Where were you?

Hoy me desperté tarde, lo admito. Tenía toda la intención de hacerlo,  se viene otro experimento en la Francia la otra semana y todavía estoy en proceso de recuperación del anterior. Así que, confiado en que no tenía nada qué hacer en la mañana, me desperté tarde, desayuné con calma y me di el lujo de ir a la oficina de correos a mandarle unas cosas a la casera. Llegué a la Universidad a eso de las 10:30 y me di cuenta que no había nadie en la oficina. Sin embargo las computadoras estaban prendidas, había varios abrigos colgados y libros abiertos. Pensé por un momento que todos habían salido de prisa debido a un simulacro de evacuación, pero de ser así debí haberlos visto afuera.

Encendí la laptop y entonces recordé que mi buen amigo Moath iba a dar una presentación. “Pero iba a ser la una, ¿no?” O al menos eso creí. Una rápida revisión a mi correo me dio la respuesta, la presentación era a las 10:00 y ya eran las 10:40. No me preocupé mucho, después de todo, las presentaciones no eran obligatorias y no debería haber mayor problema.  Todavía podía intentar entrar, pero seguramente interrumpiría y sería mucho peor. Escuchaba, indescifrable, el murmullo en el salón de al lado donde seguramente Moath estaba explicando su proyecto.

Una risa destacó sobre los murmullos. No cualquier risa, la identifiqué de inmediato. Era la risa de PW. Fue entonces que me preocupé un poco. Phil si podría decirme algo al respecto si no asistía a los seminarios. No quedaba nada qué hacer salvo esperar a que saliera la gente. Eventualmente la puerta de al lado se abrió y emergió la marea humana. A la primera que vi fue a Susane, con la que siempre me he llevado muy bien.

– Where were you!? – me dijo mientras me pegaba amigablemente con su bitácora (malditas bitácoras de pasta dura).
– I… completely forgot about it.
– You’re a terrible liar- me contestó riendo.
– But…
– You know, MP talked a bit about you. Everyone noticed you weren’t around.
En eso entraron Wei y Jane. Los dos me vieron y me sonrieron. Los dos me dijeron al unísono “Where were you!?” Wei añadió algo que me puso un poco más nervioso: “¿Sabes? Michael le dedicó un buen rato a hablar de ti y de lo que estabas haciendo, con cierto orgullo y entonces se dio cuenta de que no estabas en el salón.”

¡Verde! Sí, verde se me puso la cara de pura bilis derramada (del susto, se entiende). Moath se asomó entonces por la puerta, todavía cargando su Mac (bloody macs, le digo siempre y lo hago rabiar) y no me dijo nada. Sólo levantó su índice y me señaló, mientras ponía cara de “Qué mala onda, no entraste a mi presentación.”  Por supuesto, lo que me dijeran Moath, Susane, Wei, Jane y los demás me tenía sin cuidado, pero temía el momento en que se aparecerían MP y por supuesto PW.

Vi a MP que se acercaba mientras platicaba con otras personas. Para entonces yo quería esconderme debajo del escritorio, pero no me quedaba más que aguantar. Levantó la vista y se acercó a grandes pasos a mi escritorio.

– Where were you!? (para entonces estaba seguro que ya me habían cambiado el nombre a güergüeryu)
– Sorry, M, – dije con un hilo de voz – I completely forgot about it.
– At least I hope that you didn’t show up because you were analysing some data – me dijo todavía serio.
– Yeah, of course….
– Sure! – me dijo con sarcasmo, aunque ya riéndose.

Bien, primera prueba superada. Ahora faltaba la más difícil, PW. Oía su voz resonar por el pasillo, pero aún no entraba a la oficina. Ya temía el güegüeryu, cuando me vio y dijo:

– Ahh, there’s our man.

Y luego entre él y MP se rieron de mí porque, evidentemente, tenía cara de perrito regañado. Tuve suerte de que ambos estuvieran de buenas, pero qué buen susto llevé. Eso me pasa por no llegar temprano.

UPDATE:

Ahora que son las 6 de la tarde, veo los efectos de las palabras de MP. Tres de mis compañeros se han acercado a preguntar sobre lo que hago y si puedo ayudarles. Creo que sí dijo cosas buenas de mí y me lo perdí. Sniff. De puro coraje me voy al mercado alemán de navidad con los cuates. Le debo una hamburguesa a Moath.

Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK

4 thoughts on “Where were you?

  1. Tal vez tengas razón, Domina Venti. Al menos a Moath ya le compré la cena esa misma noche. A los demás, a ver que les invito, aunque sea un té. ¡Saludos!

    Debe haber una razón muy importante, mi estimado G, por la cual no soy neurocirujano. Pero la verdad es que ya la he olvidado… Un abrazo.

    Mi querida Grimalkin, espero que tengas razón. Si me llegan a recetar los malos, vendré de inmediato a dar la queja aquí. Besto enorme.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *