Más desmadres migratorios

Déjenme les platico que mi visa para permanecer en el Reino Unido está cercana a vencerse. Como todavía tengo cosas que arreglar y oficialmente soy un asociado de investigación de aquí hasta finales de julio, me vi en la necesidad de solicitar otra extensión más. Preparé todo en tiempo y forma y la fui a dejar ayer a Staples, el equivalente de un Office Depot por acá, en donde llené la guía de DHL y demás.

Hace rato me dio curiosidad por saber si ya había llegado el envío. Es importante señalar que dicho paquete contenía, aparte de mi pasaporte, mi visa americana, mi visa británica actual, mi título del doctorado y 3 meses 3 de estados de cuenta bancarios. No era un paquete trivial, pues. Entré a la página de DHL y consulté el estado de la entrega usando mi número de guía.

Número de guía no válido, mostró la página.

Ah, chingá, dije yo.  Rápida revisión al número de guía, lo vuelvo a teclear y

Número de guía no válido, insistió la página.

Volví a introducir los números con mucho cuidado y revisándolos una y otra vez.

Número de guía no válido, escupió la página.

Verde. Ni modo, hay que hablarle a DHL. Me contestaron casi inmediatamente y me dijeron que, en efecto, ese número de guía no existía en su sistema y que si yo tenía un comprobante de que lo habían recibido, entonces el problema estaba en que no lo habían recogido del depósito donde lo dejé. Me sugirieron que me pusiera en contacto con los changuitos de Staples y me lancé al centro para arreglar este desmadre.

Llegué al mostrador de DHL en la tienda y estaba un tipo con cara de aburrido. No podría haber tenido más de 20 años. Le expliqué mi situación con calma, pero su respuesta me hizo enojar.

– ¿Qué puedo decirle? Si no está en el sistema de DHL y no está aquí, no sé dónde pueda estar. That’s all I can tell you.

– Chingas a tu madre, pendejito. Don’t you have any records on what parcels are collected everyday? (Sip, la primera parte en español me salió del alma).

– Ehhh, creo que sí.

– Pues ya estuvieras. Quiero ver esos registros.

El changuito se agüitó un poco y se espabiló, regresando con una carpeta de argollas. Se puso a buscar y encontró que había salido un paquete con destino a la oficina de migración pero tenía un número de guía distinto.

Pus a lo mejor es éste.

– ¿Podemos ver el remitente?

– No, no tenemos esos datos…

– Quiero una copia de ese registro. Ahorita voy a hablar a DHL.

Mientras le marcaba a DHL, mi mente no dejaba de dar vueltas.: ¿Y si no es? ¿Y si de mala suerte alguien más mandó cosas a Durham ese día? Si eso pasó, ya valió madre. No voy a poder terminar esta estancia de investigación. Y perdería lo que me iban a pagar. Ni siquiera tendría la posibilidad de demandar a estos changos sin ser residente legal. Chinga’o mi visa gringa. Y mí título. Mi pinche título. Chinguen a su madre.

– DHL, ¿en qué le podemos servir? – me interrumpieron en el celular.

Puse al tanto a la de atención a clientes y le pedí que revisara el nuevo número de guía. Me confirmó que sí existía y que ya estaba entregado. Pero no podía decirme el nombre del remitente porque es información confidencial.

– Mire, no le pido que me diga a nombre de quién se fue. Pero si le digo mi nombre y mi código postal, ¿podría confirmarme que coinciden con los del remitente?

– Andele, eso sí puedo hacerlo.

– Lord Darth Tradd, 2nd Earl of Hulme Manor.

– Sí, eso coincide con los datos del remitente.

– ¡Muchísimas gracias, señorita! Que tenga una excelente tarde.

Cuando colgué, el tipo del mostrador ya había huido a la bodega, pero no hubiera pasado de que le dijera gracias. O a lo mejor le hubiera pintado un dedo, no lo sé.

Cabrones, que mal rato me hicieron pasar.

Darth Tradd

Hulme

Manchester, UK

6 thoughts on “Más desmadres migratorios

  1. Ah, ésas historias de terror con empresas de mensajería y paquetería internacional me recuerdan la vez que tuve que pagar impuestos de importación de un producto nacional que se fue de la ciudad de México a Guadalajara. Me tardé cinco días en litigar la devolución de los impuestos de importación y la tarifa de envío internacional, además de que era una estupidez que me hicieran pagar impuestos de algo que era mío y que además no debería haber salido del país en primer lugar, y todo porque pegaron la guía equivocada en el paquete. Ni quiero especificar el enojo del abogado en Nueva Jersey que recibió mi cachivache en lugar de los documentos que necesitaba para finiquitar una herencia o algo así.

    Saludos cordiales.

  2. y podrías seguir diciendo palabrotas… pero es que en todos lados se cuecen habas!!!! pero bueno ve el lado amable, pudiste decirle en buen español pendejito jajajaja ojala y regrese pronto tu visa y tu titulo… un abrazo.

  3. Hola primo!!

    Y te apuesto que ni con las palabrotas expresabas lo mínimo de lo que sentías…

    Pero eso pasa en todos lados, y a la mera hora los empleados huyen!!! O la típica “Primero, no me hable así..”

    Que bueno que si era tu paquete, y que se solucionó todo….

    Te mando un abrazo primo…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *