El santo

No, no es el que pesaba tanto, porque era hijo de un ya no me acuerdo qué. Tampoco es el Santo enmascarado de plata. Ni siquiera es el Santos de Jis y Trino. Hoy, 4 de Octubre, es día de mi santo y, si no mal recuerdo, el día de los locos en Iguala. Ese día pueden verse, por las calles lucidas de Iguala, a todo tipo de personajes desfilando por las calles, la mayoría disfrazados. Los más lucidores son, sin embargo, los diablos de Teloloapan.

Un diablo de Teloloapan

(La imagen me la robé de México Desconocido, no me dio tiempo de ponerla en el servidor)

Sí, Teloloapan es un pueblito de Guerrero que tiene como detalles más sobresalientes el mole y la fabricación de máscaras de madera altamente detalladas. Los diablos de Teloloapan las usan este día y andan por las calles blandiendo un chicote (¿los chicotes se blanden? ¿O nada más se truenan?). Bueno, lo que importa es que andan por las calles molestando a la gente, investidos con un aura sobrenatural producto del alcohol (creo) y la máscara. No saben cómo me gustaría estar por allá esta tarde, es un espectáculo muy disfrutable.

Pero no, estoy acabando preparar las cosas para el experimento de Francia. En este experimento voy a hacer difracción de rayos X junto con una prueba de tensión. Entonces, necesito una máquina de tensión que sea portátil para llevármela. Aquí en el departamento de materiales hay 3 microtesters, como se les conoce. Uno está dedicado a los experimentos de tomografía. Otro tiene acoplado un sistema de calentamiento y otro más es el de usos múltiples y que anda de un lado para otro.

Según esto, ya tenía todo listo, y me iba a llevar el que tiene el sistema de calentamiento (que para abreviar, llamaremos el grande). Resulta que este microtester estaba casi abandonado, en un laboratorio del sótano. Y cuando lo quise echar a andar, funcionaba a medias. El otro, el de usos múltiple (el chico), funciona bien pero estorba para la captura de los conos de rayos X difractados. En estos días, me la pasé tratando de echar a andar el microtester grande, mientras veía la posibilidad de usar el otro en caso de urgencia. A fin de cuentas, hoy soldé los últimos cables que tenía separados el grande y ya funciona.

Así que hoy, apenas unas horas antes de que salga mi vuelo para Lyon, conseguí acomodar todo. Las muestras me las entregaron el viernes en Birmingham y durante el fin de semana las vi en el microscopio electrónico. Tengo muchas expectativas puestas en este experimento. Espero tener suficientes datos para sacar algo publicable y que me permita entender un poco de lo que le pasa a este material.

Mientras tanto, sigo revisando la lista de cosas que no se pueden quedar: pasaporte, microtester, ¡muestras! (si no que carajos pruebo), adaptadores para Europa (estos ingleses que tienen sus clavijas todas raras), disco duro externo, laptop…

Si sigo vivo, el fin de semana les platico como me fue.

Darth Tradd 

Grosvenor Street

Manchester, UK 

5 thoughts on “El santo

  1. El verdad, el dia de hoy es tu santo, lo oí por la radio, si te sirve de consuelo, lo comenté con Cindy y me dijo que te felicitará, por poco y se me olvida…
    Hablé con Víc, me dijo que si saludaste a sus camaradas en Birmingham, que si te dieron sus datos para la simulación?
    Jajajajaj,

  2. Marthita, gracias por las felicitaciones. Por favor saluda a Cindy y también dale las gracias. No olvides que tenemos pendiente una plática, tendrá que ser en el Rafaello’s, al calor de una chela.

    Jack, acabo de llegar a Grenoble y pasé por todos los controles sin ningún problema, afortunadamente. No pasó de que vieran un poco raro al microtester (supongo que tanta manguera lo hace ver bastante raro)

  3. Kalepsheel, se agradece la invitación y el comentario. Igualmente, felicidades, aunque un poco tarde. Decididamente el mundo está lleno de Franciscos lo cual, por supuesto, es bueno.

    ¡Saludos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *