El racismo en memín pinguín

MemÃn PinguÃn

En Estados Unidos se han levantado nuevamente voces en contra del racismo en México, esta vez por la aparición de una serie de estampillas que muestran a la famosa creación de Yolanda Vargas Dulché, Memín Pinguín. Según el vocero de la Casa Blanca, Scott McLellan, “los estereotipos raciales son ofensivos, no importa cual sea su origen, y el gobierno de México debe tenerlo en cuenta”. Añadió también que “imágenes como esa no tienen cabida en el mundo moderno”. El reverendo Jesse Jackson solicitó al gobierno de México que se retirara esta estampilla por considerarla ofensiva.

Vemos nuevamente a Estados Unidos erigirse como el modelo moral del mundo, a pesar de todo lo ocurrido a lo largo de la historia. No olvidemos que de Estados Unidos viene Speedy Gonzalez. No olvidemos que el compañero del Llanero Solitario es un indio norteamericano llamado Tonto. No olvidemos la ofensiva película de los tres caballeros y los estereotipos de Disney, de la Warner y de casi cualquier otra caricatura. Que los gringos digan quién denigró al pueblo mexicano con la imagen del holgazán cubierto con su sarape y sombrero a la sombra de un cactus. Desde mi punto de vista, los gringos no tienen ninguna autoridad moral para decir que el memín es racista.

Esta noticia de verdad me molesta, porque el racismo y la discriminación prevalecen en todo el mundo y Estados Unidos no es la excepción. Pero mientras ellos idolatran a Walt Disney, creador de algunos de los estereotipos más denigrantes que permanecen hasta la fecha en la mente de los gringos, ponen el grito en el cielo cuando celebramos una de las pocas creaciones nacionales en cuestiones de caricatura que han hecho época. Particularmente a mí nunca me gustó Memín Pinguín, pero por supuesto que es una caricatura que merece estar en una serie postal que conmemora a la caricatura en México.

Y todo el problema surge de la conciencia racial. Los negros son orgullosamente negros, pero solo pueden decirse así entre ellos. Si alguien de cualquier otra raza les llama negros, niggers o lo que sea, se trata de un comentario ofensivo. Personalmente yo soy un mestizo como el 80% de los mexicanos. Soy un mestizo que tiene pocas características europeas, mi piel es obscura, mis ojos son negros al igual que mi pelo. Vaya, estoy prieto. Y, por supuesto, cuando era niño todo mis compañeros, desde los ligeramente más claros que yo hasta los más güeros, se burlaban de mí. Y claro, me ofendía. Pero ahora, para todos los usos y costumbres yo soy el negro, un negro mestizo y orgullosamente mexicano.

Hace poco leía en el blog de Maybrick un artículo donde hablaba de la imparcialidad de razas (entre otras cosas). Algo que tal vez sea imposible para la gran cantidad de gente que denigra y se siente denigrada, pero que es la realidad en el mundo. Independientemente del color de piel y las características físicas inherentes a nuestro origen, todos somos humanos. Cuando verdaderamente entendamos y aprehendamos este concepto en nuestras cabezotas de piedra, dejaremos de ofendernos por cuestiones tan pavotas (como diría Mafalda) y pendejas (como se dice aquí) como que Memín Pinguín salga en unos timbres.

El Negro
Juriquilla, Qro.
México

La Guía definitiva para triunfar con las mujeres

Classic Beauty

Nuestro buen amigo James Maybrick, nos vuelve a sorprender con su trabajo. Recientemente terminó de escribir su Guía Definitiva para triunfar con las mujeres y distinguió al que esto escribe con una copia, la cual gentilmente me envió a mi correo electrónico, solicitándome que no la divulgara hasta que le hubiera dado los toques finales. Ahora la versión definitiva y completa está disponible. No pueden dejar pasar esta oportunidad de leer este magnífico trabajo, en formato pdf.
El buen negro ha tenido que leer un par de veces el texto citado para poder comprender los conceptos ahí vertidos.

Darth Tradd
San Juan del Río, Qro.
México

Monterroso

El viernes pasado, Enigma publicó un post que comentaba sobre un texto de Monterroso, que era considerado el más breve cuento escrito, hasta que Luis Felipe Lomelí lo destronó con su “-¿Olvida usted algo?- Ojalá”.
Puedo decir que Monterroso fue mi primer contacto con las fábulas satíricas, con su libro “La oveja negra y demás fábulas”. Poco después pude leer “Obras completas (y otros cuentos)”, el cual incluye el mini cuento “El dinosaurio”. Más adelante, encontré “Movimiento perpetuo”, cuyo cuento central siempre me ha encantado.
Puedo decir que Monterroso ha influido bastante en mi vida y me encantaría poder decir que también en mi escritura, pero cualquiera que haya leído a Monterroso y lea estas líneas se dará cuenta de que no es así.
Con todo respeto para el finado Maestro, hoy publico un par de textos tuyos que siempre me han gustado.

La oveja negra

En un lejano país existió hace muchos años una Oveja Negra
Fue fusilada.
Un siglo después, el rebaño arrepentido le levantó una estatua ecuestre que quedó muy bien en el parque.
Así, en lo sucesivo, cada vez que aparecían ovejas negras eran rápidamente pasadas por las armas para que las futuras generaciones de ovejas comunes y corrientes pudieran ejercitarse también en el arte de la escultura.

(de La Oveja Negra y demás fábulas)

El salto cualitativo

– ¿No habrá otra especia aparte de la humana – dijo ella enfurecida, arrojando el periódico al bote de la basura – a la cual poder pasarse?
– ¿Y por qué no a la humana? – dijo él.

(de Lo demás es silencio)

y un texto adicional, por el puro gusto

La tortuga y Aquiles

Por fin, según el cable, la semana pasada la Tortuga llegó a la meta.
En rueda de prensa declaró modestamente que siempre temió perder, pues su contrincante le pisó todo el tiempo los talones.
En efecto, una diezmiltrillonésima de segundo después, como una flecha y maldiciendo a Zenón de Elea, llegó Aquiles.

(de La oveja negra y demás fábulas)

Darth Tradd
San Juan del Río, Qro.
México

Pantallazo de junio

Pantallazo verde

Este tema en verdad me gustó mucho. No está implementado por completo, pero si tomé los colores, los controles y el fondo. El tema original puede encontrarse en: XFCE Look
Nuevamente es Ubuntu GNU/Linux corriendo XFCE. Un saludo a todos los maqueros de corazón y de mente y mi solidaridad con todos ellos, ahora que la Mac comenzará a armarse con Intel.

Darth Tradd
San Juan del Río, Qro.
México

El significado de la relatividad

Siguiendo con los festejos del Año Internacional de la Física, Desde la Inopia presenta ahora este texto de Albert Einstein, el cual estaba enfocado a acercar la física relativista al hombre común. Se dice que Einstein dijo en una ocasión: “Cuando un hombre se sienta con una chica hermosa por una hora, parece que transcurre un minuto. Pero si se sienta en una estufa caliente por un minuto, éste es más largo que cualquier hora. Esa es la relatividad”

einstein

Pero de hecho Einstein hizo más que esa simple frase: Publicó un artículo completo en el Journal of Exothermic Science and Technology (JEST, Vol. 1, No. 9; 1938). El artículo completo fue publicado recientemente en Scientific American y ahora Desde la Inopia se los presenta, con las famosas traducciones libres del negro.

“Sobre los efectos de la percepción sensorial externa en la dilatación del tiempo” A. Einstein, Instituto de Estudios Avanzados, Princeton, N.J.

Resumen: Cuando un hombre se sienta con una chica hermosa por una hora, parece que transcurre un minuto. Pero si se sienta en una estufa caliente por un minuto, éste es más largo que cualquier hora. Esa es la relatividad

Si bien el marco de referencia del observador es crucial para la percepción del observador del flujo del tiempo, el estado mental del observador puede ser un factor adicional en esa percepción. Por tanto, me he esforzado en estudiar el flujo aparente del tiempo bajo dos diferentes estados mentales.

Método: Busqué adquirir una estufa caliente y una chica hermosa. Desafortunadamente, obtener una estufa caliente me era imposible, ya que mi cocinera me ha prohibido acercarme por completo a la cocina. Sin embargo, conseguí subrepticiamente una plancha de acero para preparar waffles Manning-Bowman and Co. 1924, la cual es un equivalente razonable de una estufa caliente para este experimento, ya que es capaz de alcanzar una temperatura de muy alto grado.

Encontrar la chica hermosa representó un problema mayor, dado que ahora vivo en Nueva Jersey. Conozco a Charles Chaplin, ya que acudí a la presentación de su película de 1931 “Luces de la Ciudad” junto con él, así que le solicité que me concertara una cita con su esposa, la estrella de cine Paulette Goddard, poseedora de una shayna punim, o una cara hermosa, de muy alto grado.

Discusión: Tomé el tren a la Ciudad de Nueva York para encontrarme con la Srita. Goddard en el Bar Oyster de la Terminal Grand Central. Ella estaba radiante y deliciosa. Cuando sentí que había pasado un minuto, revisé mi reloj para descubrir que 57 minutos completos habían pasado, los cuales aproximé a una hora. Al regresar a mi casa, conecté la plancha de waffles y la dejé calentarse. Entonces me senté en ella, sólo con mis pantalones y una camisa blanca, larga y desfajada. Cuando me pareció que más de una hora había pasado, me levanté y revisé mi reloj para percatarme que, de hecho, menos de un segundo había pasado. Para mantener la consistencia de las unidades de las dos circunstancias, aproximé la experiencia a un minuto, después de lo cual llamé a un médico.

Conclusión: El estado mental del observador juega un papel crucial en la percepción del tiempo.

Por supuesto, lo interesante de este experimento es que cualquiera puede repetirlo. ¿Qué tal si cambiamos la plancha de waffles por un brasero con asador?

Una muestra más del genio de Einstein para explicar conceptos complejos con ejemplos “sencillos” puede encontrarse en la explicación que hacía de la comunicación inalámbrica:

“El telégrafo inalámbrico no es difícil de entender. El telégrafo común es como un gato muy largo. Se le jala la cola en Nueva York y maúlla en Los Angeles. El inalámbrico es igual, sólo que sin el gato”

Se dice que esta explicación le causó muchas noches de desvelo a Erwin Schrödinger.

Darth Tradd
San Juan del Río, Qro.
México

Spurs campeones

Tim Duncan

Finalmente, hoy se definió la final del basquetbol en Estados Unidos. Para todos aquellos que piensan que la NBA está en crisis porque nadie le interesa ver una final con dos equipos de poca convocatoria y sin grandes estrellas, les digo de verdad que esta final enfrentó a los dos mejores Equipos, con mayúscula. Equipos que dejan de lado el individualismo para tener un gran juego de conjunto, lo cual se ve reflejado en las grandes defensas. Si alguien no le gusta ver ese tipo de ayudas tan rápidas y defensas ajustadas, es porque no ha jugado basquetbol.

Pero en fin, les dejo este texto que me pasó otro cuate basquetbolero.

¿Cómo poder explicarte…

… lo que es el amor, si nunca te pusiste la camiseta de tu club?
… lo que es dolor, si jamás la mala suerte te revolcó en una colada?
… lo que es el placer, si nunca ganaste un clásico?
… lo que es llorar, si jamás perdiste un partido en el último segundo con un fallo dudoso?
… lo que es el cariño, si nunca acariciaste el balón con la yema de los dedos para dejar suavemetne una bandeja?
… lo que es la solidaridad, si jamás ayudaste en una defensa personal?
… lo que es la poesía, si nunca tiraste una falta ni te mandaste haciendo firuletes entre los rivales desorientados?
… lo que es la amistad, si nunca hiciste una asistencia?
… lo que es el gozo, si nunca diste una vuelta olímpica?
… lo que es el pánico, si nunca te empataron un partido que ganabas por 20?
… lo que es morir un poco, si jamás perdiste una final?
… lo que es “tirar juntos”, si nunca jugaste en equipo?
… lo que es la soledad, si jamás te paraste en la línea de libres, sin tiempo en el reloj y uno abajo en el tablero?
… lo que es el esfuerzo, si nunca te mataste en un entrenamiento?
… lo que es el egoísmo, si jamás la tiraste cuando tenías que dársela al compañero que estaba mejor ubicado?
… lo que es el arte, si nunca inventaste una asistencia lujosa?
… lo que es música, si jamás cantaste alentando a tus compañeros?
… lo que es la injusticia, si nunca te robó el partido un árbitro vendido?
… lo que es el insomnio, si nunca fuiste al descenso?
… lo que es el odio, si nunca perdiste la pelota que perdió el partido?

¿Cómo explicarte lo que es la vida, amigo, si nunca, jamás jugaste al basquetbol?

Darth Tradd
San Juan del Río, Qro.
México


Constantes inconstantes

Acabo de leer en la revista Scientific American de este mes, un artículo por demás interesante. Existen ciertas cantidades que nunca cambian y sobre las cuales se basa la física tanto clásica como cuántica. Entre las constantes más importantes se encuentran la velocidad de la luz, c, la constante de la gravitación universal, G, y la masa del electrón, me. Las leyes de la física que nos han permitido estudiar nuestro entorno se basan en la premisa de que estas cantidades son, han sido y seguirán siendo constantes, desde el inicio de los tiempos hasta el fin.

Sin embargo, algunas investigaciones han propuesto que las constantes han cambiado de valor a lo largo del tiempo. Esto ha venido generándose junto con el desarrollo de diversas teorías que tratan de explicar TODO. Esto es, las teorías unificadas y unificadoras que establecerían leyes que se aplicarían tanto para la mecánica clásica como para la cuántica. Una de las motivaciones para estas teorías unificadoras es encontrar el por qué de los valores de estas constantes. Hasta este momento, se sabe que c=299,792,458, que G=6.673 x 10 -11 y que me=9.10938188 x 10 -31 en unidades del Sistema Internacional. Como puede verse, estos valores no tienen una relación aparente, pero una teoría unificadora podría dárselos. Y algunas teorías unificadoras parecen inclinarse por el hecho de que estas “constantes” en realidad cambian con el tiempo.

Y por supuesto, llega la pregunta: ¿A mí que me importa que las constantes de la física cambien con el tiempo? Bueno, tomemos por ejemplo la constante de estructura fina, también conocida como alpha (disculparán que no ponga la letra griega, pero ya saben que mis conocimientos de HTML son pésimos).

Alpha es una relación adimensional que relaciona varias constantes cuánticas, relativistas y electromagnéticas. Pero lo más importante es que esta cantidad determina la estabilidad de la estructura atómica. Si alpha fuera más pequeño de lo que es ahora, aparecerían más elementos al final de la tabla periódica y los enlaces moleculares se romperían a temperaturas más bajas. Si por el contrario, su valor fuera mayor, los núcleos atómicos más pequeños se romperían y dejarían de existir esos elementos. Con un valor de 0.1 de alpha, el carbono sobre el que estamos construidos dejaría de existir.

Tan sencillo como eso. Todos nuestros grandes proyectos y sueños megalómanos quedan reducidos a nada. No somos más que polvo de estrellas, como diría Carl Sagan, y nuestra estructura está soportada por una combinación de constantes inconstantes.

Pido disculpas por el rollo nerd que me aventé, pero de verdad me parece un tema apasionante. Pueden encontrar más información en el artículo original de Scientific American en la siguiente liga.

Scientific American: Inconstant Constants [ COSMOLOGY ]
Do the inner workings of nature change with time?

Darth Tradd
Juriquilla, Qro.
México

La pantera rosa

pink-panther-pictures

Después de haber publicado sobre la participación de Peter Sellers como el Dr. Strangelove, recordé los orígenes de la Pantera Rosa (la caricatura) en la película del mismo nombre, protagonizada por el propio Sellers.
El origen de esta caricatura siempre me ha llamado la atención. Resulta que Blake Edwards había realizado una película sobre un torpe inspector (el famoso inspector Clousseau) que tenía que resolver el robo del diamante conocido como la Pantera Rosa, porque en su centro tenía una imperfección que recordaba vagamente a un animal de tal color.

El año era 1963 y la psicodelia estaba en pleno crecimiento, así que para acompañar la excelente música de Henry Mancini, Edwards mandó hacer una entrada distinta para esa época (y que sigue siendo rara en nuestros días), una pantera rosa animada, inspirada en James Dean que anduviera haciendo travesuras entre los créditos de la película. La película fue exitosa y derivó en varias secuelas, pero la gente se enamoró de inmediato de la caricatura y esto originó varios cortos que a la larga se hicieron el show que todos vimos en la tele.

Una caricatura excelente y adelantada a su tiempo, que incluía un personaje que al principio fumaba en un narguile en los créditos iniciales, aunque luego le bajaron y le pusieron un cigarro con boquilla. Al final hasta el cigarro perdió. Algunos episodios eran de lo más fumados que se podía ver, con temas psicodélicos y peyoteados, pero eso sí, muy disfrutables.

Algo que acabo de saber y que, honestamente, me molesta un poco, es que hay una película de la Pantera Rosa filmada y en postproducción, programada para estrenarse en el 2006. Esta versión incluye a Steve Martin como el inspector Clousseau y, para variar, es una precuela de la primera película. Como ha ocurrido recientemente, la industria de Hollywood solo puede sacar películas sobre material previamente publicado o filmado.

Darth Tradd
Juriquilla, Qro.
México

El Telegrama Zimmerman (2)

Para continuar con el tema del Telegrama Zimmerman que comentábamos hace unos días, Maybrick publicó en su blog, el telegrama original, no sólo en alemán sino incluso con la codificación. Su artículo es muy interesante, pues incluye la decodificación palabra por palabra y detalles interesantes como que la palabra Arizona no estaba considerada dentro del código alemán, por lo que tuvieron que descomponerla en sus sílabas.

El asunto del telegrama puede ser utilizado para pensar en algunas especulaciones e hipótesis (el famoso análisis what if…) sobre la historia de México. En realidad, como se ha comentado anteriormente, México no hubiera tenido ninguna oportunidad contra Estados Unidos. Además, la ayuda alemana no pasaría de la exhortación al combate y cuando mucho asesores militares. Sabiamente Carranza declinó la invitación del embajador alemán, pero vale la pena ponerse a pensar en qué hubiera pasado de haberla aceptado.

Darth Tradd
San Juan del Río, Qro.
México

Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb

Hace un rato acabo de ver la película de Stanley Kubrick, Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb (Dr. Extrañoamor o: Como aprendí a dejar de preocuparme y amar a La Bomba). Tenía mucho tiempo de no verla y de verdad fue un grato reencuentro. De principio a fin, la película es una obra maestra. Originalmente iba a ser una película seria acerca del peligro de que algún desquiciado ordenara un ataque nuclear a gran escala contra la Unión Soviética. Sin embargo Kubrick hizo una sátira de humor negro que cuenta la historia de una posibilidad que de sólo imaginarla es terrible, a través de una serie de situaciones que rayan en lo absurdo y ridículo pero que llevan a una risa única, aquella que se obtiene de darse cuenta de que todo lo mostrado es posible.

Dr. Strangelove

Todo en la película es una delicia, desde el nombre de los personajes como el presidente Merkin Muffley, el coronel Bat Guano o el General Jack D. Ripper (estos juegos de palabras tan terribles, Jack el Destripador… jajaja) hasta la gran actuación de Peter Sellers. Ese señor era un maestro para hacer la comedia inteligente que se ha perdido casi por completo (y ahora sólo tenemos a Jim Carrey y a los hermanos Wayans… ¡qué generación la nuestra!). Su interpretación del Dr. Strangelove y su mano extraña (que según esto es un padecimiento que sí existe) es increíble, en especial cuando su mano se levanta y saluda: “Mein Führer, puedo caminar!”. Mis respetos y admiración para Peter Sellers, ¡Esos si eran actores!

Pero la película, además de ser divertida lleva a la reflexión, precisamente en estos tiempos de guerra. ¿Qué tan lejos estamos de las situaciones mostradas en la película? Es cierto, la Unión Soviética ya no existe y la guerra fría es cosa del pasado, pero el poderío nuclear sigue ahí y en manos extrañas (algo así como las del Dr. Strangelove). Si tienen oportunidad réntenla. De verdad, es una obra maestra.

Darth Tradd
San Juan del Río, Qro.
México