La raíz del miedo

El miedo a morir es peor que la muerte misma.

El por qué la gente tiene miedo en estos tiempos es algo que me cuesta trabajo entender. Entiendo que el miedo a morir sea una parte importante de nuestras vidas pero, ¿tiene que ser tan central? Alguna vez leí que El Espantapájaros (sí, el del Batman) les decía a sus estudiantes que el hecho mismo de vivir es sólo una reacción ante el miedo a morir.

Dejando de lado la fuente, es interesante pensar qué tan cierto es esto. ¿Son nuestras vidas un mero acto reflejo al miedo a morir? Si uno se pone a leer las noticias en estos días, eso parecería. ¿Por qué el miedo a morir? Entiendo a la gente que tiene hijos: Su muerte equivaldría a dejar a sus hijos en el abandono. Pero, ¿de qué tienen miedo los que no tienen dependientes económicos?

¿Por qué tanto miedo a morir de una gripa? Estadísticamente, primero nos podríamos morir en un accidente automovilístico y no por ello dejamos de manejar, ¿verdad? Es más, no por ello dejamos de tomar y manejar, a pesar de que en ocasiones gente cercana a nosotros ha muerto por ello. ¿Por qué tenerle miedo, entonces, a una infección como cualquier otra? El Sida mata un montón de gente y yo sigo escuchando sobre embarazos no deseados e infecciones de tranmisión sexual en todos lados. Evidentemente, no tenemos tanto miedo como para dejar de andar de locos y locas (como diría Fox).

Como dije en el post anterior, me rehúso a vivir con miedo. Sí, me molesta pensar lo que sufriría la gente que me quiere si me tocara morir antes de mi tiempo. Pero no le tengo miedo a la muerte. No quiero decir que soy arrogante, que voy a andar exponiendo el pecho a cualquier balazo que vea por la calle. Tampoco quiero decir que no valoro mi vida o que estoy amargado, disfruto muchísimo estar vivo y todas las pequeñas delicias que hacen de esta una aventura tan agradable. Simplemente me rehúso a que mi vida sea guiada sólo por el miedo a morir. Prefiero que mi vida sea guiada por la alegría de vivir.

Como buen mexicano, crecí riéndome de la muerte, comprando y comiendo calaveras de dulce y haciendo calaveras (de las de poesía) de la gente que conocía, costumbre que mucha gente encuentra macabra. La huesuda nos va a llevar todos, ¿por qué no verlo como una absurda certeza que nos hace reir y no como una fatal certeza que nos hace temblar?

Darth Tradd

Grosvenor Street

Manchester, UK

6 thoughts on “La raíz del miedo

  1. Cierto!!!

    En lo personal, yo no quiero que aún Dios me llame a su presencia!!!

    Como evitar la gripe? psss un cubrebocas dudo mucho que detenga al virus, como dicen por aca jajaja, ser “cerdopositivo”.

    Lo raro seria cuando llegaras con San Pedro y te pregunte como llegaste ahi, le digas que de entre tantas formas de morir, tu moriste de gripa!!

    Definitivamente no quiero ni pensar en eso, ya basta!

    Un beso primo, y muchas gracias por todo!!

  2. Si estamos hablando de que el miedo a morir ya no te deja vivir a plenitud tons estoy muy de acuerdo contigo. No vale la pena preocuparse por cosas que estan fuera de nuestro control.

    P.D. mejor aleja el pecho de cualquier proyectil que veas venir, o si te gustan las probabilidades en el caso de nuestro querido Manchester, de cualquier artefacto punzo-cortante.

  3. es mejor vivir riendo contemplando el correr inevitable de los días, sin dejar de lado que en cualquier momento podemos dejar de ser pasajeros de este planeta. porque algo muy dudoso es ¿Cuándo es mi tiempo? seguro que lo sabre un momento antes de que me muera… pero por mientras no me preocupo solo vivo…

    PD. Cuídate de los proyectiles porque se que te gustan las armas punzo-cortantes. jajaja

  4. Que milagrazo Doctor! que gusto leerle, y como dijera mi tio Tino “definitivamente tiene usted la boca repleta de razon…!” 🙂

    El miedo a la muerte es una asunto bastante serio, y pudimos ver varios ejemplos durante la reciente contingencia sanitaria, no solo a nivel individual, algunos gobiernos dieron muestra de ese terror, mediante las ridiculas medidas tomadas para “enfrentar” dicha circunstancia!

    Un beso le leo!

    P.s. el 4º párrafo me recordó a una secuencia de cierta pelicula de accion…, pero no consigo acordarme del nombre.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *