La raíz del miedo

El miedo a morir es peor que la muerte misma.

El por qué la gente tiene miedo en estos tiempos es algo que me cuesta trabajo entender. Entiendo que el miedo a morir sea una parte importante de nuestras vidas pero, ¿tiene que ser tan central? Alguna vez leí que El Espantapájaros (sí, el del Batman) les decía a sus estudiantes que el hecho mismo de vivir es sólo una reacción ante el miedo a morir.

Dejando de lado la fuente, es interesante pensar qué tan cierto es esto. ¿Son nuestras vidas un mero acto reflejo al miedo a morir? Si uno se pone a leer las noticias en estos días, eso parecería. ¿Por qué el miedo a morir? Entiendo a la gente que tiene hijos: Su muerte equivaldría a dejar a sus hijos en el abandono. Pero, ¿de qué tienen miedo los que no tienen dependientes económicos?

¿Por qué tanto miedo a morir de una gripa? Estadísticamente, primero nos podríamos morir en un accidente automovilístico y no por ello dejamos de manejar, ¿verdad? Es más, no por ello dejamos de tomar y manejar, a pesar de que en ocasiones gente cercana a nosotros ha muerto por ello. ¿Por qué tenerle miedo, entonces, a una infección como cualquier otra? El Sida mata un montón de gente y yo sigo escuchando sobre embarazos no deseados e infecciones de tranmisión sexual en todos lados. Evidentemente, no tenemos tanto miedo como para dejar de andar de locos y locas (como diría Fox).

Como dije en el post anterior, me rehúso a vivir con miedo. Sí, me molesta pensar lo que sufriría la gente que me quiere si me tocara morir antes de mi tiempo. Pero no le tengo miedo a la muerte. No quiero decir que soy arrogante, que voy a andar exponiendo el pecho a cualquier balazo que vea por la calle. Tampoco quiero decir que no valoro mi vida o que estoy amargado, disfruto muchísimo estar vivo y todas las pequeñas delicias que hacen de esta una aventura tan agradable. Simplemente me rehúso a que mi vida sea guiada sólo por el miedo a morir. Prefiero que mi vida sea guiada por la alegría de vivir.

Como buen mexicano, crecí riéndome de la muerte, comprando y comiendo calaveras de dulce y haciendo calaveras (de las de poesía) de la gente que conocía, costumbre que mucha gente encuentra macabra. La huesuda nos va a llevar todos, ¿por qué no verlo como una absurda certeza que nos hace reir y no como una fatal certeza que nos hace temblar?

Darth Tradd

Grosvenor Street

Manchester, UK