Aire…

Acabo de salir de una reunión con mis asesores, en la que les presenté los avances de mi proyecto. Debo admitir que la presentación me tenía un poco nervioso, pero finalmente salió bien. Quedaron conformes con lo que llevo hasta el momento y con el trabajo propuesto para el futuro. Hubo algunas correciones mínimas, como que en las gráficas los colores no eran consistentes: Si son tres reflejos de la misma fase, ponlos con el mismo color, pero diferente marca, etc. También me dijeron que mi inglés académico no es el mejor. Ya saben, en vez de poner So, hay que poner Therefore o Hence, y en lugar de decir have, hay que decir consist of y cosas así.
El asunto es que no es fácil construir un vocabulario en otro idioma. Para el habla de todos los días no hay problema: Guimi uan burritou y ya. Pero no es lo mismo cuando se quiere encontrar la palabra adecuada para expresar comparación o algún adverbio o algún comentario irónico. La mejor manera de aprender un vocabulario chingón, es leer. El asunto es que por leer no queda de mi parte, pero tendré que dejar los libros en español de lado por un rato (snif!) y darle a algunas novelas en inglés. Ni modo.
De hecho, mi asesor sugirió que buscara libros para niños entre 11 y 15 años, para que no me traumara. Es más, me dijo que leyera Harry Potter… No sé qué pensar de eso, pero por si las dudas, mejor le tiro más arriba. Haciendo polvo en el cuarto, tengo a “The Napoleon of Notting Hill” de G.K. Chesterton y “The Foucault’s Pendulum” de Umberto Eco. Harry Potter mis…

Pero al menos ya salí de esta presentación que me tenía preocupado. Ahora puedo escaparme un rato a la casa para tomar un desayuno digno (un plato de avena correteado no es suficiente) y aprovecho para lavar la ropa. Creo que me merezco este pequeño respiro.

Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK

PS: Ahora sí prometo mandar los artículos pendientes y las coordenadas lalo. Mira, hasta un post voy a hacer de eso.

7 thoughts on “Aire…

  1. La razón por la cual te recomendaron leer a Harry Potter es por la construcción sintáctica tan peculiar que Rowling usa: es inglés de Inglaterra, pero con acento neutral. Las palabras compuestas son fáciles de entender, pero no tanto para un inglés como para un extranjero. (por ponerte un ejemplo, en el libro 4 se habla de Grimauld House. Cuando lo leí por primera vez, me pareció un interesante nombre propio. Cuando lo pronuncié por primera vez, súbitamente se hizo la luz. No es Grimauld House: es Grim Old House.)

    Son una buena lectura para aprender vocabulario, dejando de lado cualquier preferencia literaria…

  2. De acuerdo Jack, seguiré tu consejo. Ya te contaré que tal me fue y si mejoré con esas lecturas.

    Y, mi querida Milena, no es mala idea. Tal vez debería hacer dos versiones del blog.

  3. Yo he leido Harry Potter en inglés, y la lectura es amena, y encima el vocabulario de usted de baules, escobas voladoras, hechizos magicos, etc.. se aumentará un monton.

    Ahora el idioma más rico y más dificil de aprender y expresarse bien es el castellano, asi que se dejen de milongas. Ya me gustaria ver a mi a un inglés espresarse tan bien en castellano como cualquiera de los castellano-parlantes que yo conozco que hablan inglés.

  4. Cdaae, dado que eres la segunda persona que me lo recomienda (y que hablas con conocimiento de causa), voy a seguir ese consejo. Tengo que hacer algo para mejorar este vocabulario mío… Luego les cuento como me fue.

    Y tienes toda la razón, el español es muy difícil de aprender y todavía más difícil de dominar. Pero estoy en los dominios de la corona inglesa y se espera que me exprese con la propiedad y estilo mancusianos.

  5. No, camaradas. El idioma más difícil de aprender es, sin lugar a dudas, y basado en mi experiencia personal con tan infernal idioma, es el chino mandarín, seguido del chino cantonés, con el vietmamita estándar en un lejano tercer lugar. Los malditos idiomas son complicados sobremanera porque su pronunciación difiere radicalmente sobre los modelos occidentales, y de hecho, a veces una ligera invlexión de la voz basta para transformar una palabra sencilla, como cuatro, en una más complicada y de significado radicalmente diferente, como muerte. Por si esto fuera poco, puedes decir nueve y tu interlocutor pensar que estás sufriendo.

    ¿Que cómo demonios sé eso? Muy sencillo: por Yuyu Gaikwan, que durante un tiempo fue directivo de la fábrica de Lite-On en Guadalajara, que aprendió a hablar español desde cero en el tiempo récord de 4 meses. Gaikwan es muy amigo mío, aunque ahora ya no trabaja para Lite-On, y cuando intentó hacerme aprender algunas palabras en mandarín y en cantonés, abandonó la empresa y prefirió enseñarme a hablar en japonés. Ése sí que no es un idioma difícil.
    Arigato gozaimazu, Neguro San…

  6. Eso es muy cierto, Jack. Por eso los chinos tienen ese acento tan particular al hablar, parece que suena una campana medio desafinada. Pero todo está en que esas inflexiones de la voz le cambian el sentido a la palabra.

    Luego te cuento mis desventuras con el japonés, mejor dicho con la japonesa. De hecho era japonesa de Oaxaca, pero la historia es clasificación C.

    Espero que te mejores pronto de la espalda!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *