No hace frío

Pero sobre todo estoy cansado emocionalmente, ha sido todo un desmadre de emociones. Desde que llegué, el viernes, he pasado por fiestas, alegrías, noticias de decesos, abrazos, arrachera asada, angustia, un par de lágrimas, risas y pozole. Me bebí todas las noticias de un año, malas y buenas, en un fin de semana. Al final del día estoy cansado y de malas. Bonita forma de empezar unas vacaciones.

Darth Tradd
San Juan del Río, Qro.
México

No hay burro flojo para su casa

Cuando por fin terminé de empacar, ya era la una y media de la mañana. Mi vuelo para Amsterdam salía a las 6, por lo cual tenía que estar a las 4 en el aeropuerto aproximadamente. Tenía dos opciones: Aventármela así en vivo o dedicarle dos horas a dormir. Por supuesto, elegí la segunda, pues cuando tiene períodos de vigilia tan prolongados, esas dos horas de sueño valen oro. Por si las dudas, puse tres alarmas (dos en el celular y una en mi fiel reloj-termómetro). Hasta eso no tuve problema: me desperté con la primera. Tras un rápido baño y afeitada (hay que viajar con estilo), llamé a los confiables taxis de la compañía Manchester Cars y en 5 minutos tenía un taxi esperándome.  20 minutos (y 20 libras) después, ya estaba en el mostrador de KLM, documentando mi equipaje.

Pero claro, las cosas no pueden ser tan fáciles. Abordamos el avión y entonces nos avisaron que el vuelo se retrasaría un poco. “Al diablo”, pensé y me acomodé para dormirme. Al final el vuelo se retrasó casi una hora. Por eso es que prefiero salir a las 6, hay más colchón para compensar estos detalles.

Y ahora aquí estoy una vez más en el aeropuerto de Amsterdam entreteniéndome con la gente que pasa. (Pasa la gente, un mar de gente. Africanos vestidos con sus largas túnicas… ¿Alguien identifica la referencia?) Mi plan es tratar de dormir en cuanto me suba al avión, por lo menos unas tres horas. El resto del tiempo planeo pasármelo leyendo y jugando con la PSP. Estoy muy impresionado con Prince of Persia: Rival Swords. Es un juego muy adictivo y los gráficos son muy buenos, considerando las limitantes de la PSP.

Me voy, quiero caminar un rato antes de enfrentar doce horas sentado.

Darth Tradd
Schiphol Airport
Amsterdam, Holanda.

Migrando

La gerencia creativa de este blog se complace en mandar al carajo el frío, la inseguridad, los borrachos, el trabajo, las desveladas, la falta de tortillas, la falta de sol y demás linduras que acompañan la vida en Manchester. La gerencia se reubica temporalmente al sur del Trópico de Cáncer, en la cálida mesoamérica.

Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK

Ab ovo!!!

¡Déjenme presumirles! Ayer me quedé trabajando hasta la una de la mañana porque…

Esperen, estoy contando la historia al revés. Debe ser por la emoción. La semana pasada me visitó la gentil Mulan, con un nuevo conjunto de verano archivos .tif para hacer correlación de imágenes.  Por alguna razón, el programa se negó a trabajar correctamente y se tuvo que regresar con las manos vacías. MP, por supuesto, no quería que yo me fuera a México y lo dejara a él con las manos vacías, así que me tuve que poner a trabajar con esto de la correlación. Me pasé el domingo acabando esos detalles y haciendo unas gráficas de un experimento anterior.

Ayer por la tarde todavía estaba ajustando unas cosas y MP se apareció por la oficina.

– M, ¿tendrás tiempo mañana para revisar estas gráficas? Quiero mostrarte algunos resultados antes de irme de vacaciones.
– Claro que sí, -  respondió mi asesor – mañana a las nueve. Por cierto, sería interesante que en vez de que me mostraras solamente estos mapas de deformación, prepararas unos histogramas.
– ¿Histogramas?
– Sí, de manera que se vea que tanta dispersión tienes en la deformación y comparemos esto entre microestructuras. Estoy seguro que eso se puede hacer con relativa facilidad.
– Sí, eso creo.

Pues no.

Obtener los mapas de deformación es bastante rápido, pero sólo es una imagen.  Si queremos obtener el histograma correspondiente, hay que exportar la matriz de datos. Matriz exportada y ¡Oh, decepción! El archivo de texto está salvado en formato de Windows y los retornos de carro (qué secretarial me escuché) no son compatibles con los de Linux. Bueno, lo abrimos en Excel. Lo siento, Excel no puede abrir tal cantidad de datos a la vez. ¿MatLab en una PC con Windows? La matriz está mal formada y hay que extirpar.

Estaba yo casi dándome de topes contra el monitor cuando apareció el Moath.

– ¿Qué haces?
– No puedo exportar la matriz con los datos de deformación, ya son las 6 de la tarde, esto tiene que estar para mañana y no sé cómo terminarlo.
– Oh. (Típica expresión inglesa.)
– …
– ¿Por qué no exportas la imagen y le sacas el histograma a la imagen? La puedes exportar como escala de grises y luego haces la correlación con la escala que utilices.

Tengo que admitir que la idea del condenado Moath fue genial y me salvó horas de trabajo. Para las 11 ya tenía exportadas las imágenes y comencé a escribir un programita en MatLab para que me sacara los histogramas, ajustara la escala, desplegara la media y la desviación estándar y que de una vez acomodara todo en gráficas padres. Me encontré entonces con que la última versión de MatLab se pone nena con mi Laptop y truena, peta y hace coca todo al mismo tiempo cuando me pongo a editar gráficas. Desgraciadas computadoras, estaban conspirando contra mí. Tuve que recurrir a una computadora de urgencia con una versión anterior que funcionó excelentemente. Para entonces una helada deliciosa estaba cayendo en Manchester y podía ver cómo se escarchaban las ventanas. El programita funcionó (una vez que averigüé que los histogramas sólo funcionan si la imagen está almacenada en una matriz con elementos de doble precisión) y para las 12  media había casi terminado. Hice respaldo de todo y decidí irme a dormir porque, después de todo, la junta con MP era a las 9.

Hay veces en que uno simplemente no puede dormirse. Eran las 2 de la mañana y yo seguía despierto. Para ver si me daba sueño me puse a jugar Prince of Persia, revisé mi correo y leí un poco. Nada.  A las 7 de la mañana sonó mi alarma y yo había dormido tal vez unas 4 horas. Me bañé y me lancé a la oficina, porque todavía tenía que imprimir las gráficas.

Las computadoras, por su parte, siguieron con la conspirada, ayudadas ahora por los periféricos. La impresora de color se negó a trabajar porque exigía el remplazo de los cilindros magenta y amarillo, así como un plan de retiro con prestaciones superiores a las de ley. Afortunadamente, dos detalles me salvaron. Uno, los únicos cilindros que teníamos en la oficina eran el magenta y el amarillo. Dos, Jane llegó a esas horas y los cambió en un dos por tres. Le hablé a M para decirle que ya nada más estaba imprimiendo y me dijo que me lo tomara con calma.

Llegué a su oficina como a las 9 y media, con un carpeta transparente para poder visualizar las imágenes y me puse a mostrarle mis resultados. Vimos cosas muy interesantes y los histogramas, aunque está mal que yo lo diga, se veían bien. Mi asesor, en pocas palabras, me dijo que estaba muy contento con los resultados y me dio su bendición para irme a México sin quedar a deberle nada. Finalmente me dijo:

I must say, I’m extremely pleased with these plots.
– Thanks, M.
– I mean, now you’ve learned how to present your data nicely and it actually makes sense.
– Well, I’ve been here for two years. It was about time.
– Some people have been here longer and they still don’t understand.

(Breve paréntesis. A MP no le gustan las gráficas coloridas. Es de la idea de que si no puede entender una gráfica impresa en blanco y negro, la gráfica no es suficientemente clara.)

I really liked how you found the way to overcome the problems of the strain maps by getting the image histogram.
It was actually Moath’s idea – me vi forzado a decir.
That’s ok! That’s teamwork and that is also important.

Así que ya prácticamente libre de todos los compromisos, me dispongo a emprender el viaje de regreso a México. Todavía tengo un curso mañana, pero ya no me preocupa tanto. Luego a lavar algo de ropa, limpiar y empacar. Ya es hora de volver, al menos por un rato.

Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK

Sacaremos a ese Wei de la barranca…

En la penca aguamielera, Federico dormitaba
y los bueyes y las vacas se fueron a la cañada.
Por la tarde el buey más grande les faltaba
y su compadre a buscarlo se ofreció.

A partir de hoy, hay un Wei menos en la oficina. Mi buen amigo Wei Li consiguió trabajo en Rolls, pero primero tiene que irse a la China para tramitar su permiso de trabajo. Así que la buena banda de Materiales decidió hacerle una fiesta de despedida como Dios manda y para tal fin acabamos en el lugar de los grandes eventos: el Sandbar.

Los del ejido se ofrecieron a ayudarles
y al momento muchos hombres se juntaron
palos, reatas y uno que otro buen caballo
y todos juntos se fueron a la cañada.

El sandbar es un pub que está enfrente de nuestro edificio. Nos gusta ir ahí por muchas razones. Primero, está muy cerca: sólo hay que cruzar la calle y ya. Además, tiene una gran variedad de cervezas de todo tipo y origen. De hecho, es difícil encontrar cervezas de marcas comerciales grandes. Eso sí, se pueden encontrar cervezas locales, como Blond Witch y All-Saints, e importadas y poco conocidas, como Tusker y Fransizkaner. Por si fuera poco, es un pub muy poco frecuentado por clientela joven (en particular hoodies, scallies y chamacos con ASBO’s), así que los ancianos de posgrado podemos ir ahí a platicar sin tener que soportar a la imberbe juventud (qué viejos estamos…)

Los del gobierno del estado, preocupados,
decidieron ayudar en el rescate,
con cadenas, garruchas y malacates
todos cantando montados en su tractor.

Y sí, hay fotos de esa fiesta de despedida. Susane, la amiga que me agarró a bitacorazos el otro día, estaba viendo las fotos hoy y me encontró un parecido que no sé si me acaba de convencer.

Juzguen ustedes mismos. Aquí estoy yo, junto con Wei.

Y aquí está Wallace junto con Gromit.

Sí, lo admito. A lo mejor se me pasó la sonrisa de huitlacoche. Pero no estoy tan calvo y a Wei, en todo caso, le faltan las orejas. La gentil Susane, mientras tanto, tuvo a bien imprimir ambas fotos y pegarlas aquí en la oficina. La perdono nada más porque me cae bien.

Sacaremos a ese buey de la barranca,
sacaremos a ese buey de la barranca,
sacaremos a ese buey de la barranca,
de la barranca sacaremos a ese buey.

En otras noticias, este fin de semana fuimos a Chatsworth, pequeña propiedad de los duques de Devonshire. Nos la pasamos muy bien, incluso acabé bailando al compás de un cilindro. No, no era un cilindro cualquiera, era un organillo, vaya. No, no bailé con el cilindrero. Y tampoco con el changuito que cobraba. Y no, no bailé solo tampoco. Bailé con la muchacha que nos llevó hasta allá. ¡Qué desconfiados se han vuelto! Luego subo las fotos. El asunto es que cuando ya nos íbamos encontramos un pobre señor que trataba de desatascar su coche (sí, mucha lluvia por acá). Uno de los tailandeses que iba con nosotros dijo que teníamos que ayudarle. Ni modo, fuimos y nos posicionamos para empujar. Entre cuatro fuertes mozos bueyes de carga, no nos duró nada el atasco. Estaba yo muy feliz y sonriente de haber hecho mi buena obra del día cuando, al voltear a ver a Chayway y a Mr. Darcy, me di cuenta que estaban bañados en lodo y mentando madres. Yo tuve suerte, ni terrón me cayó. Ya saben, hay plumajes que cruzan el pantano y no se manchan. ¡Mi plumaje es de esos! (y tuve la suerte de que el señor girara la dirección para el otro lado).

Hombre y equipo estaban listos en la loma
y Federico ya bien crudo les gritaba,
que el buey estaba en el establo sano y salvo
y todos juntos empezaron a cantar.

Un efecto residual que deja la partida de Wei es que ahora su escritorio estará ocupado por el pirata barbas negras. Barbas Negras es un tipo un poco difícil de tratar. Además, se tiene a sí mismo en muy alta estima y andaba presumiendo que sacó 130 en el test de IQ del Facebook. Por poco se infarta cuando Moath sacó 140. Esperemos que Barbas Negras se domestique pronto y no dé mucha lata o acabaremos cantando no tan alegremente:

Meteremos a ese güey a la barranca,
meteremos a ese güey a la barranca,
meteremos a ese güey a la barranca,
a la barranca meteremos a ese güey.

Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK