Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb

Hace un rato acabo de ver la película de Stanley Kubrick, Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb (Dr. Extrañoamor o: Como aprendí a dejar de preocuparme y amar a La Bomba). Tenía mucho tiempo de no verla y de verdad fue un grato reencuentro. De principio a fin, la película es una obra maestra. Originalmente iba a ser una película seria acerca del peligro de que algún desquiciado ordenara un ataque nuclear a gran escala contra la Unión Soviética. Sin embargo Kubrick hizo una sátira de humor negro que cuenta la historia de una posibilidad que de sólo imaginarla es terrible, a través de una serie de situaciones que rayan en lo absurdo y ridículo pero que llevan a una risa única, aquella que se obtiene de darse cuenta de que todo lo mostrado es posible.

Dr. Strangelove

Todo en la película es una delicia, desde el nombre de los personajes como el presidente Merkin Muffley, el coronel Bat Guano o el General Jack D. Ripper (estos juegos de palabras tan terribles, Jack el Destripador… jajaja) hasta la gran actuación de Peter Sellers. Ese señor era un maestro para hacer la comedia inteligente que se ha perdido casi por completo (y ahora sólo tenemos a Jim Carrey y a los hermanos Wayans… ¡qué generación la nuestra!). Su interpretación del Dr. Strangelove y su mano extraña (que según esto es un padecimiento que sí existe) es increíble, en especial cuando su mano se levanta y saluda: “Mein Führer, puedo caminar!”. Mis respetos y admiración para Peter Sellers, ¡Esos si eran actores!

Pero la película, además de ser divertida lleva a la reflexión, precisamente en estos tiempos de guerra. ¿Qué tan lejos estamos de las situaciones mostradas en la película? Es cierto, la Unión Soviética ya no existe y la guerra fría es cosa del pasado, pero el poderío nuclear sigue ahí y en manos extrañas (algo así como las del Dr. Strangelove). Si tienen oportunidad réntenla. De verdad, es una obra maestra.

Darth Tradd
San Juan del Río, Qro.
México

5 thoughts on “Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb

  1. Gran película, sí señor. lo que siempre me he preguntado es si ese de sátira nos ería casi realista en la época en que se hizo. A ver si vuelvo a verla un día de estos.

  2. Ahora que lo dices, creo que ese nivel de sátira está de verdad muy cercano al nivel político actual. Las cosas que hay que ver en estos tiempos. ¡Gracias por tu comentario!

  3. Blogcat,

    Te aseguro que no eres el único que critica a la generación “y”. De verdad es desesperante lo que correctamente llamas “mar de idiotez generacional”

    Un saludo, gracias por el post.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *