Bastonazos incomprensibles

Tengo literalmente años que no escribo sobre cómics. Lo cual es curioso, porque la verdad es que son posiblemente mi mayor afición. Poniéndome a revisar la categoría del mismo nombre en este blog (disponible aquí o en la barra lateral) alguna vez me puse a hablar de Batman, en otra ocasión de webcómics y en otra más de Boogie “el aceitoso”.  En estos días he descubierto un par de webcómics nuevos (además del muy divertido Batchat del buen Lord Eggs) que me han gustado mucho.  El primero de ellos es Bastonazos de Ciego el cual tiene un estilo muy particular con una línea clara y limpia que recuerda a Tin Tín.  La temática, sin embargo, es bastante diferente de la obra de Hergé. Andrezzinho, el autor, muestra las alegrías y los problemas por los que se atraviesa en una relación. Aquí un muy buen ejemplo:

Laberinto, por Andrezzinho

Laberinto, por Andrezzinho

Es altamente recomendable seguir la historia, es muy entretenida y estoy seguro que se identificarán con más de una tira.

Mi otro descubrimiento en estos días son los Autoliniers. Lo que más me gusta de los Autoliniers es que me recuerdan un tiempo más simple e inocente, cuando leía cómics con ingenuidad, por el sólo hecho de divertirme, sin tratar de reconocer el estilo del trazo por simple inspección (como dirían los matemáticos) o ponerme a encontrar sub-tramas debajo de las tramas poco reveladas. Estas tiras cómicas siempre me hacen sonreír.

Conceptual incomprensible

Conceptual incomprensible

Si tienen el tiempo, dénse una vuelta por los blogs de estas dos tiras y díganme qué piensan. Espero que después de leerlas también tengan una sonrisa en sus rostros.

Darth Tradd

Grosvenor Street

Manchester, UK

Fontanarrosa

El genial dibujante argentino, Roberto Negro Fontanarrosa, ha fallecido. Recuerdo que “Boogie el aceitoso” fue mi primer acercamiento a la caricatura más madura y de humor negro. Cuando yo era un niño Boogie salía al final del Proceso semanal (No se me olvida que cuando empecé a leer le dije a mi papá que la revista se llama porqueso. A la fecha mi papá se ríe cuando se acuerda).  Boogie era algo que nunca había leído, su falta de respeto y su cinismo ante todo lo hacían un personaje odiable y sin embargo, al final de la tira hacía reír y pensar, un logro muy difícil en cualquier tira cómica.

Fontanarrosa, fue también creador de “Inodoro Pereyra, el renegau”, el último gaucho de las pampas argentinas. Sus aventuras con su perro Mendieta y su mujer Eulogia son, a pesar de la plétora de expresiones argentinas, universales.

A últimas fechas, Fontanarrosa sufría de una enfermedad degenerativa que le impidió continuar con sus dibujos. Gran parte de su trabajo puede ser visto en su web, ubicada en http://www.negrofontanarrosa.com/main.htm. Es una pena que el mundo haya perdido a un comediante del nivel de Fontanarrosa. En palabras de Boogie, Shit.

Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK

PS: Cuando un comediante deja de existir, hay que tratar de dar una nota alegre. En este caso, aquí les va un spoiler del último libro de Harry Potter. Supe de buena fuente que la razón por la cual la lealtad de Severus Snape brinca entre Dumbledore y Voldemort es porque Snape es en realidad: ¡Keyser Soze!

PS2: Lo sé, mal chiste y demasiada obscura y forzada la referencia. Es lo malo (tal vez lo bueno) de no ser pottermaníaco.

Obsesiones

Hace unos días, mientras platicaba con Mr. Darcy, me pareció sorprendente saber que estaba planeando seriamente irse a formar a la medianoche del 21 de julio afuera de Blackwell’s (una céntrica librería) para comprar el último libro de Harry Potter. Reí de muy buena gana (ayudado un poco por la deliciosa [y barata] cerveza servida en el Pub en el que estábamos.) y le dije que sinceramente se me hacía demasiado. Mr. Darcy, como siempre, me tiró de a loco y dijo algo así como que cada quien tenía sus gustos. No pude decir nada al respecto, así que mejor me fui por la siguiente ronda, tratando de pensar en por qué a mí nunca me alcanzó la pottermanía.

Hoy, mientras preparaba este post, me di cuenta de que mis aficiones también están cerca de ser obsesión. Este post comenzó, no me pregunten por qué, como una comparación entre estilos de mis dibujantes preferidos en Batman. Así que van unas cuantas imágenes, con algunos comentarios al calce.

Kane

Comenzamos con la imagen clásica de Detective Comics No. 27, dibujada por Bob Kane. La tomamos como punto de comparación respecto a los posteriores estilos del murciélago. Nótense las orejas que recuerdan más a las de un zorro que a las de un murciélago. El escudo, apenas visible, sólo muestra la silueta pero no el famoso fondo amarillo.

Demos un gran salto de más de 50 años para ver el dibujo de Brian Bolland. Disculpen el supermán que se coló en la imagen. No pude encontrar una viñeta que me gustara de “A killing joke” una de las mejores historias jamás contadas y dibujadas en los cómics. Bolland mantiene un Batman creíble, de proporciones anatómicas correctas y, sobre todo, capaz de mostrar emociones incluso a través de la capucha.

Pasemos ahora al Batman de las series animadas de los 90’s. El famoso hombre murciélago de Bruce Timm, que se decidió por una imagen más estilizada. Este Batman tiene un mentón que es casi dos veces más largo que su frente y una barbilla tan prominente que se mereció parodias por casi todas las lamentables caricaturas de inicio de este siglo. El estilo de Timm, sin embargo, tiene sus ventajas. Al ser más estilizado, es ideal para la animación y también sirve para mostrar a Batman como una figura obscura y enigmática. Inspiró una multitud de secuelas, incluyendo a Superman, La liga de la justicia y Batman del futuro.

Ahora que si se trata de mostrar a un Batman obscuro, enigmático y casi diabólico, el dibujante es, sin duda, Kelley Jones. No encontré la imagen que quería de Jones, donde Batman aparece atrapado por la muerte, así que pongo estas dos para mostrar mejor su estilo. A Mr. Jones le gusta mucho mostrar a un Batman imposible anatómicamente. Nótense también las orejas kilométricas y las costillas sobresaliendo. Kelley Jones es el dibujante ideal para las historias más ligadas con lo sobrenatural y, convenientemente, ha dibujado Lluvia Roja y Niebla Carmesí (donde Batman se enfrenta a Drácula. Lo juro, el resultado es interesante en una historia un tanto rara) y Batman:Deadman, una historia con momias incas y traficantes de oro.

Alex Ross se merece una mención aparte, dado que no dibuja cómics a la manera tradicional, sino que los pinta. Por supuesto, esto no es del agrado de todos, hay quienes dicen que los cómics deben parecer tales y no una fotonovela. Sin embargo, Alex Ross ha conseguido excelentes imágenes, en particular en Kingdon Come y es un maestro del detalle. En esa novela gráfica, hay que estar atento a cada imagen pues hay referencias a cómics y caricaturas en todos lados. Su Batman tiene un detalle muy particular: Dado que el estilo es realista, no se muestra con los famosos ojos en blanco (tipo maestro Shaolín).

No podía faltar, por supuesto, Frank Miller. La imagen corresponde a Dark Night Returns, donde Batman regresa del retiro con unos buenos 60 años encima. El Batman de Miller muestra una silueta más pesada y menos estilizada, fruto de su edad (aunque en otras historias también dibujadas por Miller con un Batman más joven, también se muestra más pesado). A Frank Miller aparentemente le desagradan las largas orejas de Batman y decide dejárselas casi vestigiales. Miller está ultimamente muy de moda, tras las películas Sin City y 300. Personalmente creo que Miller ha perdido un poco el piso y se la pasa haciendo declaraciones medio raras, pero eso no quita que su Dark Night Returns (publicado hace más de 20 años) sea una obra maestra.

Y, para finalizar, les presento el trabajo de Jim Lee. Jim Lee es considerado como el mejor dibujante de cómics actual y, la verdad, estoy de acuerdo. Su estilo mantiene suficiente realismo y proporción como para agradar a cualquiera, pero se mantiene puramente dentro del estilo de los cómics, sin llegar al fotorealismo de Ross. Me hubiera gustado conseguir una imagen más grande, pero no la encontré.

Como se podrán imaginar (y si es que han sobrevivido al larguísimo post), cuando iba por mitad de la búsqueda de imágenes ya me había arrepentido de lo que le había dicho a Oscar. Sin embargo, me sentí bien porque encontré una página cuyos autores, definitivamente, me superan en esto.

Resulta que a estas buenas personas se les ocurrió averiguar, a partir de las diversas historias publicadas del hombre murciélago, cuál era su religión. Lo juro, es más aquí está la prueba.  Según sus investigaciones, Batman es mitad católico, mitad episcopal (creo que así se traduce). Episcopal por su padre y católico por su madre, si bien, actualmente, no practica ninguna religión (?!). El análisis es larguísimo y lleno de viñetas sacadas de una plétora de historias distintas.

Tras haber quedado realmente impresionado por semejante análisis, por poco me da un síncope al ver que han analizado a practicamente todos los superhéroes de Marvel y DC. Así las cosas me enteré de que Superman es metodista, Spiderman es protestante, la Mole es judío y que la mujer amarilla maravilla honra a los antiguos dioses griegos. Creo que voy a ir consiguiendo lugar en la fila para comprar el próximo libro de Harry Potter.

Darth Tradd
Hulme
Manchester, UK

Contrarrestando el momento angular

(Advertencia, post altamente geek, nerd o simplemente raro. Además, alto contenido de ligas, casi es un Beja-post)

Lo he dicho antes: Siempre me han gustado los cómics. Cuando era niño, mi tía me compraba cada semana “El Asombroso Hombre Araña” publicado por Editorial Novaro. Durante la secundaria y prepa no había dinero para tales lujos (además se suponía que las historietas eran para niños, ¿no?). Afortunadamente, al llegar al tecnológico descubrí “La caída del murciélago” y partir de ahí renació mi gusto por leer cómics que no ha menguado hasta la fecha.

Gracias a ello, pude descubrir la gran habilidad narrativa de gente como Alan Moore (creador de Watchmen, From Hell, The League of Extraordinary Gentlemen, Batman: The killing joke y V for Vendetta), Frank Miller (famoso por Sin City, Dark Night Returns, Batman: Year One y la revitalización de Daredevil) y Grant Morrison (Arkham Asylum: A serious house in a serious earth), así como los excelentes trazos de Brian Bolland (Batman: The killing Joke) , Alex Ross (Kingdom Come) y el mismo Miller.

Pero divago, decía que leer cómics en el formato tradicional es uno de mis pasatiempos favoritos. Pero también disfruto mucho leyendo tiras cómica en línea. ¿Que hace diferente a una tira cómica de un cómic en su formato tradicional? La tira cómica, como su nombre lo indica, es una tira de imágenes (o al menos inició así) que varían en cantidad desde 1 a 15.5 aprox. Una de las ventajas de Internet es que permite leer tiras cómicas de todo tipo en un click y eso ha sido maravilloso para un servidor. He encontrado desde guarradas altamente divertidas y entretenidas (y que me recuerdan los buenos tiempos de la chora interminable de Trino) como Caballo Negro (advertencia de lenguaje soez, vulgar y enfermizo) hasta tiras que reflejan la realidad de los estudiantes de posgrado, como Piled Higher and Deeper (PhD), sin faltar gringaderas simples como Dilbert y Diesel Sweeties. Las tiras friquis/geeks/nerds están de moda y abundan por la red. En español, las mejores son las de Bilo y Nano, Raulito el friqui y la del sitio de ciencia ficción, La Legión del Espacio.

Una tira en particular (xkcd) generó mucha atención entre la comunidad linuxera por el siguiente dibujo:

Sudo sandwich

Es ocurrente sin duda, pero creo que el sitio tiene mejores tiras, por ejemplo:

Science

O esta:

Bond and centrifugal

Pero la tira que más ha llamado mi atención y que creo que es una triste muestra de lo retorcidas que pueden estar mi alma y mi mente (y peor aún , mi humor) es la siguiente:

Angular momentum

Si me llego a encontrar una mujer que me diga algo así, no la dejaría ir. Claro, si yo le dijera algo así a una mujer, estoy seguro que me dejaría ir inmediatamente una serie de improperios y objetos voladores contusos. Creo que tengo problemas serios.