En Lyon

Regresé de los esteits el domingo a las 7 de la mañana y me decidí a no dormir en todo el día para recuperarme del jet lag. Por supuesto, a eso de las 7:00 de la noche, sentía que iba a azotar de repente, pero resistí hasta las 10 de la noche. Afortunadamente, eso me valió para recuperarme en tiempo récord (un sólo día!) del cambio de horario. Llegué temprano el lunes, pues tenía que preparar todo para el experimento en Francia. A eso de las 3 de la tarde me reuní con MP, mi asesor.

– ¿Cómo te fue en el congreso?

– Bien, pero esperaba más preguntas.

– De seguro no te entendieron. Te dije que hicieras énfasis en esto y aquello.

Ni modo, lo más probable es que tenga razón. Pero ese día estuvo lleno de sorpresas variadas:

* El líder de este experimento iba a ser Mallik, quien ha fungido como mi tercer asesor. Desafortunadamente los buenos franceses le negaron la visa y hubo que conseguir un remplazo de emergencia. El problema es que ahora el responsable de que este experimento salga bien es el negro que todos quieren. Mi asesor me vio con una mezcla de preocupación y compasión. (“Debería ir contigo en este viaje”, creo que eso lo explica todo).

* MP me exigió que le entregara mi reporte de primer año, el cual tiene rato terminado pero esperando correciones de mi parte. MP me dijo que lo entrgara así como está, pues tengo que defender mi primer año el lunes.

– ¿Lunes? Pero yo regreso de Francia el sábado en la noche – dije poniendo cara de circunstancias.

MP me contestó con una de las expresiones más trilladas del idioma inglés en momentos como este:

– ¿So…?

Así que regresando de este desmadre de Francia, tengo que presentar lo que llevo de primer año. Ni modo. A ver que me invento.
* Tuvimos una teleconferencia con la otra parte del equipo, ubicada en Birmingham. En esa conferencia salió un pequeño detalle: Las muestras tienen que estar pulidas. MP me vio y me dijo: ¿A qué hora sale tu vuelo? Sin decir más, caminé hacia el cuarto de preparación metalográfica y me puse a pulir.

En la mañana de hoy, estaba tratando de acomodar el bendito microtester en una maleta del tamaño adecuado para llevarla en la cabina, pues el vuelo que conseguí no era directo, sino vía Alemania. La posibilidad de perder las piezas y el microtester estaba vigente, así que era vital acomodarlo en una maleta del tamaño adecuado. Como pude, acomode el probador en la maleta, sólo para encontrar que no entraba en el escantillón de Lufthansa. Gentilmente me dijeron: Va a tener que documentar esa maleta.

Afortunadamente, la maleta llegó de una pieza y ahora ando caminando por los pasillo del aeropuerto de Lyon con mis dos maletas más la laptop. Estoy esperando a otra integrante del equipo, del lado de Birmingham. A ella le fue peor, se la han pasado retrasando su vuelo desde las 11:00 de la mañana. Aparentemente, va a llegar a eso de las 10:00 de la noche.

Pero no todo ha sido malo, hace rato pasó una chava haciendo una encuesta y se quedó un buen rato platicando conmigo. Supongo que ayudó el hecho de que le dije que venía al Polygone Scientifique de Grenoble y que en los últimos 6 meses he pasado 5 veces por este aeropuerto. Pero, como siempre, huyó. Creo que necesito cambiar de desodorante.

En fin, mañana comienza el mentado experimento. Tenemos 3 días para ver que podemos aprender del material usando rayos X. Ahh, un detalle interesante: Nuestra oficial científica en la línea de Grenoble es mexicana, de Puebla para ser más exactos. Estamos en todos lados. Como bien dijo Jack: “Conquistando el mundo, un chilito serrano a la vez”

Darth Tradd

Aeropuerto Saint-Exupery

Lyon, Francia 

7 thoughts on “En Lyon

  1. A ver, a ver, a ver. Explícame. ¿Cómo huye alguien que ha estado un buen rato platicando contigo? No creo que se le haya quitado la sinusitis mientras contestabas la encuesta, así que descartemos la teoría del desodorante.

    Besos

    P.D. La oferta del zape sigue en pie 🙂

  2. Yo sigo sosteniendo que lo que está mal contigo eres tú, mi estimado Negro. Eso, o la chica recordó un compromiso ineludible; su trabajo.

    En fin, alégrate pensando que el año casi acaba…

    Ah, Grimalkin, los emoticones los pone wordpress automágicamente. Y no es lo mismo (: que 🙂 (^_^)

  3. Grimalkin, mi querida amiga, se acepta el zape, pero tendrá que esperar a que regreses de tu expedición sudamericana. Estoy seguro que tendrás muchísimas cosas que contar. Ahh y supongo que puedo desactivar los emoticons automáticos. No le he buscado mucho al wordpress para serte franco.

    Jack, definitivamente algo está mal conmigo. Pero, sinceramente, ¿no es más divertido contar mis tonterías, fracasos y pendejadas en general? Si me pusiera a contar mis pocos triunfos creo que sería más aburrido. Creo… Aunque ahora que lo pienso, hay algunas anécdotas divertidas. En alguna ocasión (todavía estando en México) me ofrecieron no pagar renta a cambio de mudarme con una muchachona en particular. Creo que eso merece un post aparte.

    ¡Saludos!

  4. Bueno, que quede constancia (es más, debería pedirte una firmada y por triplicado) de que el zape no caduca.
    No, no acepté la propuesta. Tuve mis ‘queveres’ con ella, pero nunca acepté vivir con ella. Tengo mis límites, a pesar de todo. Creo…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *