No more Mr. Nice Guy

Parafraseando a Miguelito Pitti: “Es inútil, todos parecen darse cuenta espontáneamente que soy un buen tipo”. Siempre he sido, como se dice comúnmente, buena bestia. Eso me ha puesto en más de una ocasión en situaciones difíciles. De toda la gente con la que trabajo en materiales, sólo no me llevo con Barbas Negras. Eso no quiere decir que todos se lleven bien. Hay grupos, como en todos lados, pero yo me llevo bien con todos. Así que a veces voy a comer con algunos y me hablan mal de aquellos y los unos dicen de los otros y de las otras y de los hunos y la fregada. Nunca me he unido a la lapidación y siempre les digo, con cierto orgullo: Pues esos güeyes también son mis cuates. Jamás he tenido problemas como los que mencionan. O algo así, pero en inglés.

La gente tiende a buscarme para contarme sus penas porque, desgraciadamente, tengo cara de saber escuchar (cara de adobe, a lo mejor. Cara de pendejo, seguro). Hay un estacionamiento en el centro de Querétaro, en la calle de Vergara (no es albur, esa calle existe), a un lado del obispado, donde el tipo que cobraba aseguraba que yo era sacerdote porque tenía cara de serenidad.  Y claro, ¿por qué otra razón iba yo a estacionarme atrás del obispado? Obviamente las oficinas de gobierno y los negocios del centro valían madre. Me pregunto que pensarían si, como le pasa una amiga, viviera al lado de un congal. ¿Pensarían que soy un padrote? No creo, mi cara no me ayuda. Seguro pensarían que iba a ver si podía regresar al redil a algunas de las chicas. Vaya, incluso Mulan me dijo en su último correo (y en su inglés medio cortado): You are really nice guy.

Hacerse de una fama de buen tipo no es bueno para la salud. Un changuito al que conozco de una de las students conferences internas me habló el otro día y dijo que quería platicar. ‘ta güeno, pues, platicamos. Me quería contar sus planes de vida y preguntarme qué opinaba. Esa gente debería preguntarle a alguien que supiera al respecto, no a mí que tengo todavía qué decidir qué voy a hacer en este año. Como puede verse, me agarró un poco de malas.

– Me ofrecen trabajo en Shell, – dijo el changuito – y mi posible jefe me dice que puedo crecer en la compañía.
– No te engañes, – le dije con una mueca – en ninguna compañía vas a poder crecer más de tres puestos hacia arriba y eso en toda tu vida laboral, unos buenos 30 años. Eso es todavía más cierto en compañías como Shell, con un organigrama tan grande.
– Ehh.. Tienes razón, no lo había pensado.
– Piénsalo – le insistí. Vas a entrar como ingeniero de campo. No estás seriamente pensando en que vas a llegar a ser VP o CEO, ¿verdad?

Con la mirada perdida, el changuito afirmaba con su cabeza muy despacio.

– Tienes razón. Tienes razón.

Continué solucionándole la vida:

– Tienes que darte cuenta que, como ingenieros, nuestra única posibilidad de ser presidentes de una compañía es si la fundamos. En Shell podrás llegar a ser jefe de cuadrilla o jefe de operaciones en una plataforma si eres muy bueno, pero hasta ahí.

Volteó a verme, con la mirada todavía un poco extraviada.

– Tienes mucha razón.
– Pero eso no es necesariamente malo. ¿Qué quieres hacer de tu vida? Me dijiste que tienes ya algunos años con tu novia, ¿verdad? ¿Cuál es tu plan? Si quieres casarte y tener una familia, un trabajo así en Shell te dará lo suficiente para vivir. Considera que tomar un trabajo como estos te dará estabilidad. La estabilidad es importante, pero no olvides que ya no vas a crecer. Pero eso no es malo. Todo depende de hacia dónde quieras dirigirte. Piensa en un diagrama esfuerzo-deformación. Hay un punto de cedencia, un yielding point, donde la pendiente se acuesta. ¿Hasta donde quieres subir? Si sigues subiendo y subiendo, vas a fallar con fractura quebradiza, de golpe. Si te estabilizas demasiado pronto, nunca sabrás hasta donde pudiste haber llegado. Asi que te pregunto otra vez: ¿Qué quieres hacer con tu vida?

Me levanté para irme del pub y regresar a Materiales.

– Gracias, Francisco. Tu franqueza me ha ayudado mucho. You are a nice guy.

Hay cosas de las que no se puede escapar. Ya lo dijo el payaso príncipe del crimen príncipe de la canción en payaso: “Si uno no es lo que quiere, sino lo que puede ser.” ¿Quién soy yo para negar la sabiduría del mejor cantante etílico que ha dado México?

Darth Tradd
Grosvenor Street
Manchester, UK

7 thoughts on “No more Mr. Nice Guy

  1. Ja! Te entiendo, definitivamente no eres el unico que pasa por ese tipo de problemas, (y es curioso porque no son muchos los que lo sufren), pero recuerda la frase mas sabia que jamas hayas escuchado siempre que te sientas sacado de onda:

    “Pa’todo mal mezcal y pa’todo bien… pss tambien”

    Saludos desde la bella Tj, BC, Mex!

  2. Qué pasó Paco!

    Pos yo creo que (des)adortunadamente sí tienes cara de bonachón, buen tipo, seminarista o algo así. Ciertamente eres de las personas más likables Ojalá que te acuerdes de mí

  3. El nombre de Miguelito me recuerda una anécdota. La contaré en idioma original porque si no its gonna worth mothers.
    Back in Vancouver I had an Italian classmate, whose last name is Pitti. One day I asked, just for fun, “So, do you pronounce your last name Petey?” “No, Pitti.” “Yeah, such a shame…”

  4. Cristoph, es cierto que no todos pasan por ese tipo de problemas. Sólo los que nos los buscamos. Eso sí, tendré que cambiar el mezcal por cerveza. ¡Saludos!

    Gracias, mi querida Grimalkin. Aunque no lo creas, siempre tengo en cuenta tus recomendaciones y consejos, aunque no siempre las siga. Besto enorme, espero que el balance de este fin de semana haya sido positivo, a pesar de todo.

    ¡Hola Héctor! Por supuesto que me acuerdo de ti y de que te quedaste con 190 (o fueron 290) puntos arriba cuando jugamos cartas. ¿Cómo va todo en los Oxfores? Gracias por tu comentario y por lo de likeable. Un abrazo.

    A pity indeed, V. Did he get the joke? A lo mejor sólo puso cara de circunstancias. Un abrazo.

    ¿Un payaso con cara de seminarista? No acabo de visualizarlo, Iván. Creo que es más fácil pensar en un seminarista con cara de payaso. ¡Saludos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *