Compás de espera

La gerencia creativa se equivocó cuando dijo que este blog no sería actualizado hasta que saliera de la junta con mis asesores. Faltan un poco menos de dos horas para la reunión (que será a la una de la tarde) y yo casi estoy trepando por las paredes. El ojo verde de la serpiente que tengo como fondo de pantalla en el monitor grande me mira como si se burlara de mí. Apago el monitor y me concentro en la laptop frente a mí. Maldita espera. Ojalá que ya estuviera en la reunión, al menos estaría hablando. Hablar siempre me tranquiliza. Dado que ahora mismo no puedo hacerlo (mis compañeros de oficina pensarían que ahora sí se me botó la canica), estoy escribiendo. ¿Qué sería bueno? ¿Asociación libre? ¿Asociación civil? ¿Asociación delictuosa?

Ahora que mencioné a mis compañeros de oficina, les voy a platicar lo que están haciendo. Frente a mí, está sentado Greg, que tiene también una reunión hoy en la tarde. Lo veo apurado, al igual que yo. Parece que este lado de la oficina es un centro nervioso. Si giro la vista hacia la derecha, está Kuvee. Kuvee es una postdoc de Sudáfrica, muy buena persona. Ahora mismo también está muy concentrada en su trabajo. En frente de Kuvee está Hans, un postdoc alemán que acaba de llegar y apenas se está aclimatando. En estos días se la ha pasado leyendo artículos. Atrás de Kuvee están Sue y Jane (no se trata de Jane Kelsall, quien se quedó en la casa mientras yo me venía a la reunión. Para que vean que tan buen anfitrión soy). Ellas están más tranquilas, trabajando, pero más alegremente. Si volteo haca la izquierda, está Suri. Suri está terminando su tesis de maestría y últimamente la veo muy presionada, aunque creo que ya casi termina. Un poco más alejado está el Profesor Morhi, haciéndose un té. El Profesor Morhi, una eminencia en micromecánica, se encuentra ya retirado de su cátedra en Japón, pero trabaja aquí para mantenerse activo. Persona muy alegre y agradable, le gusta burlarse de nosotros cuando nos ve en friega encerrados y afuera el día está bonito. Suele decirnos: “You, young men. You should be outside. Day is nice, don’t work to hard!” Atrás de mí está Shong, que siempre está trabajando en MatLab, pero que ahora mismo está doblado sobre su escritorio, tratando de dormir. ¿He dicho ya que me gusta mucho mi oficina? Podrá estar toda regada y ser gris y todo eso, pero es un buen lugar para trabajar. Bueno, me voy. Tengo que seguirme preocupando preparando para mi reunión.

Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK

Update: MP entró hace un momento y me dio mi reporte de segundo año corregido. Me pidió que lo revisara y que me preparara para contestar, durante la reunión, a algunos de los comentarios que escribió ahí. Yo casi no me atrevía a levantar la cara, pero me tranquilizó cuando dijo: I think you have a nice piece of work here. You still have to do a lot of things, but so far you’re doing fine. See you at one o’clock. Me quitó un peso de encima. Espero que siga opinando eso después de la reunión.

2 thoughts on “Compás de espera

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *