Heat Wave

Nunca pensé pasar una ola de calor en esta isla. Cuando llegué a Manchester traía creo que 4 suéteres y compré suéteres y chamarras adicionales ya estando aquí. Manchester, aunque no lo parezca, está a la misma latitud de Moscú, pero la famosa corriente del golfo evita que los inviernos lleguen a ser tan crudos. De hecho, sólo llegamos a estar como a -7 grados centígrados en enero. Por supuesto que esa temperatura para un mexicano, prieto del anáhuac, güero color de llanta y raza de bronce (¿o era de cobre?) es muy baja y debo decir que hubo días en que sí pasé mucho frío.

Pero nunca esperé pasar calor aquí. Hoy, 19 de julio, estamos a unos gloriosos 31 grados, que incluso superan la temperatura en Mayorca. Y luego dicen que el calentamiento global es un cuento. Por supuesto, no es que me esté quejando del calorcito; al contrario, está agradable y disfrutable. Lo malo es que estas ciudades norteñas no están pensadas para pasar por veranos calurosos. Por ejemplo, el asfalto que le ponen a las calles se empieza a derretir por ahí de los 35 grados y las avenidas se ponen chiclosas. Aquí las albercas al aire libre son inexistentes (pasarían unos 9 meses cerradas, me imagino) y las techadas son medio caras (1.75 libras por hora). No hay nieves de “agua” como decimos en México y los helados que hay son de fábrica. Creo que me arrancaría una uña de raíz con tal de poder tomar una deliciosa nieve de guamisha (ya me salió lo queretense).

Por si fuera poco, los edificios aquí están hechos para soportar dos cosas (El frío y la lluvia) y para evitar la propagación de un posible incendio. Así que los ventanales absorben demasiada energía solar y no hay forma de que el calor salga. Es prácticamente imposible conseguir una buena corriente de aire, porque casi todas las puertas son “Fire Doors” (uséase, que tienen que estar siempre cerradas para evitar que cundan las llamas).

El resultado es que en la oficina todos estamos sufriendo enfrente de nuestras computadoras (excelentes emisoras de calor, por cierto). Hace un rato mi asesor vino a decirme si con este clima ahora sí ya me sentía más cómodo, pues era similar al de México. Mientras me secaba el sudor, le dije que sí, que estaba contento por el clima, pero que aquí no sabían disfrutar de un buen verano.

Y es cierto, pues los ingleses tienen poca idea de cómo disfrutar del sol. En primera, tienen que ponerse mil capas de protector solar, pues no aguantan nada y se queman fácilmente. Además, para refrescarse sólo se les ocurren dos cosas: semidesnudarse y beber cerveza. Lo primero parecería ser interesante, pero lo malo es que uno puede encontrarse una chava prácticamente en bikini en un parque y en la esquina siguiente un hooligan tatuado y con sobrepeso, mostrando impúdicamente todas sus lonjas y con cara de pocos amigos.

La cerveza por otra parte, parece una mejor opción. Sin embargo, las mejores cervezas de estos rumbos son las más pesadas (como las stouts: Guinness y Murphy’s, por ejemplo) y no se antojan en estas temperaturas. Pasa algo similar con las ales locales (Boddington’s y ese tipo), son demasiado amargas para el calor. Las laggers británicas son muy malas (la Carling es horrible, digan lo que digan) y las europeas acaban siendo una mejor opción (Kronenbeurg 1664, Stella-Artois y esas). Sin embargo, ¿saben qué cerveza acaban tomando los británicos en estos días de calor intratable?

Adivinaron. Corona. Corona con un limón atravesado en el cuello. En el de la botella, no en el de los británicos.

Les digo que no saben cómo disfrutar un buen verano. Su única opción es copiar nuestras buenas costumbres.

Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK

8 thoughts on “Heat Wave

  1. ¡Conquistando el mundo, un chilito serrano a la vez!

    Y lo que es peor es que estando uno en otros lados no se siente uno a gusto pidiendo una cerveza mexicana… Digo, si estás en Inglaterra deberias pedir una cerveza inglesa…

    Pero no, no hay manera: lo hecho en méxico no sólo está bien hecho… es más sabroso.

    Ahora que para olvidarte del calor basta con una buena patada en los bajos… no se te quita pero se te olvida.

  2. Exactamente, mon ami, no haya nada mejor que lo bien hecho en México. Eso sí, he de admitir que la Corona nunca me ha gustado…
    Te agradezco la sugerencia, pero no creo que sea una olvido muy agradable que digamos.

    Mi querida Milena, como siempre es un honor recibirla en esta su humilde casa. Ya me imagino que Madrid debe ser un horno. Espero poder escaparme por allá cuando ya haya empezado el otoño, no creo poder soportar más calor.

  3. La corona solo la toman las niñas y los gringos, creo que la Victoria es mucho mejor. Aparte de quitarte el calor, despues de unas cuantas te pone cachondon, por eso solo la Victoriaes de los mexicanos! jaja

  4. Ah se me olvidaba, si vas a ir a Madrid, puedes darte una vuelta por un pueblo cerca de Barcelona, tienes cosas pendientes ahi, no seas…..

  5. Condenado Vic, me pusiste un buen rato a pensar quién había dejado esos comentarios. La verdad sólo lo descubrí por la risa de Pierrot (esa no falla) y por eso del pueblito cerca de Barcelona. Poca gente sabe de eso.

    Y por cierto, podría acabarte con lo la cerveza Corona: ¿No fue una Corona lo que pidió Jenny el día que fueron a cenar a la Parrila Leonesa o algo así? ¿No fue el día que pediste limonada por avorazado?

    Un abrazo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *