas las muestras y en todas las condiciones. También sería bueno saber si después de ese cambio el comportamiento es lineal o no.

– ¿Y si le sacamos la primera derivada? – dije yo.

Algún día tengo que aprender a quedarme callado. MP dijo: “Sí, esa es una excelente idea. Ponte a trabajar en ello inmediatamente, no te debe tomar mucho tiempo. Supongo que para el martes ya la tienes lista, ¿no?”

Pues no.

Los puntos tenían demasiada variación de uno a otro, así que la derivada iba y venía alegremente y no me mostraba ninguna tendencia. Hablé un rato con mi hermana para preguntarle algunas cuestiones básicas y me ayudó bastante, pero los puntos de la derivada seguían subiendo y bajando sin mucho sentido.

El miércoles MP estuvo en Londres, pero ayer se apareció en la oficina.

And? – me preguntó con ese estilo que tienen los asesores para acicatear a los alumnos – I’m waiting.

Le mostré las nubes de puntos que tenía hasta el momento y me dijo: “Algo estás haciendo mal, tus datos claramente muestran ese cambio. A ver, écha pa’cá, lo voy a hacer yo.”

Y se puso a hacer la derivada (o mejor dicho, la aproximación de ésta) en Excel. 5 minutos después se quedó con las mismas nubes de puntos que yo tenía.

¿Ya ves? ¿Ves cómo están los puntos de dispersos? Estaba pensando en suavizar la derivada o tal vez saltarme puntos al derivar, – expresé, feliz de que no le hubiera salido.

– No, a ver, espera. I think this is a binning problem.

Y se puso a hacer un suavizado de la derivada bastante directo, promediando 13 puntos y con traslape. En un rato los puntos ya mostraban una cierta tendencia, aunque todavía se veían con bastante ruido. El problema, sin embargo, ya estaba resuelto.

– Listo, – me dijo. Búscate una forma de hacer el binning de manera más elegante y ya está. ¿Cuánto me tardé? ¿10 minutos?

Y luego me miró triunfante, con la cara de: Por eso soy el asesor y tú eres sólo un alumnejo.

Damn. Ya me desquitaré con mis alumnos.

Darth Tradd

Hulme

Manchester, UK

Three blind mice

Hoy tuvimos un curso para mejorar nuestras habilidades para engatusar a la gente. Como les he contado antes, mi asesor organiza exhibiciones sobre ciencia de materiales y está preocupado porque piensa que el lenguaje que utilizamos no es el correcto para la difusión de la ciencia. No es que les hablemos a mentadas, es que asegún que somos muy técnicos.

El asunto es que trajo a este par de instructores de la compañía Science is easy o algo así para que nos enseñaran el sutil arte de bajar el nivel de nuestro lenguaje sin parecer estúpidos. Nosotros, no los instructores. La verdad nos dieron buenas ideas y algunos de los ejercicios estuvieron muy divertidos. En uno de ellos, nos dieron varias rimas infantiles y nos pidieron que les hiciéramos un titular que ayudara a venderlas. A mi grupo le tocó la sanguinaria canción infantil Three blind mice, que dice así:

Three blind mice, three blind mice,

See how they run, see how they run,

They all ran after the farmer’s wife,

Who cut off their tails with a carving knife,

Did you ever see such a thing in your life,

As three blind mice?

(Tres ratones ciegos, tres ratones ciegos.

Míralos correr, míralos correr,

huyen de la esposa del granjero

que les cortó sus colas con un cuchillo cebollero [filetero, pues, pero suena mejor cebollero en español]

¿Alguna vez en tu vida has visto algo tan raro,

como tres ratones ciegos?)

¿Cuál fue el titular que sugerimos?

Psychotic woman mutilates inocent rodents

Three sight-impaired brothers flee from the carnage

(Titular versión Alarma:

Vieja loca mutila a tres pobres ratas.

Pierden colas en sanguinario ataque.)

Hubiéramos ganado si no hubieran salido los mojigatos que hay en todo grupo y nos acusaran de amarillismo y promover la crueldad hacia los animales. Como si la rima la hubiéramos hecho nosotros.

Canción original por si alguno la quiere conocer:

Darth Tradd

Hulme

Manchester, UK

¡Pinche vida injusta!

Así se expresaba un amigo mío que conocí en Celaya, al que le decíamos el skin, dado que tenía un caso muy grave de acné. Cuando le entraba la melancolía de ver que a la gente que trabajaba menos le iba mejor que a él, solía ir por una caguama. La sostenía del cuello con una mano y de la base con la otra y se la tomaba a traguitos. Entre trago y trago, sólo decía “Pinche vida injusta.” La frase se hizo tristemente célebre en aquellos días en que hacía la maestría.

Hoy vamos a despedir a un amigo que no pudo hacer su doctorado aquí. No porque no pudiera, sino porque no lo dejaron. AK es iraní. Hizo aquí su maestría y decidió quedarse a seguir con un proyecto doctoral que involucraba trabajar con Titanio. Estaba a punto de solicitar su visa de estudiante cuando la Universidad le sugirió utilizar un esquema distinto. En este esquema, la visa era un poco mejor que la de estudiante, dándole algunos privilegios adicionales. El problema era que necesitaba presentar un anteproyecto de su doctorado.

AK así lo hizo y mandó su solicitud. Empezó a trabajar en el grupo y pronto se ganó fama de ser muy dedicado. Hizo progresos importantes y todo parecía sonreírle. Y entonces le llegó un correo de la Home Office que le truncó sus planes.

En el correo le explicaban, muy cortésmente, que el Titanio era un material clave para el Reino Unido y que él, al ser ciudadano de un país que no simpatizaba con la corona británica, no debería tener acceso a investigarlo. Durante varios meses, AK apeló, apeló y apeló hasta que el verbo perdió la a y ganó el se la.

Después de perder la última apelación, la Home Office le dio una fecha para retirarse del suelo británico, el próximo domingo. Para colmo, en Irán le esperan 3 años de servicio en el ejército. En una ocasión AK me dijo, muy molesto, que lo peor es que él ni siquiera era musulmán. “Me rechazan por el fundamentalismo islámico” – me dijo aguantándose el coraje – “y toda mi familia, yo incluído, somos ateos.”

Como dijo el skin, ¡pinche vida injusta!

Darth Tradd

Grosvenor Street

Manchester, UK

Is she really leaving?

Venía yo caminando alegremente por Stretford Road, y digo alegremente porque estaba muy feliz de haberme traído un suéter extra, ya que una onda fría está arruinando la primavera y hacían unos buenos 3 grados por la mañana. Pero decía, venía yo caminando alegremente por Stretford Road, con dirección a la oficina, cuando suena mi celular.

– ¿Si?
– Hola Francisco, habla Mulan.
Yo: ¡Hola Mulan! ¡Qué milanesas! ¡Ya no te había bisteces! ¡Yo creí que ya morongas!
(Nótese que sí venía de buenas)
Mu:
Hola, este… ¿recibiste mi último correo?
Yo: Sí, claro. La semana pasada me mandaste las imágenes que te había pedi…
Mu: No, ehh, es que… Creo que no te lo envié. Mira, tal vez tenga que salir del proyecto y mi jefa quiere un reporte.
Yo: ¿Para cuándo?
Mu: Para hoy…
(Me la imagino mordiéndose el rebozo y esperando que yo estallara en cólera. Pero como dije, venía de buenas.)
Yo: No te apures, yo te apoyo. How long does the report need to be?
Mu: Sorry?
yo: How many pages do you need?
Mu: Pages?
yo: Do you need a long or a short report?
Mu: Ahhh, no, I only need a page or so.
yo: Right, do you need any graphs?
Mu: Sorry?
yo: Do you need any plots?
Mu:
yo: Do you need any images, pictures, plots, graphs???
Mu: Ehhh
yo: DO YOU NEED ANY BLOODY FIGURES ON IT?
Mu: Ahh, no, I don’t need any figures.
yo: Right…

Así que me puse a hacer el reporte para salvarle las trenzas a la Mu. Hasta eso, terminé a tiempo y todo. Tuvo su reunión con su jefa y luego su jefa le habló a MP. Para la noche, MP me mandó un correo preguntándome que como iba con el análisis del último experimento en Francia. Para este mañana, me mandó otro donde me decía que el próximo miércoles había junta urgente y que tenía que presentar todo lo que llevaba hasta ahora.

La salida de Mulan me produce sentimientos encontrados. Es cierto, nunca fuimos amigos, pero debo admitir que ya estaba acostumbrado a trabajar con ella. Hemos estado juntos en este proyecto por más de dos años y, aunque me duela admitirlo, voy a extrañar estarme peleando con ella. Espero de verdad que su salida del proyecto se deba a que tiene una buena oportunidad de trabajo, preferentemente cerca de su esposo, el cual está lejos de Birmingham.

La última vez que me despedí de una odiada compañera de trabajo, fue cuando dejé mi primer empleo. La gerente de recursos humanos y yo nos la pasábamos peleando. No olvido el día en que me dijo que había pasado mal una circular (ya no me acuerdo cuál era el error) y yo le dije que mi formación secretarial era mínima, al contrario de ella, que había pasado muchos años siendo secre. No sé por qué no me dio una cachetada. Ambos salimos casi al mismo tiempo de esa compañía. Ella debido a su embarazo y yo porque comenzaba la maestría. Le dije que debería estar contenta, porque ahora ya no estaría yo para hacerla rabiar, pero que yo iba a extrañar tener con quién pelear. Recuerdo muy claramente que ella me dijo: Nos vamos por algo mejor y me extendió la mano. Nos despedimos con ese apretón de manos y jamás la he vuelto a ver.

Me gustaría tener la oportunidad de despedirme así de Mulan y desearle mucho éxito en su vida. Sin embargo, lo más probable es que, como ha pasado tantas veces, no me entienda. Creo que el apretón de manos bastará.

Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK

No more Mr. Nice Guy 2

Estaba yo platicando alegremente con la Kuvee cuando se aparece un tipo que acaba de incorporarse al grupo, al que llamaremos Lino. Se le hizo bueno plantarse al lado de mí, interrumpiendo la conversación con mi amiga.

– Sí, ¿dime?
– Necesito información.
– Eso suena muy mafioso, ¿me viste cara de soplón?- contesté. También pensé en decirle que marcara al 040.
– Es del EBSD en el  Sirion.
– Ah, deja terminar de hablar con Kuvee y te atiendo.

(10 minutos después me despedí de Kuvee. En ese tiempo, Lino Portuno no hallaba qué hacer.)

– ‘ora sí. ¿Qué pulga te pica?
– Es que ya acomodé la muestra y no sé si le va a pegar a la cámara cuando la acerque.
– ¿La preparaste como te dije? ¿Pulida con sílica coloidal? ¿Le cortaste los lados para que tuviera más espacio?
– No…
God damn it, you twit! Bueno, entonces sí le va a pegar, seguramente.
– ¿Qué hago?
– Opino que le hables a tu asesor, yo la verdad no tengo tanta experiencia en el EBSD (y se está haciendo tarde para ir a ver el partido de Inglaterra.)
– ¿Pero es que qué hago? El EBSD está libre toda la noche y no sé cómo operarlo.
– Lamento decirte que yo tampoco, en particular el Sirion. Con la pena…

En otras condiciones le hubiera ayudado, pero en la forma de pedir está el dar. Además, va y me pregunta que cómo prepara las muestras. Le digo y no lo hace. ¿’tons pa’qué me pregunta?

Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK

Hoy salió el sol

No había visto un día soleado desde que llegué. Es el primer día en que sale el sol y no llueve. Esa es una señal, sin duda alguna.

Las mediciones macroscópicas están cuadrando con las microscópicas. Las pruebas mecánicas con la difracción de rayos X. La correlación de imágenes con la textura. La pre-fluencia con la emisión acústica. Hay plasticidad donde, en teoría, no debería haberla, pero justo donde la sugerían los rayos X. Sí ahora pudiera explicar todo esto en un texto que tenga sentido, con gráficas fáciles de entender y con suficiente aportación fundamental…

Necesito un té. Mejor aún, una Franziskaner. Dorada y helada.

Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK

Opdeit: Me hizo bien la Franziskaner, el jueves de pub y la buena plática con los amigos. Mañana trataré de ponerle orden a todas esas gráficas.

Ab ovo!!!

¡Déjenme presumirles! Ayer me quedé trabajando hasta la una de la mañana porque…

Esperen, estoy contando la historia al revés. Debe ser por la emoción. La semana pasada me visitó la gentil Mulan, con un nuevo conjunto de verano archivos .tif para hacer correlación de imágenes.  Por alguna razón, el programa se negó a trabajar correctamente y se tuvo que regresar con las manos vacías. MP, por supuesto, no quería que yo me fuera a México y lo dejara a él con las manos vacías, así que me tuve que poner a trabajar con esto de la correlación. Me pasé el domingo acabando esos detalles y haciendo unas gráficas de un experimento anterior.

Ayer por la tarde todavía estaba ajustando unas cosas y MP se apareció por la oficina.

– M, ¿tendrás tiempo mañana para revisar estas gráficas? Quiero mostrarte algunos resultados antes de irme de vacaciones.
– Claro que sí, -  respondió mi asesor – mañana a las nueve. Por cierto, sería interesante que en vez de que me mostraras solamente estos mapas de deformación, prepararas unos histogramas.
– ¿Histogramas?
– Sí, de manera que se vea que tanta dispersión tienes en la deformación y comparemos esto entre microestructuras. Estoy seguro que eso se puede hacer con relativa facilidad.
– Sí, eso creo.

Pues no.

Obtener los mapas de deformación es bastante rápido, pero sólo es una imagen.  Si queremos obtener el histograma correspondiente, hay que exportar la matriz de datos. Matriz exportada y ¡Oh, decepción! El archivo de texto está salvado en formato de Windows y los retornos de carro (qué secretarial me escuché) no son compatibles con los de Linux. Bueno, lo abrimos en Excel. Lo siento, Excel no puede abrir tal cantidad de datos a la vez. ¿MatLab en una PC con Windows? La matriz está mal formada y hay que extirpar.

Estaba yo casi dándome de topes contra el monitor cuando apareció el Moath.

– ¿Qué haces?
– No puedo exportar la matriz con los datos de deformación, ya son las 6 de la tarde, esto tiene que estar para mañana y no sé cómo terminarlo.
– Oh. (Típica expresión inglesa.)
– …
– ¿Por qué no exportas la imagen y le sacas el histograma a la imagen? La puedes exportar como escala de grises y luego haces la correlación con la escala que utilices.

Tengo que admitir que la idea del condenado Moath fue genial y me salvó horas de trabajo. Para las 11 ya tenía exportadas las imágenes y comencé a escribir un programita en MatLab para que me sacara los histogramas, ajustara la escala, desplegara la media y la desviación estándar y que de una vez acomodara todo en gráficas padres. Me encontré entonces con que la última versión de MatLab se pone nena con mi Laptop y truena, peta y hace coca todo al mismo tiempo cuando me pongo a editar gráficas. Desgraciadas computadoras, estaban conspirando contra mí. Tuve que recurrir a una computadora de urgencia con una versión anterior que funcionó excelentemente. Para entonces una helada deliciosa estaba cayendo en Manchester y podía ver cómo se escarchaban las ventanas. El programita funcionó (una vez que averigüé que los histogramas sólo funcionan si la imagen está almacenada en una matriz con elementos de doble precisión) y para las 12  media había casi terminado. Hice respaldo de todo y decidí irme a dormir porque, después de todo, la junta con MP era a las 9.

Hay veces en que uno simplemente no puede dormirse. Eran las 2 de la mañana y yo seguía despierto. Para ver si me daba sueño me puse a jugar Prince of Persia, revisé mi correo y leí un poco. Nada.  A las 7 de la mañana sonó mi alarma y yo había dormido tal vez unas 4 horas. Me bañé y me lancé a la oficina, porque todavía tenía que imprimir las gráficas.

Las computadoras, por su parte, siguieron con la conspirada, ayudadas ahora por los periféricos. La impresora de color se negó a trabajar porque exigía el remplazo de los cilindros magenta y amarillo, así como un plan de retiro con prestaciones superiores a las de ley. Afortunadamente, dos detalles me salvaron. Uno, los únicos cilindros que teníamos en la oficina eran el magenta y el amarillo. Dos, Jane llegó a esas horas y los cambió en un dos por tres. Le hablé a M para decirle que ya nada más estaba imprimiendo y me dijo que me lo tomara con calma.

Llegué a su oficina como a las 9 y media, con un carpeta transparente para poder visualizar las imágenes y me puse a mostrarle mis resultados. Vimos cosas muy interesantes y los histogramas, aunque está mal que yo lo diga, se veían bien. Mi asesor, en pocas palabras, me dijo que estaba muy contento con los resultados y me dio su bendición para irme a México sin quedar a deberle nada. Finalmente me dijo:

I must say, I’m extremely pleased with these plots.
– Thanks, M.
– I mean, now you’ve learned how to present your data nicely and it actually makes sense.
– Well, I’ve been here for two years. It was about time.
– Some people have been here longer and they still don’t understand.

(Breve paréntesis. A MP no le gustan las gráficas coloridas. Es de la idea de que si no puede entender una gráfica impresa en blanco y negro, la gráfica no es suficientemente clara.)

I really liked how you found the way to overcome the problems of the strain maps by getting the image histogram.
It was actually Moath’s idea – me vi forzado a decir.
That’s ok! That’s teamwork and that is also important.

Así que ya prácticamente libre de todos los compromisos, me dispongo a emprender el viaje de regreso a México. Todavía tengo un curso mañana, pero ya no me preocupa tanto. Luego a lavar algo de ropa, limpiar y empacar. Ya es hora de volver, al menos por un rato.

Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK

Solín

Segundo Tercer Cuarto (cómo tardo en escribir en estos días) día de experimentos en la línea de tomografía. Solín {esto de inventar nombres no es lo mío}, un nuevo posdoc, apenas está empezando a trabajar en titanio y en tomografía. Este es su primer experimento en el sincrotrón. Es un tipo agradable, pero me parece que ha alcanzado un cierto nivel de comfort en su desempeño profesional, si me permiten la expresión. No me malinterpreten, tiene un doctorado en materiales y muy buen entendimiento de cuestiones de transformaciones de fase, análisis microestructural y metalurgia en general. Sin embargo, creo que a pesar de ser un muy buen científico de materiales, es un poco unidimensional en su actividad científica.

Casi todos los que estamos en el grupo competimos todos los días para mostrar que somos… bueno, que somos más cabrones que el de al lado. Eso no quiere decir que nos la pasemos siempre trabajando (los jueves de pub son una gran tradición, así como las comidas de grupo los viernes), pero nos encanta invertir mucho tiempo para que la solución de un problema sea automática y así, cuando nos encontremos uno similar, tengamos una herramienta útil. Moath y yo, por ejemplo, nos pasamos compitiendo, tratando de hacer scripts en MatLab, Python o simple bash para resolver problemas que la mayoría de la gente intentaría con Excel. Pero él como usuario de Mac y yo como zelota de Linux, nos negamos a usar a Excel porque nos llena de satisfacción presumir que nuestro script de 20 líneas de código (y cuatro semanas de trabajo) es capaz de leer la cabecera de datos de una imagen de difracción de rayos X, extraer la información que queremos, calcular la deformación de la red y dejar todo listo para una gráfica de poca. MP, por supuesto, se desespera con nosotros porque tardamos a veces semanas en hacer una gráfica que nos convenza. En resumidas cuentas, tratamos muchas veces de reinventar la rueda, esperando que con ello nuestro conocimiento de temas como la programación en bash mejore.

Pues bien, como decía ahí arriba, Solín no se ha molestado en esos detalles. Es un científico de materiales y nada más. En estos días el ser monotarea o más bien monotemático es una limitación importante. Va un ejemplo de una conversación que tuve con él el primer día del experimento.

– Mira, mi estimado Solín. Cuando estás alineando la muestra, puedes usar dos motores: sx y sy. Estos motores pueden moverse en coordenadas absolutas o relativas, dependiendo del comando que utilices.
– ¿Coordenadas relativas? – pregunto él.
– Claro, coordenadas relativas. Relativas, por supuesto, a la posición actual del motor – contesté yo.
– Pero eso es más difícil, ¿no? Sin duda será más fácil siempre usar la posición absoluta del motor, ¿verdad? – pregunto él.
– No necesariamente, a veces usar las relativas es más sencillo, sobre todo cuando necesitas hacer ajustes pequeños – contesté yo.
– Pero es que todavía no acabo de entender lo de relativas, ¿cómo son?- preguntó el.
– ¿Relativas? ¿Nunca has trabajado con coordenadas relativas? Seguramente alguna vez has trabajado con ellas – contesté yo.
– No, nunca. Sigo sin entender qué son coordenadas relativas – contestó él.
– ¿Alguna vez has trabajado con AutoCAD? – pregunté yo.
– Sí, una vez. Pero fue hace muuuuuuuuuchos años. Para serte franco, la verdad ya ni me acuerdo – contestó él.
– ¿Alguien dio un disgusto a este hombre? – preguntó el médico.

Y conforme paso el experimento las cosas se pusieron más difíciles. La mayor parte del trabajo en las líneas de aquí se hace tecleando comandos de bash, en una terminal de SuSe Linux.  Además, uno se tiene que conectar vía ssh, a diversos clusters de computadoras que hacen el trabajo pesado de convertir las imágenes en datos útiles. Solín pasó las de Caín tratando de entenderle a la línea de comandos. Y como le dedicó la mayor parte de sus ciclos de procesador a entenderle, no podía concentrarse en la parte importante del experimento, el análisis de regiones de datos tomográficos. El profesor Belmondo, que también estuvo en este experimento, perdió la paciencia con él varias veces. Le llegó a decir cosas como “¡Esos son cálculos de primer año de carrera, qué digo carrera, son de prepa!” y “Solín, creo que estás tecleando comandos sin saber en realidad qué hacen”. Pero le fue bien. De haber venido MP al experimento, hubiera habido un auténtico rechinar de dientes en la línea. Y es que mi asesor no tiene tanta paciencia.

Pero en fin, de alguna manera conseguimos terminar y al final creo que ya le estaba agarrando a los comandos. Por ahora me voy a dormir. Mañana, afortunadamente, no me tengo que despertar tan temprano. Mi avión de regreso a la Mancunian Republic sale a las 4 y media de la tarde. Al menos tengo tiempo de comer antes de salir rumbo al aeropuerto. Como dato adicional, dado que sólo faltan unos días para ir a México, decidí torturarme viendo fotos de tacos en internet.

Darth Tradd
ESRF Guest House
Grenoble, Francia

Where were you?

Hoy me desperté tarde, lo admito. Tenía toda la intención de hacerlo,  se viene otro experimento en la Francia la otra semana y todavía estoy en proceso de recuperación del anterior. Así que, confiado en que no tenía nada qué hacer en la mañana, me desperté tarde, desayuné con calma y me di el lujo de ir a la oficina de correos a mandarle unas cosas a la casera. Llegué a la Universidad a eso de las 10:30 y me di cuenta que no había nadie en la oficina. Sin embargo las computadoras estaban prendidas, había varios abrigos colgados y libros abiertos. Pensé por un momento que todos habían salido de prisa debido a un simulacro de evacuación, pero de ser así debí haberlos visto afuera.

Encendí la laptop y entonces recordé que mi buen amigo Moath iba a dar una presentación. “Pero iba a ser la una, ¿no?” O al menos eso creí. Una rápida revisión a mi correo me dio la respuesta, la presentación era a las 10:00 y ya eran las 10:40. No me preocupé mucho, después de todo, las presentaciones no eran obligatorias y no debería haber mayor problema.  Todavía podía intentar entrar, pero seguramente interrumpiría y sería mucho peor. Escuchaba, indescifrable, el murmullo en el salón de al lado donde seguramente Moath estaba explicando su proyecto.

Una risa destacó sobre los murmullos. No cualquier risa, la identifiqué de inmediato. Era la risa de PW. Fue entonces que me preocupé un poco. Phil si podría decirme algo al respecto si no asistía a los seminarios. No quedaba nada qué hacer salvo esperar a que saliera la gente. Eventualmente la puerta de al lado se abrió y emergió la marea humana. A la primera que vi fue a Susane, con la que siempre me he llevado muy bien.

– Where were you!? – me dijo mientras me pegaba amigablemente con su bitácora (malditas bitácoras de pasta dura).
– I… completely forgot about it.
– You’re a terrible liar- me contestó riendo.
– But…
– You know, MP talked a bit about you. Everyone noticed you weren’t around.
En eso entraron Wei y Jane. Los dos me vieron y me sonrieron. Los dos me dijeron al unísono “Where were you!?” Wei añadió algo que me puso un poco más nervioso: “¿Sabes? Michael le dedicó un buen rato a hablar de ti y de lo que estabas haciendo, con cierto orgullo y entonces se dio cuenta de que no estabas en el salón.”

¡Verde! Sí, verde se me puso la cara de pura bilis derramada (del susto, se entiende). Moath se asomó entonces por la puerta, todavía cargando su Mac (bloody macs, le digo siempre y lo hago rabiar) y no me dijo nada. Sólo levantó su índice y me señaló, mientras ponía cara de “Qué mala onda, no entraste a mi presentación.”  Por supuesto, lo que me dijeran Moath, Susane, Wei, Jane y los demás me tenía sin cuidado, pero temía el momento en que se aparecerían MP y por supuesto PW.

Vi a MP que se acercaba mientras platicaba con otras personas. Para entonces yo quería esconderme debajo del escritorio, pero no me quedaba más que aguantar. Levantó la vista y se acercó a grandes pasos a mi escritorio.

– Where were you!? (para entonces estaba seguro que ya me habían cambiado el nombre a güergüeryu)
– Sorry, M, – dije con un hilo de voz – I completely forgot about it.
– At least I hope that you didn’t show up because you were analysing some data – me dijo todavía serio.
– Yeah, of course….
– Sure! – me dijo con sarcasmo, aunque ya riéndose.

Bien, primera prueba superada. Ahora faltaba la más difícil, PW. Oía su voz resonar por el pasillo, pero aún no entraba a la oficina. Ya temía el güegüeryu, cuando me vio y dijo:

– Ahh, there’s our man.

Y luego entre él y MP se rieron de mí porque, evidentemente, tenía cara de perrito regañado. Tuve suerte de que ambos estuvieran de buenas, pero qué buen susto llevé. Eso me pasa por no llegar temprano.

UPDATE:

Ahora que son las 6 de la tarde, veo los efectos de las palabras de MP. Tres de mis compañeros se han acercado a preguntar sobre lo que hago y si puedo ayudarles. Creo que sí dijo cosas buenas de mí y me lo perdí. Sniff. De puro coraje me voy al mercado alemán de navidad con los cuates. Le debo una hamburguesa a Moath.

Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK