The lion sleeps tonight

Me está pasando algo curioso: Veo la página en WordPress, grande, blanca, vacía y se me cierran los ojos. Mis dedos se resisten a escribir algo y lo único en que puedo pensar estando aquí en mi cuarto es en lo delicioso que sería mandar todo al diablo e irme a dormir.

Estoy cerca de cumplir dos semanas de haber regresado a México. Aún me falta mucha gente importante que visitar, pero la verdad es que los compromisos familiares me han tenido relativamente atado. Además, regresé hecho trizas de Manchester. La última sesión en el sincrotrón duró, en efecto, 24 horas. A las 7 de la mañana me enfrenté a la difícil decisión de desayunar o dormir. Elegí esto último, dormí tres horas, me levanté corriendo, me bañé y salí disparado a Lyon. En el aeropuerto me encontré con la desagradable noticia de que el vuelo estaba retrasado.

– ¿Qué tan retrasado está el vuelo, señorita? – me atreví a preguntar.

– Pues fíjese que sólo hay un avión que da el servicio entre Manchester y Lyon y este avión todavía no sale de Manchester.

– Gracias…

Llegué por la tarde a Manchester, aventé el microtester (sí, ya lo alucino) y me fui a dormir. Me colapsé sobre la cama como a las 8 de la noche, pero me desperté cuando llegó mi flatmate (luego les cuento) y me puse a platicar un buen rato con ella. Finalmente me fui a dormir, con la idea de despertarme temprano para aprovechar esos dos días que me quedaban.

A eso de las 11 de la mañana abrí los ojos. Como Charlie Sheen en Apocalypse Now! me sentí desubicado y sólo alcancé a decir:

“Manchester. Shit. I’m still only in Manchester”

Esa noche, en vez de descansar como debí hacerlo, me fui a la despedida de Monsieur Darcy, quien al igual que yo se regresó a México durante estas fiestas. La fiesta terminó como a las 2 de la mañana o algo así. Al día siguiente, ahora sí, me levanté temprano para acabar de pagar mis deudas con el banco, hacer maletas, comprar regalos de última hora y acompañar a mi tocayo a su graduación de maestría.
Después, sólo faltaba encarar el corto vuelo (~1 hora) entre Manchester y Amsterdam y el desesperante viaje entre Amsterdam y la Ciudad de México (11 horas y media). Añádanle a eso que atrás de mí venían sentados (es un decir) un par de niños que se propusieron hacerme el viaje más miserable posible. Lo consiguieron. Creo que los peores momentos eran cuando cantaban a coro el sonsonete del Rey León

“In the jungle, the mighty jungle
the lion sleeps tonight…”

Y de ahí no salían como por 15 minutos. Ese tipo de tortura debería estar penado por las leyes internacionales.
Como sea, la recepción que me ha brindado mi familia ha hecho que todos los problemas del viaje valgan la pena. Eso sí, he pasado gran parte de estas dos primeras semanas hibernando profundamente, con sesiones de sueño que han superado las 10 horas diarias. Creo que el exceso de sueño ha sido el responsable de que no haya actualizado este blog en todo este tiempo. Al menos, hoy vencí a mi flojera y publiqué algo. Intentaré hacerlo otra vez en el corto plazo. Espero.

Darth Tradd
San Juan del Río, Qro.
México

Across the universe

Hours are running out like
endless rain into a papercup
they slither while they pass
They slip away across the universe…

Si se me permite esta (a)versión de Across the universe podré explicar un poco como me siento ahora. Finalmente mis 18 turnos en la línea estan por terminar. Siendo las 4 de la mañana del 12 de diciembre, día de la virgen de Guadalupe,  me faltan sólo 2 muestras por probar. Esta sesión comenzó a las 8 de la mañana de ayer y parece que vamos a cumplir las 24
horas continuas de trabajo una vez más.

Pools of sorrow, waves of joy
are drifting through my open mind
posessing and caressing me…

Pero me siento tranquilo porque en sólo unas cuantas horas más (algo así como 90) estaré de regreso en México. La verdad, he de admitir que estoy emocionado por volver (creo que ya lo dije antes, ¿verdad?). Quiero hacer tantas cosas y visitar a tanta gente importante que temo que el tiempo no será suficiente. Espero que nadie se ofenda si al final no lo alcanzo a ver, prometo hacer todo lo posible por visitarlos a todos, pero pido comprensión si primero paso lista a las taquerías y luego a la gente. Comprendan, ha pasado casi un año desde que pude comer decentemente.

Images of broken light which
dance before me like a million eyes
that call me on an on across the universe…

Lo malo (o tal vez lo bueno) de las desveladas es que uno alucina barato. Sin necesidad de estimulante alguno, uno comienza a preguntarse cosas cada vez más raras: ¿por qué este tornillo aprieta si le doy a la derecha? ¿Que no lo normal es al revés? Y mientras uno sostiene la llave alen en el aire y trata de pensar cómo apretar un tornillo se olvida de lo que quería hacer en un principio: ¿Lo estaba apretando? ¿O lo quería quitar?. Incluso puede uno llegar a cuestiones escatológicas o similares, preguntarse cuál es el fin último de este tornillo. ¿Sueñan los tornillos con desarmadores eléctricos o con tuercas simples, al lado de las cuales puedan hacer una vida y cumplir con el objetivo para el cual ambos fueron diseñados?
Thoughts meander like a
restless wind inside a letter box
they tumble blindly as
they make their way across the universe

Por eso me retraso en los experimentos. Por eso y por qué una de las investigadoras que está en la línea de al lado no deja de guiñarme el ojo cada que paso junto a ella. Sí, lo sé, que por qué no me activo y que luego me quejo y demás. Pero así soy, lo siento. Nunca me ha gustado irme con la primera que me cierre el ojo, me dé su teléfono o me lance indirectas.  De hecho, creo que soy completamente a las indirectas y prácticamente me tienen que decir con todas sus letras que es lo que quieren de mí.
Sounds of laughter shades of life
are ringing through my open ears
exciting and inviting me  

Así las cosas, el amanecer casi llega. Espero poder dormir un rato, digamos de 6 a 10. Alcanzar el autobús de las 11 rumbo a Lyon y pasar cuanto antes por los controles de seguridad. Luego, intentar dormir en el avión a Manchester. Todavía tengo que regresar el bendito microtester a la oficina y llevar un encargo que me hicieron: 200 gramos de tabaco Drum extra light. Los impuestos ingleses lo hacen muy caro, así que mucha gente aprovecha para comprarlo en Europa. Me dieron 10 Euros por adelantado. Como decía mi abuelita, con dinero no se olvidan los encargos.

Limitless undying love which
shines around me like a million suns
It calls me on and on across the universe … 

Acaba de terminar el antepenúltimo ensayo. Voy por mi correspondiente sonrisa y guiño de ojo, mientras reinicio el sistema. Ahora que lo pienso, tal vez no me esté guiñando el ojo. Tal vez las desveladas continuas le hayan dejado un tic. O simplemente esté teniendo sus propias alucinaciones, en las que yo aprovecho cada oportunidad para ir a molestarla mientras trabaja. Todo es posible en la madrugada.

Darth Tradd
Materials Science Diffraction Beamline
Grenoble, France

En olor a santidad

Después de estar en la línea 26 horas seguidas, creo que hasta mis córneas huelen mal. Hemos trabajado casi sin parar los últimos 3 días, tratando de sacar tantos datos como sea posible de nuestras queridas muestras. Hasta el momento nos ha ido bien, pero este experimento ha sido un reto muy demandante. Ha habido de todo, emoción y alegría para toda la familia:

  • Mi contraparte en este proyecto del lado de la Universidad de Birmingham es una posdoc (llamémosla Mulan) que hizo su doctorado en este material. Es una muchacha trabajadora y dedicada, pero tal vez un poco obstinada en ocasiones. Por si fuera poco, este experimento no le gustó. Yo le dije: “¡Mulan, estamos trabajando en instalaciones de clase mundial! Deberías estar muy emocionada.” Ella simplemente dijo ¡Bleh!
  • A veces, la querida amiga Mulan es demasiado inquisitva, por no decirlo más feo. En un momento determinado, me di cuenta que me había equivocado y teníamos que parar el ciclo del microtester.

– ¡Mulan, para el microtester!
– ¿Por qué? – respondió mientras se quitaba los audífonos.
– ¡Apágalo, con un carajo, me equivoqué y tienes que detenerlo! ¡Estamos grabando basura!
– Creo que no te entendí, ¿qué es basura?

Para entonces, ya había parado yo mismo el ciclo. Por eso los botones de paro son grandes y rojos. Hay gente que tiene atole en las venas.

  • Nuestro contacto local (la científica responsable de la línea, que nos capacita y luego nos deja jugar con ella. Con la línea, no con ella ella) es mexicana, como había dicho antes. Ha sido agradable poder trabajar con una mexicana aquí en el sincrotrón, en especial los pequeños detalles como poder decir “madrinola”, “chafaldrana”, el “ese”, la “esa que tiene los esos como así” y demás términos técnicos de alta escuela usados por la ingeniería mexicana de élite. Lo malo fue cuando, platicando en inglés para que los otros insulsos (sí, insulsos, no incultos) nos entendieran, dijimos mecsico en vez de México. Uno aprende puras cosas malas aquí. Por cierto, le supo dar el toque mexicano a la cabina experimental. Casi todos los cables de control están amarrados con cinchos (¿zinchos? bueno como se diga) plásticos, pero al menos dos están amarrados con mecate. Lo juro, se ve padre y se siente uno como en casa.
  • A medio camino de los experimentos, nos avisaron que la gente que seguía de nosotros en la línea canceló su sesión. Eso nos dejó con otros tres días adicionales. Mulan se tenía que regresar (después de todo, los franceses sólo le dieron 4 días de visa) así que me tengo que quedar solo hasta el martes. Da miedo ver mi autorización de trabajo: 18 turnos en la línea.
  • Y hay dos cosas que me preocupan al respecto de los 18 turnos:
    • La primera, que regreso a Manchester el martes por la tarde y eso cancela mi supuesta presentación de primer año. A ver cuando la hago finalmente. Pero el problema es que mi vuelo para México sale el viernes, así que tengo escasos dos días para pagar las cuentas, hacer compras de última hora y despedirme de los amigos de acá. Espero que no se me olvide nada en la empacada de la maleta.
    • La segunda y sin duda más apremiante: Sólo traje ropa para 5 días y ahora me voy a quedar 7. Tengo tres opciones: lavar, comprar o, la más divertida, reciclar. Considerando mi actual situación (que le da nombre a este post), la reciclada podría ser peligrosa para la gente a mi alrededor. No quiero que me bajen del avión como a la pobre señora que por andar de expedita la vetaron de American Airlines.

Así las cosas, ayer por la noche se descompusó el microtester. Al estar apretando una muestra, le saltó un resorte a un barreno. ¿Cómo es eso posible? Aparentemente, el barreno en cuestión se trasroscó hace algún tiempo y se les hizo fácil hacer un barreno más grande, roscarlo y meterle un resorte que fungiera como la rosca anterior. Por supuesto, eso sirvió para un rato, pero ahora se salió y es un cuete volver a meterlo. Así que estamos esperando que llegue el técnico para poder meterle mano (al microtester, no al técnico. Creo que este post se pasó de aclaraciones innecesarias), porque la reglamentación de seguridad no nos deja usar nada mayor a unas pinzas de presión, a pesar de que sí tenemos autorización para trabajar con rayos X de 90 KeV.

Pero, a fin de cuentas, estoy contento porque el trabajo va saliendo aceptablemente bien y, sobre todo, cuando lo termine podré ir a descansar un rato a México. Ya estoy contando las horas que faltan para estar por allá.

Darth Tradd

Materials Science Diffraction Beamline

Grenoble, France

En Lyon

Regresé de los esteits el domingo a las 7 de la mañana y me decidí a no dormir en todo el día para recuperarme del jet lag. Por supuesto, a eso de las 7:00 de la noche, sentía que iba a azotar de repente, pero resistí hasta las 10 de la noche. Afortunadamente, eso me valió para recuperarme en tiempo récord (un sólo día!) del cambio de horario. Llegué temprano el lunes, pues tenía que preparar todo para el experimento en Francia. A eso de las 3 de la tarde me reuní con MP, mi asesor.

– ¿Cómo te fue en el congreso?

– Bien, pero esperaba más preguntas.

– De seguro no te entendieron. Te dije que hicieras énfasis en esto y aquello.

Ni modo, lo más probable es que tenga razón. Pero ese día estuvo lleno de sorpresas variadas:

* El líder de este experimento iba a ser Mallik, quien ha fungido como mi tercer asesor. Desafortunadamente los buenos franceses le negaron la visa y hubo que conseguir un remplazo de emergencia. El problema es que ahora el responsable de que este experimento salga bien es el negro que todos quieren. Mi asesor me vio con una mezcla de preocupación y compasión. (“Debería ir contigo en este viaje”, creo que eso lo explica todo).

* MP me exigió que le entregara mi reporte de primer año, el cual tiene rato terminado pero esperando correciones de mi parte. MP me dijo que lo entrgara así como está, pues tengo que defender mi primer año el lunes.

– ¿Lunes? Pero yo regreso de Francia el sábado en la noche – dije poniendo cara de circunstancias.

MP me contestó con una de las expresiones más trilladas del idioma inglés en momentos como este:

– ¿So…?

Así que regresando de este desmadre de Francia, tengo que presentar lo que llevo de primer año. Ni modo. A ver que me invento.
* Tuvimos una teleconferencia con la otra parte del equipo, ubicada en Birmingham. En esa conferencia salió un pequeño detalle: Las muestras tienen que estar pulidas. MP me vio y me dijo: ¿A qué hora sale tu vuelo? Sin decir más, caminé hacia el cuarto de preparación metalográfica y me puse a pulir.

En la mañana de hoy, estaba tratando de acomodar el bendito microtester en una maleta del tamaño adecuado para llevarla en la cabina, pues el vuelo que conseguí no era directo, sino vía Alemania. La posibilidad de perder las piezas y el microtester estaba vigente, así que era vital acomodarlo en una maleta del tamaño adecuado. Como pude, acomode el probador en la maleta, sólo para encontrar que no entraba en el escantillón de Lufthansa. Gentilmente me dijeron: Va a tener que documentar esa maleta.

Afortunadamente, la maleta llegó de una pieza y ahora ando caminando por los pasillo del aeropuerto de Lyon con mis dos maletas más la laptop. Estoy esperando a otra integrante del equipo, del lado de Birmingham. A ella le fue peor, se la han pasado retrasando su vuelo desde las 11:00 de la mañana. Aparentemente, va a llegar a eso de las 10:00 de la noche.

Pero no todo ha sido malo, hace rato pasó una chava haciendo una encuesta y se quedó un buen rato platicando conmigo. Supongo que ayudó el hecho de que le dije que venía al Polygone Scientifique de Grenoble y que en los últimos 6 meses he pasado 5 veces por este aeropuerto. Pero, como siempre, huyó. Creo que necesito cambiar de desodorante.

En fin, mañana comienza el mentado experimento. Tenemos 3 días para ver que podemos aprender del material usando rayos X. Ahh, un detalle interesante: Nuestra oficial científica en la línea de Grenoble es mexicana, de Puebla para ser más exactos. Estamos en todos lados. Como bien dijo Jack: “Conquistando el mundo, un chilito serrano a la vez”

Darth Tradd

Aeropuerto Saint-Exupery

Lyon, Francia 

Aftermath

farsante

Estuve preocupado esta semana por la presentación que tenía que dar en el congreso de la MRS. Todavía el viernes en la noche me pasé casi hora y media con MP, mi asesor, discutiendo detalles de la presentación. MP le hizo relativamente pocos cambios: Del total de 15 diapositivas, la única que se salvó de alguna modificación fue la primera, que contenía el título del artículo.Pero vayamos por partes. Cuando por fin terminé de revisar mi presentación el viernes y me fui a hacer mi maleta y a planchar camisas, pues no tenía ni una. A eso de las 3:00 de la mañana por fin terminé y me preparé para dormir un par de horas, pues quería estar en el aeropuerto a las 6 de la mañana. En efecto, llegué muy temprano al aeropuerto de Manchester, donde la amable gente de American Airlines me recibió:

– ¿Hace cuanto hizo su maleta?

– Hace unas tres horas.

– ¿En serio?

– Sí.

– ¿Cuánto tiempo durmió?

– Como dos horas.

– Ehh… que tenga buen viaje.

-Gracias

Puedo decir que Boston me ha sorprendido favorablemente. La verdad, es una ciudad agradable, con una vida cultural muy activa y una cantidad increíble de hispanoparlantes. No sé cuál sea la proporción, pero puedo decir que en todos lados he encontrado alguien que habla español. Lo cierto es que mi rara mezcla de acentos entre inglés de Manchester y español de Querétaro ha hecho que la mayoría me mire con extrañeza y me pregunte de dónde soy. No se sorprenden de que sea de México, pero me dicen que hablo “raro”, lo que sea que eso signifique.

El congreso de la MRS resultó interesante, algunas de las presentaciones a las que asistí me dieron algunas buenas ideas. Por supuesto, me moría de nervios pensando en mi presentación el miércoles a las 2:30 de la tarde. Tanto así que no pude dormir bien la noche anterior. De hecho, ahora que lo pienso, soñé que perseguía a una ex-compañera de trabajo (allá en Querétaro). Lo bueno fue que la alcancé, lo malo fue que cuando desperté, ella no estaba ahí. Ultimamente me preocupa mi salud mental.

Los nervios me siguieron acosando (y el tráfico de la Massachusetts Avenue) y llegué con poco tiempo antes de mi presentación, por lo que no pude comer. Con un Snickers (MR) entre pecho, espalda y lonjas, me lancé a la aventura. Debo añadir que había estado practicando tantas veces que me preocupaba cada vez más que se me olvidara todo.

Ahh, pero la fortuna no me abandona. Dos pláticas antes de la mía, pasó un japonés que cometió el grave error de aprenderse todo de memoria. Por supuesto que se le olvidó todo y el ritmo de su presentación fue lamentable. Creo que los únicos que no cabeceamos éramos los que seguíamos de él.

Después pasó un alemán que hizo un trabajo similar al mío. Digamos que utilizó la misma técnica de caracterización, pero él le hizo tratamientos térmicos a su muestra, mientras que yo la probe mecánicamente. Finalmente, llegó mi turno. El chairman me presentó con mucha emoción:

– A continuación el Dr. García-Pastor nos presentará su plática titulada … (sigue nombre extraño y enigmático)

– Gracias Profesor, pero todavía no soy Doctor.

– Muy bien, adelante (con todo el estilo de que me vale que seas o no seas, no me interrumpas.)

Así que me lancé al ruedo, el salón estaba relativamente lleno y comencé probando el nivel de mi voz. Cuando sentí que podía despertar a la mayoría me sentí tranquilo y me dediqué por unos 12 minutos a despepitar mis resultados.

Me preguntaron poco, lo cual parece indicar que me entendieron menos. Sin embargo, me siento tranquilo. No sólo cumplí con el compromiso, siento que lo hice aceptablemente bien (sobre todo considerando que el japonés sentó precedente de una plática aburrida y sosa).

Me quedan un par de días en Boston. Podría seguir el consejo de la amiga Grimalkin e ir al Museum of Fine Arts, suenan muy interesantes sus exposiciones. Sin embargo, creo que antes vagaré un poco por el MIT. Llevaré un libro conmigo, así podré decir que estudié en el MIT (¡gracias, Jack!).

Al menos, podré dormir sin tener ese tipo de sueños donde persigo ex-compañeras de trabajo. Maldición…

Darth Tradd

Hotel@MIT

Cambridge, USA

Opdeit: Cuando publiqué el post, algo se retorció en las tripas de la plantilla e hizo un batidillo (MR de las industrias Wayne) de la página. Luego la compongo.

Opdeit del Opdeit otro: Ya quedó, supongo que nadie se dio cuenta y si no fuera por estas líneas sin chiste, no quedaría constancia del error. Todo tiene una utilidad en este mundo.