Sobreviviendo

Acabo de salir de una reunión con mis asesores, creo que nunca he hablado de ellos, ¿verdad? Bueno, un poco de preámbulo para que esto tenga sentido.

Mi asesor directo (Supervisor) es MP. Eme Pé es alemán, de Hannover para ser más precisos. Hizo su posdoctorado en el MIT donde trabajó junto a mi asesor de maestría, de lo que me enteré hasta que ya me habían aceptado aquí en Manchester. MP es una persona bastante agradable, exigente en cuanto a cuestiones de trabajo, pero muy atento al bienestar de sus estudiantes. He escuchado comentarios de gente que lo etiqueta con una actitud soberbia, pero personalmente nunca me lo ha parecido.

PW, por otro lado, es mi co-asesor (Advisor). PW es inglés, estudió y trabajó en Cambrige hasta que se unió a la Universidad de Manchester como Profesor. PW tiene una de las mentes más brillantes que he conocido, con una facilidad impresionante para sintetizar datos y sugerir nuevas ideas. Como Profesor, tiene una agenda bastante apretada y normalmente hay que solicitar una cita con anticipación de una semana. He escuchado a PW discutir fuertemente con algunos estudiantes y he de aceptar que puede ser intimidante en ocasiones.

Este miércoles tuve la reunión de 9 meses, prácticamente 10, que decidirían si continúo con el programa de doctorado o si sólo me dan las gracias con una maestría. Si lo segundo llegara a pasar, no sólo el Conacyt me cobraría el apoyo, la verdad es que me moriría de pena y vergüenza. Significaría que no pude con el programa y me regresaría derrotado a mi tierra. Un escenario nada agradable.

En días pasados MP se puso nervioso por un par de detalles: El primero fue que él esperaba que ya hubiera terminado unos estudios en el SEM, mismos que no había hecho por estar peléandome con el ajuste de curvas que ya había comentado antes. El segundo fue que me di cuenta que algunas de las microestructuras que me mandaron de la Universidad de Birmingham estaban mal identificadas. Lo anterior todavía resultado de mi tonta creencia que aquí la gente sí hace las cosas bien a la primera. Eso lo puso a pensar en si estaba haciendo el trabajo suficiente y necesario para un primer año de doctorado.
Así que me enfrentaba a esta reunión con la posibilidad de una dura reprimenda por no haberme dado cuenta de ese detalle a tiempo y por no haber hecho más trabajo experimental. Sin embargo, llevaba un as bajo la manga y esperaba jugarlo en el momento indicado. Una medición de última hora, obtenida en la madrugada del martes y analizada por la tarde de ese mismo día.

Llegó la hora y comenzó la reunión en términos muy amenos.  Mostré los ajustes de las curvas de difracción de rayos X, los resultados de tomografía y la cuantificación de las fases en el microscopio electrónico. Estaba nervioso, muy nervioso. Es más, me moría de nervios, pero creo que pude mantenerlos a raya y me mostré tranquilo y seguro de lo que decía. Mientras hablaba me tomé un té inglés sin leche y sin azúcar, nada más para calmarme un poco más. En un momento, mis asesores se pusieron a comentar si sería posible observar los twins usando EBSD (Electron Back-Scattered Diffraction, Difracción de electrones retrodispersados). Un twin es… un modo de deformación en el que los átomos de una estructura ordenada se desplazan de tal modo que parecen reflejarse en un espejo. Suelen ser muy pequeños (unos 200 nanómetros) y difíciles de detectar por SEM, es más sencillo por TEM. Son importantes porque la presencia de twinning indica una alta concentración de esfuerzos, que pueden llevar a la falla del material.

Bueno, estaba en que ellos dijeron si sería posible observar los twins usando EBSD, cuando yo saqué mi as de debajo de la carpeta: “Pues, curiosamente, acabo de obtener estos resultados de EBSD y aparentemente podemos detectar los twins al hacer un perfil de desorientación (chale, esto parece reporte psicológico, más que de materiales) a lo largo de una lamella fuertemente deformada”

Observaron los perfiles y quedaron contentos y convencidos. Firmaron sin chistar mi forma de research progression y, oficialmente, estoy en ruta para continuar con el doctorado. Al final me preguntó PW: “Are you happy with where you are and what you are doing, so far?” Yo dije que sí, que todo bien y pura felicidad y alegría. Y era cierto, pues el primer objetivo para sacar este proyecto ha sido conseguido. Me siento mucho más relajado y con más ganas de terminar de escribir mi bendito reporte, que está actualmente en el 60%.
Seguimos con vida y dando lata por acá. Gracias a todos los que lo hicieron posible.

Darth Tradd

Grosvenor Street

Manchester, UK 

2 thoughts on “Sobreviviendo

  1. ¡Conquistando el mundo, un chilito serrano a la vez!

    Bien hecho, mi estimado amigo. Te haz ganado una torta ahogada estilo submarino (hasta que ya no le salen burbujas al virote). Yo la consumiré por tí en esta ocasión, peor de comerte una si vienes a Guanatos no te libra ni el Monstruo Volador de Espagueti (RAmén)

  2. Gracias Jack, de verdad me siento aliviado ahora que ya salí de esto (y entro al segundo año…)

    He de escaparme en diciembre por una torta ahogada, que la sola mención de comida mexicana a estas alturas me provoca casi ataques catatónicos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *