Jet-lag blues

Pensé que había superado el cambio de horario sin muchos problemas. El miércoles y el jueves estuve bien, trabajé (o al menos estuve presente en la oficina) sin sentirme particularmente somnoliento. Estaba gratamente sorprendido de lo bien que me había adaptado sin mucho sufrimiento.

Pero festejé demasiado pronto. El jueves por la noche me di cuenta de que no tenía sueño. Nada de sueño. Decidí acabar de leer Eugénie Grandet. Seguía despierto. Prendí la laptop un rato. Igual. Y no era simplemente que me diera de vueltas en la cama tratando de dormir, tenía prácticamente los ojos como platos y no me sentía cansado. La una. Las dos. ¡Las tres! !Y mi mujer no salía! […] Y mira como baila, jacarandosa…  Y mira como goza, jacarandosa…

Ah, y se me olvidaba. Tenía junta a las 10 con un doctor que bien puede ser mi sinodal interno. No quería llegar desvelado, pero simplemente no podía dormir. Para las cuatro empecé a temer que pasaría la noche sin dormir. A las cinco decidí que si no conseguía dormirme antes de las 6 y media, me levantaría y me iría a la oficina. Finalmente me quedé dormido a eso de las 6 y cuarto. A las 8 ya estaba de pie, luchando por no dormirme mientras me bañaba. La reunión pasó sin mayores contratiempos y me pasé el resto del día combatiendo al sueño sin tomar café ni nada similar.

MP se apareció por la oficina y me dijo que parecía que todavía estaba en México, a juzgar por mi cara. Alcancé a hacer una mueca y le dije que no había dormido nada la noche anteriorr. Su respuesta fue que tendríamos junta este lunes, así que me recomendaba dormir bien el fin de semana.

Y aquí estoy, de regreso en la oficina tras haber prácticamente hibernado el fin de semana. Ahora sí se acabaron las vacaciones, hay que retomar el trabajo y concentrarse en éste, al que he decidido llamar el año ye. Las razones en el próximo post.

Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK

5 thoughts on “Jet-lag blues

  1. Y para colmo hay quien te despierta a altas horas de la madrugada por andar brincando como conejo, caray. No son gente correcta (:

    Año ye, año ye. Déjame adivinar… ¿Porque estará lleno de chicas ye-ye?

  2. Así es la gente poco correcta 🙂 Lo que importa es fue por una buena causa y que el conejo brincaba de pura felicidad. Nunca lo había visto tan feliz.

    Lo del ye tendrá que esperar a que acabe de reparar este último desmadre. Besto enorme.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *