Me rehúso a vivir con miedo

Los medios de comunicación están vendiendo miedo a una población que no requiere esperanza ni fatalismo, sino verdad. La influenza porcina es grave, sí, pero no es la peste del apocalipsis. El gran miedo que han tenido médicos y epidemiólogos durante años es que enfermedades con alta tasa de mortalidad como el ébola lleguen a ser transmitidos tan rápida y fácilmente como la gripa. Lo cual es un escenario similar a decir que un virus de la gripa llegue a ser un padecimiento con una tasa de mortalidad suficientemente alta como para ser considerado de alto riesgo.

Se da ahora el caso de que la gripa porcina, posiblemente mortal para el ser humano, haya comenzado a ser contagiada entre humanos, con la misma facilidad que la gripa común. Esto por supuesto, es preocupante, pero a mí me preocupan más los titulares:

  • Hasta 200 muertos en México por gripa porcina (y en letras chiquitas, posibles, sólo se han confirmado cincuenta.)
  • De momento, no existe cura, ni vacuna para la influenza porcina. (El decir no existe cura le da un toque de fatalismo al asunto, pues falta aclarar que hay gente que la ha sobrevivido como se sobrevive una gripe fuerte).
  • La OMS sube el nivel de riesgo de pandemia a cuatro de seis posibles, un nivel nunca antes alcanzado.
  • Demasiado para detener la pandemia: OMS

Es una gripa muy peligrosa, pero no es mortal. Es más, ¿alguien ha oído cuál es la tasa de mortalidad de la influenza? Hasta el momento, parece ser que en el mundo es de cero, mientras que en México es menor al 10%. ¿Es esto tan grave? Por supuesto, para la gente que ha perdido familiares no hay consuelo, pero es una tasa de mortalidad relativamente baja. Sí, hay que evitar que se propague, pero no es ébola o dengue hemorrágico aerotransportado en gotitas de saliva lo que se está propagando. Es una gripa, muy cabrona y posiblemente mortal, pero es una gripa todavía.

Por otro lado, una amiga en Querétaro me estaba contando de los abusos de la gente que vende los cubrebocas. Eso es realmente vergonzoso, hay pocas cosas tan viles como lucrar con el miedo del vecino.

Juan y Héctor ya escribieron al respecto y estoy de acuerdo con ellos. En particular les recomiendo el post de Juan, quien le dedicó un buen rato a hacer una investigación más detallado y dejó suficientes ligas para explorar por un buen rato.

Mientras tanto, el que esto escribe está encerrado en su casa, ya que tiene una tos bastante molesta desde el fin de semana y el clima aquí se ha desmejorado pues la lluvia ha regresado.

Darth Tradd

Hulme

Manchester, UK

Curry and blogs

Hace ya un buen rato, cuando los blogs eran relativamente nuevos, las reuniones de blogueros eran todo un acontecimiento. Así se hacían reuniones conocidas como chelas & blogs, tacos & blogs e incluso ahogadas & blogs y gorditas de migajas & blogs.  En estos días los blogs siguen en el aire, pero las reuniones no son los grandes eventos que solían ser. A menos, claro está, que uno esté involucrado y se sienta feliz de poder decir: yo estuve en la reunión Curry & Blogs de Manchester.

La semana pasada, el jueves santo para ser precisos, dicha reunión ocurrió. Juan y Héctor, importantes hijos adoptivos de la República Mancuniana, regresaron a estas tierras tan olvidadas del sol. Fue la parte final de un viaje que se aventaron visitando cuates y cada uno tiene su propia historia de tal viaje: La versión del Juan acá y la del Héctor acá. Además de ellos dos, estuvo presente el buen Valdo, del recientemente inaugurado blog Diffused thoughts. Añádanle a esa mezcla al buen doctor Cota (suele comentar como Barra en este tugurio) que acaba de regresar a esta isla y a un par de amigos más y esa fue la concurrencia al Varsity de Oxford Road (y sí, Héctor, pinche gente que se confunde con mis explicaciones tan precisas).

Dirán ustedes, ¿de qué platicaron? La verdad, fue una reunión que comenzó un poco lenta. Conocí a Héctor y a Juan cuando estaban por irse de Manchester, así que aunque nos llevamos bien, se fueron mucho antes de que nos hiciéramos cuates de parranda. Lo cual es una pena porque, como da testimonio este post de hace algunos ayeres, echamos buenos debrayes juntos cuando la chela comenzaba a fluir.

Y esta vez no fue la excepción. Al llegar a la segunda ronda ya estábamos hablando de cuestiones muy elevadas, particularmente de albures finos y elegantes, en los que Héctor tiene sus complacencias. Después de las chelas nos dirigimos al finísimo restaurante (¡ja!) Pink Garlic de Rusholme, donde me recibieron muy bien. Lo malo de ser prieto del Anáhuac es que los paquistaníes e hindúes me ven como si fuera su paisano. De brother no me bajaban… De ahí se agarraron los cuates para echarme carrilla, de la cual no pude escaparme por un buen rato.

Algunos detalles divertidos de la cena:

  • Héctor diciendo con esa seriedad que lo caracteriza cuando va a contar un chiste: Hubiésemos traído los tuppers, al ver la cantidad salvaje de comida que estábamos comiendo.
  • Iván derramando un litro de mango lassi (una especie de licuado de yogurt) en mi lugar y luego echándome la culpa por su desmadre.
  • Juan y Héctor diciéndome: La gente que te lee, así abriendo signos de interrogación, con estilo todo cuidado y demás, no se ha de imaginar lo alburero que eres.
  • Héctor llamando Juan a Lalo Cota y luego diciéndome que así se lo había presentado.
  • Virics llegando al Varsity equivocado, distante unos dos kilómetros de donde quedamos. Después diría que mi correo no era suficientemente claro.
  • Estúpidamente, a nadie se le ocurrió sacar una cámara en toda la noche. Así que no queda testimonio de la reunión. Lo cual, por supuesto, nos da un buen pretexto para hacer otra, ya sea en Oxford o en Saarbrücken.

Me dio mucho gusto ver que Juan y Héctor están muy contentos en donde están y con lo que hacen. De hecho, me motivó a escribir un post que espero publicar para el aniversario de este tugurio. A ver si queda un poco mejor que este. Sigo echándole la culpa a la tesis.

Darth Tradd

Hulme

Manchester, UK

Creeping away

Estaba yo alegremente preparando las figuras para uno de los capítulos de la tesis, cuando me encontré con una gráfica que compara las propiedades de creep (fluencia lenta) de mi material con otros materiales, usando un parámetro llamado de Larson-Miller. El artículo original es de mil novecientos setenta y algo, en una obscura revisa de la ASME, a la cual no tiene acceso la Universidad. Por ello, me puse a buscar un artículo similar, que diera la definición de dicho parámetro (que yo desconocía). El asunto es que tengo comentar sobre dicha gráfica, pero no me quedaba claro el parámetro y no quería que mi comentario fuera vago. Aunque hay gente que realmente conoce sobre las entrañas de la búsqueda en la internés, no tengo mayores problemas encontrando lo que necesito, normalmente con la primer búsqueda. Sin embargo, no pude hallar un artículo útil. Después de mucho buscar, encontré uno que tenía un nombre que jamás hubiera buscado: Understanding the Larson-Miller creep parameter. Ñe.

Pero bueno, de lo que quiero hablar hoy, dado que me tardé tanto buscando el artículo ese, es del fenómeno conocido como creep en inglés y fluencia lenta en español. La fluencia lenta es poco conocida fuera de la ciencia e ingeniería de materiales. No es un fenómeno fácilmente observable a simple vista y aunque su concepto no es complejo, es difícil de explicar fuera del contexto de la deformación de materiales. Intentaré no echar mucho rollo y espero que no sea aburrido el cuento.

Se sabe que al aplicarle una fuerza externa a un objeto, éste se deforma. Pensemos en una varilla metálica delgada. Si la torcemos, se deformara pero regresara a su posición original mientras no apliquemos una fuerza excesiva. ¿Qué tan excesiva debe ser esa fuerza? Debe ser suficiente para superar el llamado límite elástico del material. Superado el límite elástico, la varilla quedara torcida. Aparentemente, mientras no superemos el límite elástico, como quien dice mientras la deformación sea puramente elástica, la varilla siempre regresará a su lugar. Eso no es estrictamente cierto. No existe una deformación puramente elástica. Aún si el límite elástico no es superado, a nivel atómico el material se va dañando cada vez que se deforma y este daño es acumulativo. En palabras simples, éste es el concepto de fatiga de materiales.

Volviendo al caso de la varilla, supongamos que le aplicamos una fuerza de modo que se deforme elásticamente. Pero no retiramos la fuerza, la varilla sigue doblado, pero aún dentro de su límite elástico. Dependiendo del material, la varilla puede quedar permanentemente deformada después de cierto tiempo. Algunos materiales son particularmente sensibles a este efecto, como el plomo y el titanio. Las antiguas tuberías pluviales inglesas hoy aparecen “colgadas” porque han cedido poco a poco a su propio peso al paso del tiempo. Esta es el concepto simple de fluencia lenta.

Ahora, la resistencia a la fluencia lenta es una propiedad única de cada material. Sin embargo, no es una propiedad inmutable. La resistencia a la fluencia lenta es mayormente función de tres variables: Tiempo, fuerza aplicada y temperatura. En general, la fluencia lenta del material será mayor a mayor tiempo, fuerza y temperatura. La dependencia a estas tres variables es directa y más o menos logarítmica.

Y a donde quería llegar hace unas 500 palabras es al hecho de que siempre me ha causado extrañeza el escuchar a expertos en teorías de la conspiración decir que es imposible que un fuego de unos 700 grados centígrados haya podido fundir las enormes varillas y montenes de las Torres Gemelas, dado que el acero en general no se funde antes de 1200 grados. Olvidan, o más probablemente, ignoran, estos señores que la fluencia lenta del acero se acelera con sólo unos grados más de temperatura. No es necesario fundir un montén para que éste empiece a ceder  y se desplome. Añádanle a eso el daño directo por el impacto y la enorme fuerza que tuvo que soportar el núcleo de las Torres y es entendible la forma en que cayeron. Es probable que necesiten buscarle por otro lado en sus teorías de la conspiración, pero es seguro que les haría bien hacer una búsqueda en Google por Understanding creep in materials.

Escribir esta tesis me está afectando. Mejor me voy a disfrutar del sol antes de que mi cerebro empiece a fluir lentamente por mis oídos. A’í disculparán ustedes el rollo.

Darth Tradd

Grosvenor Street

Manchester, UK