Cuenta regresiva

Hace 4 años uno de mis mejores amigos, RK, estaba terminando su estancia en Manchester y regresaba a Alemania. Por tal motivo, nos invitó a una carne asada que hizo en el patio de la residencia estudiantil donde vivía. Era un día precioso, increíblemente soleado y sin una sola nube en el cielo. Recuerdo haberme tirado de espaldas en el pasto mientras veía el cielo de un azul único ser dividido por las estelas de vapor de los aviones. Mientras estaba en el pasto me puse a hablar con mi tocayo, que estaba también panza arriba no muy lejos de mí. Tal vez fue por las cervezas que habíamos tomado, por el sol sorprendentemente fuerte o por la media vaca que nos habíamos comido pero nuestra conversación fue algo parecido a esto:

– Ahí va un avión.

– Ei…

– ¿A dónde irá?

– Ese tiene que ir para Europa.

– Ahí va otro, para el otro lado.

– Sí, ese va para América.

– Un día un avión de esos me sacará de aquí.

-Sí, también a mí.

Y casi estuvimos a punto de empezar a cantar aquella canción de […] caballito blanco, sácame de aquí, llévame a mi tierra donde yo nací […]

Esa conversación se convirtió en anécdota largamente platicada y comentada. Hoy que estoy a unas cuantas horas de emprender el regreso a los llanos del plan de San Juan, me acordé de ese día. Con las maletas ya empacadas, las cajas ya enviadas y mi cuarto helado porque ya no tiene casi cosas, el irme de Manchester se siente muy real. En esta ciudad dejé 5 años de mi vida y terminé mi formación como científico de materiales. No sé qué depare el futuro pero puedo decir que las experiencias ganadas durante mi estancia aquí me han marcado como pocas cosas en mi vida.

Manchester es una ciudad de la cual siempre guardaré buenos recuerdos. En los últimos 3 años, llamaba a mi departamento en Hulme mi hogar. Ahora el lugar de los grandes eventos será dejado atrás. Aquí dejo amistades que sé que durarán por el tiempo que me quede en este mundo. Dejar a mis amigos de aquí ha sido casi tan difícil como dejar a mis amigos de Querétaro.

Por otro lado, la gerencia creativa desea hacer un anuncio: Desde la Inopia termina aquí, este blog fue mayormente el diario de mis aventuras por estas tierras europeas. Al principio fue la narración del choque cultural que un pueblerino de San Juan del Río tuvo al enfrentarse al Reino Unido. Unas de las razones por las que dejé de actualizar es porque en los últimos años estaba tan acostumbrado a la vida aquí, que el acontecer diario era ya común y no me inspiraba a escribir. Lo que antes me resultaba extraño, repulsivo o jocoso, ahora sólo me hacía levantar una ceja. Creo que tantos años rodeado del humor británico me afectaron un poco.

En los próximos días (semanas, para ser realista) respaldaré la base de datos para después sacar del aire el contenido de Desde la Inopia. Una vez que decida el tema del nuevo blog, estaremos de nueva cuenta por aquí. Mientras tanto, ahí ando en el Twitter.

Un gran abrazo para todos. Gracias por haberme leído todo este tiempo.

Darth Tradd

Hulme

Manchester, UK

4 thoughts on “Cuenta regresiva

  1. aiiiiiii snif snif se acaba “desde la inopía”; pues siempre fue un placer leerte, aunque tengo que decirte que aquella vez llevábamos pocas chelas…

    Como siempre un placer volver a verte por estas tierras, aunque siempre será chido verte en cualquier parte del mundo. Un abrazo y éxito en todo lo que sigue…

  2. FElicidades por tu blog!!! Que buena onda que lo encontré un día y descubrí que tengo un primo!! jajaja

    Bienvenido a tu tierra, y aqui tienes segura lectora!!

    Besos primo!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *