Regresamos con Memín

Se va a escuchar presuntuoso, pero cada vez más gente llega aquí a través de los buscadores. Sobre todo han llegado buscando información del telegrama Zimmerman y sobre Memín. Precisamente me acaba de llegar un comentario sobre el primer post que escribí a este respecto. Lo transcribo íntegro a continuación porque me pareció un comentario interesante.

Hola.

Soy un hombre negro que aprende el español. Tengo 3 años aprendiéndolo.

La primera vez que ví a Memín, me recordó a los dibujos racistas de los años 20, 30,… Hasta aquí en el Reino Unido había un dibujo racista en el lado del tarro de mermelada, y eso en los 90.

Sin embargo, cuando me enteré de este asunto con Memín, decidí no opinar prematuramente. He leído algunos comentarios de mexicanos, y su tono me alegra. No estaban diciendo (por lo menos, que yo haya visto) que: “Nos gusta el Memín, sea racista o no, no nos importa, etc, pinche gringos” – sino, que el mundo no lo entiende por crecer con una cultura distinta a la mexicana, y que se trata de un malentendido.

Claro que habrá racistas en Mexico como en cualquier país (algunos amigos míos (en la red) lo experiementaron personalmente), pero al parecer, el éxito de Memín no se basa en que Mexico odia a los negros. Espero acertar en esto.

No me gusta que sus labios tengan que verse exagerados. Los míos no lo son. Ni los de mi mamá. Los de Angelina Jolie sí. Y hay algunas cosas más que me extrañan, pero voy a seguir leyendo sus comentarios.

P: ¿Qué hacen/harían ustedes al ver a un negro?
P: ¿Qué hacen los güeros al verlos a ustedes? ¿Hay ataques racistas en contra de los mestizos?
P: ¿Por qué hay tantos güeros en novelas LatAm cuando no reflejan los ciudadanos? ¿Le molestan? ¿Creen que es una injusticia?
P: ¿Tomarían unos traguitos de Tequila comigo si viajara a México?

Y aquí mi no menos extensa respuesta:

Mi amigo,

Primero, gracias por tus comentarios y sobre todo gracias por hacerlos respetuosamente y con fundamentos. Trataré de contestarlos uno por uno.

Que bueno que te diste el tiempo de leer e investigar un poco más sobre Memín antes de comentar sobre él. Seguramente encontraste detalles por demás interesantes, como él hecho de que Memín no es un afro-americano en el sentido gringo, sino un afroantillano, en el sentido cubano-mexicano. Vaya, Memín es un negro cubano y eso lo hace muy diferente de un negro gringo, pues han pasado por problemáticas distintas.

En México existe gente racista, como existe en cualquier otra parte del mundo. Sin embargo, los rasgos exagerados de Memín no se ven como un ataque racial. En este sentido, el humor mexicano es algo difícil de entender. Si uno tiene un amigo con la boca o los labios prominentes, independientemente de su color, será llamado con un sinúmero de sobrenombres como el trompudo, el trompas y hasta el tro-feo (por trompudo y feo). Y este tipo de comentario son de lo más común, es parte de nuestra vida diaria. Sin ir más lejos yo soy un mestizo con un color achocolatado (si es que existe esa palabra), como puedes ver en las fotos. Sin embargo todos mis amigos (de todos los colores) me dicen negro (y a veces también gordo) sin que eso sea ofensivo. Digamos que es un apelativo cariñoso. Sin embargo, aún entre amigos, eso sería difícil de hacer con un afro-americano en los Estados Unidos.

Tal vez eso te aclare un poco el por qué los labios de Memín son prominentes. Porque así es la mayoría de los negros afro-antillanos. Sin embargo, la exageración de las características faciales no se limita en México a los negros. Te invito a que busques algunas de las caricaturas políticas mexicanas, en diarios como La Jornada (www.jornada.unam.mx) o El Universal (www.el-universal.com.mx) y verás que si un político tiene la barba partida, el caricaturista prácticamente le pondrá un trasero. Es más, te sugiero que busques en caricaturas de Díaz Ordaz, un expresidente. El tipo en cuestión no era negro, ni siquiera un poco prieto, pero tenía una trompa de antología y así se lo hicieron saber los caricaturistas y la gente del pueblo. Simplemente, así es el mexicano. Si un día se hace una caricatura de Angelina Jolie, se la hará con un cuerpo escultural, ojos pizpiretos (Con largas pestañas) y medio kilo de labios. Te lo aseguro.

Finalmente, la respuesta a tus preguntas.
¿Qué hago al ver a un negro?
Todo depende, al igual que con cualquier otra raza. Si me lo encuentro en una ciudad de 25 millones de habitantes, pues es uno más, ni siquiera le dirigiría la palabra, como al resto de las hormigas que andamos por el metro. Si me lo presentan en una fiesta o si trabajo con uno, a tratar de sacar plática y llevarse la fiesta en paz, como con cualquier otra persona. He conocido blancos, negros, amarillos y de todo en esta vida. No tengo ningún prejuicio contra los negros.

¿Qué hacen los güeros al vernos?
Una vez más, todo depende. Yo tengo amigos mexicanos tan güeros que podrían pasar por europeos nórdicos. Y nunca he tenido problemas. El asunto en México es que más que racismo hay discriminación. Sobre todo contra los indígenas y contra la gente con poco dinero o con costumbres que están lejos de la polite society. Se les llama nacos y entonces sí, hay una discriminación fuerte y obstinada. Pero aún el más “naco” (palabra que detesto) puede llegar a un banco o a una tienda departamental siempre y cuando traiga dinero. Entonces puede hacer lo que se le venga en gana, aquí no hay apartheid, lo que hay diferencia de poder adquisitivo. Dicho de otra forma, hay un mundo mejor, pero es carísimo.

¿Por qué hay tantos güeros en novelas LatAm cuando no reflejan los ciudadanos? ¿Le molestan? ¿Creen que es una injusticia?

La respuesta a esas preguntas llenaría un libro muchísimo más extenso que la Guía de Maybrick para triunfar con las mujeres (disponible en www.lidercorp.com/42). Particularmente a mí no me molesta, ya que las novelas me tienen sin cuidado, a pesar de que son guía social para medio México. Sin embargo, y lo digo en serio, esto es material para más de un post, así que la dejaremos en el aire.

¿Tomarían unos traguitos de Tequila comigo si viajara a México?

But of course, my friend! Incluso Maybrick querrá provocarte una úlcera a base de tortas ahogadas. Por supuesto, tienes que prometerme que cuando vaya a Inglaterra (y pronto andaré por allá) te vas a tomar una pinta de Guinness conmigo.

Un comentario final: Felicidades por tu español. Sabes incluso usar las diéresis. Caravanas y reverencias, hay gente aquí que ni las conoce.

Por último, gracias nuevamente por tu comentario. Me puso a pensar y a escribir bastante. Espero que pronto te des una vuelta por aquí para seguir con este interesante hilo.

Darth Tradd
San Juan del Río, Qro.
México

3 thoughts on “Regresamos con Memín

  1. Una advertencia a nuestro nuevo amigo moreno, sin gastos a su cargo:

    Si alguna vez llegas a visitar la bella ciudad criolla de Guadalajara, espero que no me llames. Esto es por tu bien: donde llegues a llamarme yo personalmente me encargaré de darte un tour por toda la ciudad e invitarte a comer a una serie de lugares donde se comen deliciosos platillos típicos, con los cuales tus vacaciones tendrás que pasarlas en casa. Ni siquiera pagarías por la comida ni la bebida. La hospitalidad mexicana es capaz de agotar a cualquiera, aunque no tanto como la peruana (y habla la voz de la experiencia).

    Una vez dicho ésto, me limitaré a responder (eso sí, brevemente) las preguntas que le hiciste a Darth Tradd.

    P: ¿Qué hacen/harían ustedes al ver a un negro?
    R: Dependiendo de qué tan negro esté. Si tiene el color de Condoleeza Rice o de Halle Berry, no es negro. Es simplemente un prieto, sujeto a los mismos derechos y obligaciones que cualquier mexicano descendiente de indios, españoles y negros, es decir, de cualquier mestizo. Sólo si está más negro que las uñas de un carbonero, en ese caso, a sus espaldas, haríamos un chiste. Si nos toca trabajar con él o saludarlo, nos haremos amigos y las bromas las haremos frente a frente, y él tendría la oportunidad de burlarse de nosotros. Democracia total.

    P: ¿Qué hacen los güeros al verlos a ustedes? ¿Hay ataques racistas en contra de los mestizos?
    R: Ninguno que yo sepa. Si eres más claro que la mayoría, simplemente se dice que “das el charolazo”, es decir, que reflejas más luz que un ciudadano promedio del Anáhuac. Si eres más blanco que un papel, simplemente te diremos “güero desabrido” y nos burlaremos uno del otro sin mayor problema.

    P: ¿Por qué hay tantos güeros en novelas LatAm cuando no reflejan los ciudadanos? ¿Le molestan? ¿Creen que es una injusticia?
    R: Ésto es un simple reflejo de la clase alta de la sociedad. Sólo la clase alta latinoamericana (en el mundo de las telenovelas) es alta, rubia y de ojos azules. En el resto del mundo, tanto puede ser alta, de ojos azules y pelo rubio como chaparra, prieta y cacariza. Se identifica a la gente bonita con la alta sociedad y se refleja en las telenovelas con personajes similares, aunque los actores sean de la clase media. Cosa interesante, en las telenovelas los héroes y los villanos tienen dos nombres y generalmente largos, mientras que la perrada (es decir, la clase baja) sólo uno. No nos molesta, para nada. Eso nos hace olvidarnos de los problemas cotidianos. (y digo nosotros, porque, aunque yo no veo telenovelas, mi esposa sí lo hace, generalmente cuando estoy con ella).

    P: ¿Tomarían unos traguitos de Tequila comigo si viajara a México?
    R: No, señor. Nos tomaríamos varias botellas de tequila completas. Por lo menos una de tequila blanco, una de tequila reposado, y una de tequila añejo. Si llegas a caer en mis garras, aprenderías a diferenciar un tequila catándolo, catalogándolo, y saboreándolo solo, con sal y limón, con sangrita y en cocteles. Y si nuestro amigo el Negro se une a la fiesta, haríamos chuza en Tequila, probando varios de esos deliciosos caldos que alegran el espíritu y ponen el corazón como un par de castañuelas.

    Sí, señor. Aquí en México, la discriminación acaba cuando nos hacemos amigos. Y podremos odiar a los gringos en general, peor en lo particular podemos llegar a ser compadres y vecinos.

    Por cierto, felicidades por tu español. Es mejor que el de muchos mexicanos que conozco.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *